En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El sospechoso alarmismo terrorista de Exteriores y la credibilidad del Gobierno español, por Luis Portillo Pasqual del Riquelme
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : Uganda
...leer más...
Impacto de la ayuda oficial para el “desarrollo” en África: ¿Habrá luz al final del túnel?, por Jesús Carabali
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2018 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La CEDEAO renuncia a su misión de observación en la jornada electoral del 1 de marzo en Guinea
...leer más...

La singular investidura de Umaro Sissoco Embalo como Presidente de Guinea Bissau
...leer más...

Togo participa en la XLIII sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos
...leer más...

El grupo Vindos D`África gana el Carnaval de Praia por sexta vez consecutiva
...leer más...

El presidente de Uganda Museveni recomienda explotar el río Congo
...leer más...

El Tribunal Constitucional de Malí aprueba las lista para las legislativas
...leer más...

Cumbre portuaria en Cabo Verde
...leer más...

La Ministra de Inmigración de Egipto visita el primer museo abierto por egipcios en Chicago
...leer más...

El gobierno de Kebbi promete becas y atención médica a los hijos de soldados
...leer más...

El estudiante de Costa de Marfil que está creando emojis africanos
...leer más...

Zambia se enfrenta a una de sus peores sequías
...leer más...

Senegal 112 país más rico entre 211 en el mundo
...leer más...

Preocupación por los estudiantes namibios presentes en China a causa del Coronavirus
...leer más...

Una futbolista hermafrodita expulsada del equipo nacional de Ghana
...leer más...

Las cuotas de pesca de Namibia para este año podrían ser "ilegales"
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Nuno Cobre

Sin que nadie le preguntase si estaba de acuerdo, a Nuno Cobre lo trajeron al mundo un día soleado del Siglo XX. Y ya que estaba por aquí, al hombre le dio por eso que llaman vivir.

Sin embargo, durante mucho tiempo creyó Nuno que el mundo era sólo eso, sólo eso que se presentaba de manera circular y hermética ante sus ojos. Se asfixiaba. A veces. Pero algunos viernes o lunes por la mañana, una vocecita fresca y lejana le decía que habían otras cosas por ahí, que debían haber otras cosas por ahí.

Y un día Nuno Cobre salió y se fue a la Universidad, y un día siguió viajando y al otro también, y al otro, mientras iba conociendo a gente variopinta y devorando libros sin parar… Entonces descubrió con un cierto alivio que no estaba solo. Que habían más. Cuando llegó la hora de elegir, Cobre decidió convertirse entonces en viajero sólido y juntaletras constante, pero quería más, un más que venía del Sur. Y fue así como el latido africano empezó a morderle tan fuerte que una noche abrió la puerta del avión y se bajó en un país tropical. África.

Los temores. Llegó con cierto temor a África influenciado por la amarilla información occidental ávida de espectáculos cruentos y de enfermedades terminales. Y resultó que en lugar de agitarse, a Cobre se le olvidó la palabra nervios a la que empezó a confundir con un primo lejano. Y así fue como se llenó de paz, tiempo y vida.

Tras varios años en África, Nuno Cobre sólo aspira a lo imposible: vivir todas las experiencias mientras le da a la tecla, a los botoncitos negros del ordenador que milagrosamente le proyectan un nuevo horizonte cada día.

Ver más artículos del autor


Caminando por el infierno de Monrovia, capital de Liberia (1) de (14) “En medio del caos” , por Nuno Cobre

7 de julio de 2015.

Con un poco de nervios me pongo a escribir sobre el pateo que ayer emprendí sobre Monrovia. Ahí voy:

Sobre las diez y pico de la mañana me dispuse a salir a la calle con una gran pereza. No me esperaba París, Roma o Lisboa, no, me esperaba Monrovia y el cerebro lo sabía. El día anterior por la noche había estado trazando mi plan sobre un mapa de 2004 elaborado por la ONU. Me iba a recorrer prácticamente todas las calles de la zona de Mamba Point y Central Monrovia. Antes, había dividido la ciudad en cinco itinerarios: Mamba Point, Sinkor, Congo Town, West Point y Bushrod Island. Más o menos. Seguramente deje West Point para más adelante.

De modo que salí a la calle en UN Drive y torcí la primera a la izquierda para meterme por Newport donde destacaba el minarete puntiagudo de la mezquita. Creo que no voy a relatar esta excursión calle por calle, porque me aburriría muy pronto y tarde o temprano le cogería manía a la literatura.

Sólo quiero decir que no sería descabellado calificar todo lo que he visto como una mierda en sí, incluso como una gran mierda. Más o menos lo que me esperaba, vamos. Pero si lo miro de otro modo, y sí, me pongo un poco conradista, puedo también definir esta experiencia como sumamente interesante. Además, la mierda para mí no deja de ser una expresión artística mas, acogedora de miles de matices que pueden fácilmente alcanzar la categoría de relevantes.

Sí, pasar unas vacaciones en Monrovia, no es sin duda un buen plan ahora. Por cierto, un inciso: tras haber caminado ayer más de ocho horas, vuelvo a notarme quemado en África. Noto como necesito salir del continente al menos por un tiempo.

Algo que me ha sorprendido de este pateo, ha sido la oferta comercial de Monrovia, la cantidad de cosas que hay por las calles. Desde electrodomésticos, pasando por material de oficina, librerías, farmacias, material de ferretería, enormes supermercados, sastrerías… No me lo esperaba. Me ha dado la sensación de que había de todo, de que hay de todo en Monrovia. Como siempre, los productos de calidad son ofertados por los libaneses, y los productos callejeros por los locales.

Ya nada más empezar mi ruta por Newport, me he dado cuenta de la cantidad de tiendas y también de establecimientos para comer que hay por aquí. La mayoría de estos figones ofrecen arroz y fufu. Se trata de locales cutres, sin ningún tipo de diseño o gusto y donde la estética o el concepto de estética o bien ha quedado relegada a un segundísimo plano o bien simplemente se trata de un concepto al servicio del fin: la venta en cuestión. No hay escaparates (sólo vi uno, una librería regentada por una libanesa) no hay detalles, no hay limpieza. Tan solo te encuentras con locales llenos de aparatos, algunos locales son además muy oscuros, sucios, y los puestos de comida suelen tratarse de una especie de construcciones desvencijadas de madera y polvorientas, combinados con una rejas muy débiles y casi oxidadas.

Sería muy vago literariamente hablando calificar Monrovia como un caos. Es lo más fácil y es cierto que es así, pero el escritor no debe conformarse con esta artificial descripción y debe ir más allá. Monrovia es un caos porque está llena de gente que camina de un lado para otro. Casi todo el mundo que se desplaza en un vehículo motorizado por estas calles, ya sea un coche o una moto, toca la pita hasta la saciedad.

A medida que iba caminando por estas calles, me iba dando cuenta de que me iba quemando progresivamente debido a estos cláxones que no paraban de sonar y sonar de manera continuada. Los transeúntes, las motos y los coches se mezclan en un tráfico caótico y en un ruido desagradable que inunda toda una serie de calles bajo el ritmo comercial. Sale gente de todos lados, niños saliendo del colegio, mujeres de oficina abriéndose paso, obreros que asfaltan actualmente Benson Street bajo las órdenes de un capataz chino, gente que simplemente deambula por ahí y más. Es muy normal también que en determinadas esquinas haya colocado un enorme altavoz que desprenda una música tan ensordecedora como motivadora.

Afortunadamente, he apuntado el itinerario que ayer recorrí, porque si no, me hubiese sido muy difícil recordar las calles que pateé. Y es que me han resultado casi todas ellas iguales. Como en todo el Oeste africano, hay mucho muro de cemento que apenas deja mostrar nada que no sean tapias y más tapias. Toda esta locura se combina con los imperecederos árboles que siempre crecen por aquí y por allá, independientemente de las circunstancias: cocoteros, mangos, acacias, papayas etc. se dispersan en medio del cemento y del ruido. -

Original en : Las Palmeras Mienten



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios