En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El ecosistema somalí, por Rafael Muñoz Abad

13 de abril de 2015.

El logaritmo de un número en base es el exponente al cual hay que elevar esa base para obtener dicho número. No, no se han equivocado de columna pero lo cierto es que sería más simple explicar la función logarítmica que lo que sucede en el difuso estado somalí y sus lindes. Somalia no existía antes de la llegada de los europeos o al menos no tal y como nos la ha enseñado la historia cartesiana. Si pueden imaginar un descampado donde clanes de pastores llevaban una existencia trashumante gobernados por un consejo de ancianos y códigos preislámicos no escritos como el Xeer, y donde el concepto de frontera sólo lo determinaban los matorrales, me doy por satisfecho.

Somalia es el paradigma de estado fallido. La comunidad internacional no quiere saber nada de lo que allí ocurra y eso ha generado varias derivadas: refugio del terrorismo integrista bajo la franquicia de Al Shabaab, sus costas vieron florecer la piratería y, la ausencia de un ejecutivo y normativa internacional al respecto, la convirtió en paraíso de las corporaciones militares privadas. En apenas tres años, Al Shabaab, marca de Al qaeda en Africa oriental, ha golpeado brutalmente dos veces en Kenia. El último atentado se ha saldado con 150 estudiantes acribillados en una universidad en el norte del país. ¿Nos importa?

Kenia es un estado que progresa y su relativa bonanza económica y seguridad jurídica le está convirtiendo en hub regional para las multinacionales. En contra posición, Somalia se fragmentó en taifas ficticias gobernadas por caudillos apuntalados por entidades de paramilitares con lazos en la city londinense y Dubái. Me gusta esa definición para el caótico “ecosistema” somalí.

Analizar esta realidad desde la distancia es complejo pero para el occidental es muy arriesgado viajar a Moga. Nos queda así investigar bajo fuentes indirectas como la diáspora somalí o la intrigante conexión turca. Somalia es santuario del integrismo. Una cuestión delicada a la que se le ha dado la espalda y de igual manera que se debe hacer con Túnez, de cara a la penetración del Estado Islámico en cornisa libia, lo menos que podemos hacer es respaldar a Kenia como un aliado local que frene la expansión del radicalismo.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios