En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


El sueño de la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos , Por Chema Caballero

4 de marzo de 2015.

En la24ª cumbre de la Unión Africana (UA) , celebrada en Adís Abeba el 30 y 31 de enero pasado, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, intentó acelerar la creación de la
Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos
(CAJDH), en lo que parece un paso más de su campaña contra la Corte Penal Internacional (CPI) y la creación de un sistema de justicia totalmente africano que juzgue los casos que tengan que ver con el continente.

En 2004, los líderes africanos decidieron que la llamada Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, creada en 1998, se fusionase con la Corte de Justicia de la Unión Africana, establecida en 2003, para crear la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos, también conocida como la Corte Africana. El organismo resultante sería un tribunal regional, semejante al que existe en otros continentes (como el Tribunal Europeo de Derechos Humanoso la Corte Iberoamericana de Derechos Humanos), que algunos dirigentes africanos quieren utilizar para contrarrestar el poder de la CPI, o lo que ellos llaman la injerencia de este tribunal en los asuntos africanos. En repetidas ocasiones, los 54 países miembros de la UA han acusado a la CPI de perseguir prácticamente solo casos africanos. Es por esta razón que periódicamente, algunos líderes del continente piden la retirada en bloque de los 34 países africanos que son miembro de la CP

La última vez que oímos esta petición fue el pasado mes de diciembre tras el anuncio hecho por la fiscal jefe de la CPI, Fatou Bensouda, de que se suspendía la causa sobre el genocidio de Darfur, en la que están imputados el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, y varios altos cargos de su gobierno, debido a la falta de cooperación por parte de la comunidad internacional. Noticia que se conocía pocos días después de que la misma fiscal se viera forzada a retirar los cargos por crímenes contra la humanidad que pesaban contra el presidente de Kenia. En esa ocasión, la señora Bensouda acusó al gobierno de Nairobi de intimidar a los testigos del caso, que se negaban a dar testimonio, lo cual hacía imposible que se pudieran probar las alegaciones.

También el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha sido una de las voces que, en diferentes ocasiones y de forma bastante contundente, se ha manifestado contra la CPI; posiblemente porque también se considera víctima de una persecución por parte de esta. En varias ocasiones, Naciones Unidas se ha visto presionada para enviar el caso del presidente zimbabuense ante el tribunal por los crímenes contra la humanidad que se le imputan. En esta última cumbre de la UA,Robert Mugabe ha sido elegido presidente del organismo y una de sus primeras declaraciones ha tenido que ver con este tema,diciendo que la propuesta de que los países africanos se retiraren de la CPI debe estar en la agenda de la próxima reunión de la UA que tendrá lugar en junio en Sudáfrica.

Es verdad que esta sería la ocasión propicia para que se estableciera de una vez la también llamada Corte Africana. Sin embargo, da la impresión de que no va a resultar tarea fácil que este organismo comience a funcionar: la falta de voluntad política, el uso partidista que algunos líderes quieren hacer de ella y las dudas sobre su financiación ponen en peligro este proyecto.

El estatuto de la CAJDH, adoptado en 2008, establece que la Corte estará compuesta de dos secciones: una dedicada a asuntos generales y la otra a los derechos humanos. Este documento fue enmendado en 2014, en el llamado Protocolo de Malabo, para garantizar la inmunidad de los dirigentes continentales frente a este tribunal.

Si los líderes africanos no pueden ser juzgados por la CAJDH, todavía lo pueden ser por la CPI, siempre y cuando sus países no se retiren de la misma. De ahí, la urgencia, que señalábamos anteriormente, de algunos gobernantes para que esto se produzca lo antes posible y que no se facilite que las dos instituciones pudieran operar paralelamente.

Pero parece que este instrumento de justicia para África no cuenta con el beneplácito de todos los países del continente por lo que no termina de establecerse, para lo cual necesita que 15 estados ratifiquen el estatuto y, a día de hoy, solo 11 lo han hecho.

Otras dudas que surgen con respecto a la Corte Africana tienen que ver con su complejidad y lo amplio de su misión; como puede ser el hecho de que su jurisdicción se extiende a 14 tipos diferentes de crímenes (entre los que se encuentra el tráfico de seres humanos, la piratería o el terrorismo), mientras que la CPI solo tiene tres: crímenes de guerra, contra la humanidad y genocidio. Además, todavía no ha entrado en funcionamiento la CAJDH y ya hay propuestas para incluir nuevos delitos entre sus competencias, como podría ser el derrocamiento anticonstitucional de un gobierno.

Otro de los temas que no están todavía claros es el referente a determinar quién financiara el tribunal y cómo. En la actualidad, la Unión Africana solo aporta el 28 % de su presupuesto anual. El resto procede de donaciones de la Unión Europea, los Estados Unidos, el Banco Mundial, China y Turquía.

Curiosamente, con la idea de contrarrestar este punto, una de las discusiones que se propusieron en la última cumbre de la UA fue la de cómo reducir la dependencia del exterior. Con este fin, los líderes africanos han establecido un plan que se basa en la creación de nuevos impuestos como puede ser una tasa de dos dólares por noche de hotel, diez en los billetes de avión para vuelos con destino o procedentes de África… Estas propuestas, dejadas a la libertad de cada país, no son nuevas, ya se plantearon hace algunos años aunque sin encontrar el apoyo necesario para su puesta en marcha ya que algunos miembros pensaban que recaían injustamente sobre el turismo mientras que grandes industrias mineras o petroleras quedaban al margen.

Estando así las cosas, la pregunta es de dónde saldrá el dinero para cubrir el presupuesto de la CAJDH. En la actualidad la Corte Africana de Derechos Humanos y los Pueblostiene asignados siete millones de euros al año, que son a todos luces insuficientes (el presupuesto anual de la CIP es de 126 millones y está demostrándose demasiado pobre). El presidente keniano, en su discurso prometió la donación un millón de dólares para la puesta en marcha de la Corte, pero ningún otro país ha hecho oferta semejante, tampoco este dinero garantiza el funcionamiento ordinario de la institución.

Por todos estos datos, se piensa que, a pesar del empeño de algunos dirigentes africanos, no tanto por acercar la justicia a sus ciudadanos, sino más bien por intereses que podríamos tildar de personales, la Corte Africana de Justicia y Derechos Humanos está muy lejos de ser una realidad.

Original en : Blogs de El País. África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios