En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...

Convocado el encargado de negocios de la embajada de Libia en Senegal
...leer más...

Reacciones a la dimisión de Robert Mugabe
...leer más...

Muse Bihi candidato del partido gobernante de Somalilandia gana las elecciones presidenciales
...leer más...

Solicitan que se elimine el tiempo de prescripción de los delitos sexuales en Sudáfrica
...leer más...

El líder rebelde del ONLF Extraditado ilegalmente a Etiopía.
...leer más...

Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Con Túnez, por Rafael Muñoz Abad

24 de marzo de 2015.

Hay momentos que demandan decisiones impregnadas de responsabilidad y eso exige valentía. Citas con la historia que distinguen a los enanos políticos de los hombres de estado. La respuesta de la Union Europea ante lo acontecido en Túnez es a la par cobarde e irresponsable. Todos a Paris a sacarse la foto en la manifestación por Charlie Hebdo pero nadie a Tunis.

Lamentable. El atentado integrista en el país norteafricano presenta [al menos] dos lecturas. Primeramente, el Estado Islámico golpea un objetivo emblemático. Un acto fetiche. Asesinar en el país árabe más laico y occidentalizado. Paradójicamente, en el momento de la masacre, su parlamento tramitaba legislación antiterrorista. La segunda, deja claro el alto grado de movilidad física e ideológica y la capacidad para atentar que las células islamistas tienen. El riesgo es mayor – si cabe – al percatarnos que el enemigo es durmiente y ya lo tenemos dentro de los estados europeos. Permeabilidad. Así lo demuestra la cascada de detenciones a lo largo y ancho de Europa; la misma que debió haber estado junto al valeroso país africano demostrando un mayor compromiso.

Túnez tiene escasos recursos económicos y técnicos. Respaldar a sus fuerzas de seguridad es vital. Su frontera es nuestra vanguardia frente a la entrada del EI en Africa: Libia. Túnez y su calle derrocaron a Benjamín Ali y desafiando al paternalismo árabe y sus conexiones más conservadoras, evolucionaron hacia una nueva sociedad civil bajo una transición modélica para los encorsetados estándares árabes. La separación entre política y religión es tangible y eso les resulta inadmisible a los radicales. Las palabras de Beji Essebsi, presidente electo, afirmando que la democracia sobrevivirá a la amenaza de una minoría fundamentalista, merecen todo el respaldo ejecutivo y militar de Bruselas y la OTAN respectivamente. Así de claro soy. Túnez se asoma a un abismo institucional y económico pues el turismo, base de su economía, por miedo a más ataques, fluctuará a otros destinos; es el momento de ser responsables y, en plena primavera, apuntalar lo que ahora florece desde que aquel muchacho se quemara vivo en un mercado, disparándose así las llamadas revoluciones árabes.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios