En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Liberados opositores políticos en Guinea Ecuatorial con secuelas de tortura
...leer más...

Maurice Kamto revela los "resultados reales" de las presidenciales de Camerún
...leer más...

Paul Biya declarado oficialmente ganador de las elecciones presidenciales de Camerún con el 71.28% de los votos
...leer más...

Detenidos más de cien extremistas tanzanos que iban a infiltrarse en Mozambique
...leer más...

Los pastores se unen para agredir a los recolectores de madera desplazados en Darfur Occidental
...leer más...

Sudáfrica se compromete a apoyar el acuerdo de paz de Sudán del Sur
...leer más...

Uganda negocia con Rusia la construcción de su primera planta nuclear
...leer más...

Conferencia internacional sobre mutilación genital femenina en Uagadugu - Objetivo cero MGF para 2030
...leer más...

El Presidente de Zimbabue preocupado por la manipulación maliciosa de la economía
...leer más...

El etiope Feyisa Lilesa sucampeón olímpico de maratón regresó del exilio
...leer más...

La Conferencia entre Egipto y la Unión Europea acordó ayudas para más de 12 millones de egipcios
...leer más...

Cuatro periodistas sudaneses arrestados por las fuerzas de seguridad en Jartum
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-10-01 / 2018-10-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El presidente de Ruanda reemplaza a Mushikiwabo como ministra de Asuntos Exteriores tras su elección cono Secretaria General de la Francofonía
...leer más...

La coalición opositora de Togo preocupada por la reaparición de la "milicia de Auto Defensa·" llama a Akufo-Addo y Alpha Condé
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La valiosa encrucijada, por Rafael Muñoz Abad

24 de junio de 2015.

Marchand observaba con desconfianza la débil proa del vapor belga que sobrecargado de hombres y pertrechos se aventuraba a remontar el río Congo. Su temor era meridiano. No era hombre de mar. El cuero desgastado de sus altas botas de oficial obedecía más a las andanzas continentales que al de las cubiertas. Navegar era cosa de británicos vanidosos y sin formas en la mesa.

Por la popa empequeñecía la “civilizada” Brazzaville. Un tórrido arrabal de burdeles donde los pegajosos funcionarios del Rey Leopoldo engendraban bastardos y florecían las casas de contratación regentadas por todo tipo de liantes. Los bigotes de espuma que la roda abría en la caudalosa vena del corazón africano cada vez tardaban más en rebosar los márgenes de un rio que en mar interior se iba transformando.

La mayor preocupación de Kitchener era que el sol había desgastado el rubio de su cabello, temiendo con ello que los egipcios le consideraran menos inglés. Ganada a pulso en las campañas del Sudán, su reputación militar lo encumbraba como un líder nato. Esbelto aunque irlandés de cuna, representaba el canon de caballero victoriano.

El 10 de julio de 1898, tras catorce meses de afluentes y caminatas a través de Africa central, Marchand llegó a su destino junto al Nilo blanco. Dos meses más tarde, remontando el Nilo, arribó Kitchener. Ambos levantaron campamento y reclamaron el lugar.

Cuando aún había caballeros, un polvoriento cruce en medio de la nada definió buena parte de los designios del continente bajo una “apuesta” trazada al mejor estilo de un club de época. Los británicos ansiaban un eje colonial que hiciera realidad el ferrocarril entre El Cairo y Ciudad de El Cabo y los franceses conectar Dakar con el mar rojo. Ambos intereses confluían en Faschoda.

Al fresco del atardecer y en tierra neutral compartían mesa. Cordialidad y elegancia enhebraban las premisas con las que ambos justificaban la posesión de la valiosa encrucijada. Finalmente, la suerte del lugar la decidieron las metrópolis y el telégrafo. Un cable que cambio la faz de Africa y que hizo posible las avaricias de un tal Cecil Rhodes, que si pudiera…”anexionaría el mundo”; pero esa es otra historia.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios