En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Macron visitó Argelia por segunda vez este año
...leer más...

No más tierras a los chinos en Zambia : opiniones del Dr. Lubinda Haabazoka
...leer más...

El Gobierno de Etiopía cerrará 27 campamentos de refugiados.
...leer más...

El Gobierno de la República Democrática del Congo insta a la población a trabajar para hacer frente a la crisis económica
...leer más...

La República Democrática del Congo contrató a rebeldes como medida de represión contra las protestas
...leer más...

Comienzo de las obras de rehabilitación del ferrocarril de Abiyán a Uagadugu
...leer más...

Nada definido en la carrera hacia la presidencia del ANC en Sudáfrica
...leer más...

Grace Mugabe presuntamente solicita el divorcio
...leer más...

La esposa del coronel del ejército egipcio que se declaró candidato a presidente, confirma su detención.
...leer más...

Más de 1.300 inmigrantes etíopes indocumentados expulsados ​​de Arabia Saudita
...leer más...

Los esclavos en Libia utilizados para el comercio de órganos.
...leer más...

El norte de Nigeria se beneficiará más de la reestructuración del país
...leer más...

La CEDEAO defiende los derechos de las mujeres a la tierra
...leer más...

La Comisión Europea y el Banco Africano de Desarrollo han firmado cinco acuerdos de Cofinanciación para apoyar la infraestructura vial en África Occidental
...leer más...

Cabo Verde quiere la certificación de país sin transmisión de VIH entre madre e hijo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El espía marroquí. El servicio secreto de Marruecos (II), por Rafael Muñoz Abad

6 de febrero de 2015.

Cuando el viajero llega al Sahara occidental lo hace a uno de los territorios más “seguros” de Africa pues la presencia militar y los soplones del regimen siguen con especial interés al visitante blanco que siempre es sospechoso de algo. Un paseo por el Boulevard Mekka, hacia las barriadas de Al Mostakbal, en El Aaiún, nos interna en la [fallida] estrategia marroquí de entregar pisos a los saharauis con el objetivo de sedentarizarlos y crear una generación marroquinizada.

El pasado español de Laayoune es aún visible en forma de su iglesia y el antiguo Parador de Turismo…el resto son bloques desnudos. Cubismo. Urbanismo gris donde los pisos francos del Polisario son uno más. Quizás el extrovertido taxista, que en un Dacia con banderines del Barça nos lleva, sea un chivato de los servicios secretos de Marruecos. Intentando ser simpático, nos hace mil preguntas. Aquí, donde no hay cibercafé o locutorio que no esté pinchado, se hace fehaciente el dicho que las aceras escuchan. La gendarmería custodia cada rotonda y siempre hay un par de gafas de sol en la entrada del hotel Nagjir. Cuartel general de los observadores de la ONU en la capital del Sahara. Algo similar sucede cuando el viajero ocupa su confortable butaca en el impecable autobús que te lleva hasta Villa Cisneros – hoy Dakhla -. Un coche casi vacío en el que casualmente, se te intenta sentar al lado un educado acompañante que, en un correcto español, a preguntas te tupe. Y es que el interés que el turista despierta al “curioso” de turno es directamente proporcional al tamaño de la cámara de fotos que llevas.

Es reseñable que tras los meses de tensión con la diplomacia de El Eliseo, la DGSN haya vuelto a tender su mano y a cooperar con los servicios franceses en materia antiterrorista. Los frentes que sintetizan los esfuerzos de la inteligencia alauí son: todo lo relacionado con el Sahara y Argelia; la infiltración en la diáspora marroquí y los medios de comunicación “hostiles” a la monarquía; y el control del integrismo islámico; siendo esta última premisa la que le hace colaborar más estrechamente con España y Francia. Ahondando, coadyuvar con el Mossad en materia formativa o esa leyenda popular relativa a si sus servicios… ¿tuvieron “conocimiento” previo de los atentados del 11M en Madrid? Aunque la más novelesca y supuesta acción de sus agentes fue - anteriormente a los ataques del 11S - la penetración en Al Qaeda de Hassan Dabou. Espía infiltrado en Afganistán, en colaboración con la CIA, cuyo rastro se sigue hasta Washington. La conexión de yihadistas marroquíes con Al Qaeda es evidente pese a que antes del 2001, las agencias occidentales no le prestaran mucha atención a lo que en la casbah de Casablanca sucedía. Detrás del asesinato de Ahmed Massod, líder de la Alianza del Norte, la resistencia antitalibán, estuvo un marroquí radicalizado y, el propio Dabou, informó a Rabat que algo gordo se planeaba contra…Nueva York. El resto ya lo sabemos.

En el mundo islámico, Marruecos representa una de las vanguardias en la lucha contra el integrismo. Un aliado imprescindible. Sus servicios de inteligencia están infiltrados en la dermis del yihadismo en el Magreb. Se trata por lo tanto de un actor fundamental para medir la temperatura del reclutamiento de radicales a ambos lados de las verjas ceutíes. A la par, también es difuso conocer las cifras exactas de marroquíes y españoles que han engrosado las filas del Estado Islámico. Un tránsito que vuelve de Afganistán o Siria ideológicamente contaminado y que supone un riesgo latente que sólo es desactivable con más inversión en inteligencia y medios; con agentes de campo infiltrados en las comunidades socialmente más deprimidas y, no con estúpidos pactos vacíos de substancia ergo sólo preñados de electoralismo. Francia invierte con partidas presupuestarias y España con una normativa que no es lanza ni nada previene.

CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios