En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...
Aproximación ideológica sobre lo afrovenezolano en la historiografía venezolana : una mirada antropológica por Meyby Ugueto-Ponce
...leer más...
Ocupación del espacio y Usos de los recursos naturales en el Alto Atlás marroquí : el caso de los agro-pastores bereberes Aït Ikkis y el agdal del Yagour. por Pablo Domínguez
...leer más...
Ruanda: Las causas profundas que dificultan el relanzamiento de la agricultura, por Charles Ndereyehe
...leer más...
El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Rusia estudia suministrar aviones Sukhoi SSJ100 y MC-21 a Argelia
...leer más...

Militares y milicianos del régimen reprimieron violentamente a los manifestantes en diferentes ciudades de Togo
...leer más...

La solución a los problemas de la migración es el desarrollo de los estados
...leer más...

A la espera del dictamen sobre el recurso de anulación de Khalifa Sall
...leer más...

El ejército ugandés se despliega en Kampala ante las protestas contra Museveni
...leer más...

La ministra de Sanidad ugandesa utiliza un original método de lucha contra la corrupción
...leer más...

Nambia un nuevo país de África creado por Trump ante los líderes africanos
...leer más...

El presidente de Tanzania ordena que se construya una muralla alrededor de las minas de tanzanita
...leer más...

Embarazadas cerca de 80 niñas de escuelas de secundaria y primaria de Bunda en Tanzania
...leer más...

El Presidente de Sudán, Bashir, elogia la fuerza fronteriza conjunta con Chad
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2017-09-01 / 2017-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

34 refugiados burundeses asesinados por las fuerzas de seguridad de la RD Congo
...leer más...

Los sistemas de salud de África occidental deben reforzarse
...leer más...

70.000 desplazados en Etiopía tras los enfrentamientos entre oromos y somalíes
...leer más...

El Comité Interestatal de Control de la Sequía en el Sahel abordó los problemas del uso de la tierra
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sobre la necesidad de escribir: cuando el silencio es imposible, por LitERaFRicAs
...leer más...
Un viaje en el espacio y en el tiempo, por Leo Ramos Sierra
...leer más...
1 de septiembre de 1961: comienza la Guerra de Independencia Eritrea, por Mario Lozano Alonso
...leer más...
El dibujante Ramón Esono, detenido en Guinea Ecuatorial, por José Naranjo
...leer más...
Lucia Asué Mbomio Rubio reflexiona sobre las mujeres pioneras que se casaron con negros y la identidad mestiza, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Prestar atención a las palabras del otro, Presentado y adaptado por Paquita Reche, mnsda
20/04/2015 -

El cuento que hoy presentamos nos llega de África Central. (1). En el intervienen una mujer un antílope y una familia de leopardos. Centra la atención sobre un tema Importante de la sabiduría tradicional africana: la palabra. La palabra construye y revela al hombre, permite comunicar, tejer relaciones sociales y transmitir información.
Si la palabra es importante, la escucha no lo es menos. Sin ella, la palabra se convierte en mero sonido que el aire se lleva y no puede cumplir su cometido. La escucha es inseparable de la importancia y el respeto acordado a la palabra..
En el cuento:”Prestar atención a palabras de otro”, nos muestra las consecuencias que puede tener el no hacer caso de las palabras de otro. La palabra puede salvar la vida, pero para eso, es necesaria que sea escuchada

Ngulungu, el antílope había salido de caza. Con el carcaj colgado junto a la cadera, el arco en el puño y una flecha entre los dedos. Rebuscaba entre la alta maleza y los matorrales, dispuesto a disparar contra la presa. Así preparado, fue a encontrase con la familia leopardo que laboraba en su campo.

Nge, el leopardo, había asignado a sus pequeños la parte menos árida del terreno. Él y su mujer se afanaban en la parte más dura. Los cuatro leoparditos, armados con sus pequeños azadas se divertían tratando de imitar los movimientos de sus padres, pero cada dos por tres, abandonaban el campo para ir a beber o para jugar a la sombra. Aprovechándose de que el leopardo estaba embebido en su trabajo y que su mujer estornudaba, Ngulunga disparó una flecha contra uno de los pequeños y le dio en pleno pecho. En un momento lo amordazó y salió corriendo con su botín.

Nge, el padre, había oído el "zsííí..." de la flecha al atravesar el aire, pero había creído que era el zumbido de un moscón. Fue Nge Muke, la madre, la que se dio cuenta de que le faltaba uno de sus cachorros y rugió angustiada.

- ¿Qué pasa? -preguntó el leopardo.

- ¿No has visto que Ngulungu se ha llevado a uno de nuestros pequeños?

El leopardo tiró su herramienta y se lanzó en persecución del ladrón.
- ¿Por dónde se ha ido? ¿Dónde se esconde? ¡En cuanto le encuentre le voy a partir el espinazo!

Pero Ngulungu le llevaba ventaja. Tuvo tiempo de refugiarse en el bosque donde la tierra es blanda y el suelo está cubierto de ramillas y de hojas muertas. Allí se excavó un hoyo a toda velocidad y se escondió dentro, jadeando por la carrera. El leopardo miró a la derecha, miró a la izquierda, se subió a un árbol para examinar los alrededores... Y no vio nada. Sin embargo... después de una ojeada más atenta pudo descubrir que de la superficie de hojarasca en la que se había enterrado el antílope, sobresalían dos pequeños cuernecillos que blanqueaban en la penumbra del bosque.

Una anciana que desenterraba raíces para hacerse una medicina, descubrió los cuernecillos y cuando el leopardo le preguntó bruscamente que si había visto a Ngulungu, la anciana señora le respondió:

- No he visto a Ngulungu entero, pero puedo mostrarte un par de cuernecillos que emergen del suelo.

- Anciana señora, este no es momento para bromas. ¿Has visto a Ngulungu sí o no?

- No, leopardo, no he visto a Ngulungu. Sin embargo, veo en la semioscuridad dos cuernecillos...

Pero el leopardo ya le había oído antes estas mismas palabras, así que no hizo caso y prosiguió la persecución del antílope sin escuchar más.

Al día siguiente, Ngulungu volvió de caza al campo del leopar-do, el carcaj a la cadera, el arco en el puño y una flecha preparada entre los dedos. Aguardó a que uno de los pequeños leopardos se alejase para beber o para ir a jugar.

- ¿Estáis ahí? -preguntaba de vez en cuando la madre leopardo a sus tres pequeños.

- Sí, madre -respondían ellos.

Pero al cabo de un rato, se aburrían tanto de estar en el campo que uno de ellos, se alejó de sus hermanos y empezó a dar volteretas sobre la alta hierba.

Una flecha le alcanzó, de repente, justo en medio de una cabriola. Un grito agudo alertó al leopardo del drama sucedido. En un abrir y cerrar de ojos, se lanzó a la persecución de Ngulungu; pero pronto le perdió de vista. Sin embargo era por allí por donde había desaparecido.
Igual que la víspera, el leopardo encontró en el bosque a la anciana que buscaba raíces para prepararse un medicamento.

- ¿Tampoco esta vez habéis visto al antílope, le preguntó.

- No he visto al antílope, respondió imperturbable la vieja, pero veo sobresalir por entre la hojarasca y las ramillas, un par de cuernecillos que clarean a la luz del día.

- Sí, ya sé, esa es vuestra cantinela, guardáosla, me la sé de memoria...
Y lleno de rabia y de despecho, el leopardo dio media vuelta y continuó la persecución del antílope.

El tercer día que Ngulungu salió de caza mató al tercer leopardito; y el cuarto día, le llegó el turno al cuarto. Cada vez Ngulungu tornaba su arco y sus flechas y… "zsííí.”,… enviaba una flecha a un imprudente pequeño. Luego, corría a esconderse con su botín en su refugio de hojas muertas del pantano.

Y cada vez, la anciana que buscaba raíces respondía la misma cosa al leopardo y cada vez el muy tozudo se iba en dirección equivocada en busca del antílope. El antílope, por supuesto se escondió de la misma forma cuando mató a la hembra del leopardo, pero esta vez, por fin, después de haberle hecho a la anciana la misma pregunta de siempre, el leopardo añadió:

- Sí, ya sé, que estáis viendo un par de pequeños cuernecillos que rebrillan a la luz del día, está bien mostradme ese par de pequeños cuernos.

- Ahí los tienes, dijo simplemente la anciana.

En cuanto los vio, el leopardo se puso a tirar de ellos con todas sus fuerzas. Tiró y tiró tanto que hizo que asomaran un par de orejas; tiró y tiró más hasta que consiguió que asomaran un par de ojos que le miraban extrañadísimos. Después, cuando siguió tirando más y más, hizo asomarse un hocico negro y brillante, y siguió tirando y tirando hasta que salieron un par de hombros y siguió tirando y tirando hasta que hizo salir de la tierra un antílope completo. ¡Que tenía entre las patas el cuerpo de la hembra del leopardo!

- ¡Mama nafwa! -gimió el antílope, ele eyo mama...! Lo que quiere decir en nuestra lengua: ¡piedad, misericordia, madre mía, socorro, me muero...!

- Sí, exclamó el leopardo-, voy a tener contigo la misma piedad que tú has tenido con mis hijos y mi esposa.
¿Por qué no escucharía yo a la anciana desde el primer día en vez de dejar que mi rabia nublara mi buen sentido! ¡Los míos estarían todavía vivos, mientras que ahora, ni siquiera tu muerte podrá aliviar mi pena...!

Los leopardos no son muy parlanchines. Y éste ya había hablado demasiado. Mató al antílope y lo devoró.

(1) El texto original es del libro: "Sur des lèvres congolaises", de Olivier de Bouveignes, pág.153 La versión española, de Marial Puncel está publicada en la web www.africafundacion.org


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios