En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...

Convocado el encargado de negocios de la embajada de Libia en Senegal
...leer más...

Reacciones a la dimisión de Robert Mugabe
...leer más...

Muse Bihi candidato del partido gobernante de Somalilandia gana las elecciones presidenciales
...leer más...

Solicitan que se elimine el tiempo de prescripción de los delitos sexuales en Sudáfrica
...leer más...

El líder rebelde del ONLF Extraditado ilegalmente a Etiopía.
...leer más...

Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Agroindustria y violencia. por Chema Caballero
...leer más...
33 años cumple “Las tinieblas de tu memoria negra”…¿la has leído ya?, por LitERaFRicAs
...leer más...
La epidemia de cólera en Yemen, la de peste en Madagascar y las perspectivas del hambre para el siglo XXI, por José Antonio Barra
...leer más...
El porqué de una filosofía africana, por Omer Freixa - Afribuku-
...leer más...
Guinea Ecuatorial, partidos políticos y elecciones fantasmas, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Al final del camino, por Esther San Juan
15/06/2015 -

Publicamos en la sección de cuentos de Fundación Sur el que ha sido galardonado con el Premio Manos Unidas de relatos para Niños y Jóvenes 2015, escrito por Esther San Juan Vigo , alumna del Colegio Jesús y María de Valladolid

Era una noche oscura para Maisha, una pequeña y curiosa niña que vivía en una aldea masai de Tanzania. La luz azul grisácea de la luna, hacía que su sombra le hiciera compañía en aquel sendero de barro
y peñas.

En el camino, sus diminutos y descalzos pies tropezaban con las frías
piedras. Consigo llevaba su muñeca de trapo, recuerdo de su madre, Nohala. La apretaba contra su pecho para sentir ese dulce cariño que seguro echaría de menos. Maisha añoraría cuando iban juntas a por agua o cuando ordeñaba las cabras.

La noche ciega le hizo tropezar, cayendo de rodillas. Entre lágrimas
recordó la imagen de su maestra felicitándole por la beca que había
conseguido. Viviría en el colegio estudiando secundaria, d
urmiendo y comiendo con otras niñas... ¡Se había esforzado tanto! Se incorporó sacudiéndose las rodillas de polvo y hierbas. Pensó en sus padres. Había corrido tan deprisa desde la escuela que adelantó a los muchachos de la aldea a pesar de su tamaño. Su madre recibió la noticia ilusionada. Su padre gritó enojado “Se acabó la escuela. La anciana llegará en unos días y la prepararán como a las demás niñas. Su futuro esposo nos dará por ella al menos cinco vacas. Tiene
que casarse”. Su “dimi” se había celebrado el año anterior, aunque su madre y ella se habaí n negado. A ninguna de las dos les parecía necesaria aquella brutal tradición, que según los ancianos
era imprescindible y avergonzarían a la familia si no la hicieran.

Ya agotada de aquel duro camino, se dejó caer. Sus pies pesaban como dos sacos de arena mojada. En aquel momento pensó en su hermana Nala, dos años mayor que ella. Recordaba como lloraba y gritaba de miedo y de absurdo dolor, cunado llamaron a aquella anciana, para que la preparara para su paso a mujer. Su madre fue incapaz de detener aquella locura. Juró que no dejaría que Maisha pasara por lo mismo. Nala estuvo muy enferma durante días, recostada y sin poder trabajar.

Aún con el corazón encogido se levantó y continuó su camino. Pero
estaba tan cansada que la más minúscula piedra la hizo perder el equilibrio. Había sido tan angustiosa la despedida con su madre que aún sentía el sabor salado de sus lágrimas fundidas con las lágrimas de su madre. Le había mandado seguir el sendero hasta el refugio para niñas de Mugumu. Allí la ayudarían a tener un futuro y un oficio. Solo la educación acabaría con la pobreza. Le aconsejó que fuera fuerte y que no tuviera miedo.

A lo lejos vio una luz. Le pareció cálida y acogedora, y le dio fuerzas
para levantarse y llegar hasta ella. Había sido muy duro el viaje. Se sentía satisfecha de haber llegado a aquel lugar y confiaba en que allí la aceptaran.

Frente a aquella enorme puerta azul sintió que una nueva vida comenzaba para ella en ese mismo instante. Llamó tímidamente y la puerta se abrió muy despacio mostrando a una mujer con una enorme sonrisa que dijo:- “Karibu”. (Bienvenida)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
Belén comentó de Al final del camino, por Esther San Juan ...

Precioso.Un final lleno de optimismo




Agregar un comentario