En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...

Convocado el encargado de negocios de la embajada de Libia en Senegal
...leer más...

Reacciones a la dimisión de Robert Mugabe
...leer más...

Muse Bihi candidato del partido gobernante de Somalilandia gana las elecciones presidenciales
...leer más...

Solicitan que se elimine el tiempo de prescripción de los delitos sexuales en Sudáfrica
...leer más...

El líder rebelde del ONLF Extraditado ilegalmente a Etiopía.
...leer más...

Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


El primer general condenado por violación, Por Chema Caballero

19 de noviembre de 2014.

El pasado sábado, 7 de noviembre, el Tribunal militar Superior de Kinshasa, en la República Democrática del Congo (RDC) condenaba al general de brigada del ejército congolés, las Forces Armées de la République Démocratique du Congo (FARDC), Jérôme Kakwavu a 10 años de prisión tras encontrarle culpable de crímenes de guerra por violación, asesinatos y torturas cometidos en Aru, Ituri (Provincia Oriental) entre 2003 y 2004. Además debe indemnizar a una varias víctimas con altas sumas de dinero.

La informaciónla daba Radio Okapi, la emisora de las Naciones Unidas en la RDC donde trabaja la activista por la paz y las mujeres, Caddy Adzuba, el mismo sábado. Esta radio que es pionera en la denuncia de la violencia sexual contra las mujeres en la RDC mostraba su gran satisfacción por el acontecimiento.

Esta noticia podría parecer irrelevante, sin embargo reviste una gran importancia porque es la primera vez que un tribunal de la RDC condena a un militar de alta graduación por violación. Esto supone una un gran paso en la lucha contra la impunidad en un país donde los mandos militares parecían intocables por los crímenes cometidos por ellos mismos o por las tropas que están bajo su mando. Hace años que la organización Human Rights Watch (HRW) viene denunciando este hecho hablando desoldados que violan y comandantes que perdonan.
Desde el comienzo de los conflictos en la RDC, en 1996, cientos de miles de mujeres y niñas han sido víctimas de la violencia sexual, por ello, esta noticia también proporciona esperanza a todas esas personas.

El General Jérôme Kakwavu era un guardia de tráficoque poco a poco fue subiendo en el escalafón militar hasta que él mismo se otorgó las cuatro estrellas doradas de general. Gracias a sus negocios en la zona de Aru, especialmente la explotación de las minas de oro, el tráfico de madera y el control de los puestos fronterizos con Uganda y Sudán, pudo formas su propio ejército con el que controlar un gran y rico territorio. Fue así como se convirtió en señor de la guerra y líder de la milicia de Ituri, la cual estuvo muy activa a principios de siglo. Más tarde, en 2004, como resultado de unas negociaciones de paz y acuerdos de integración, Kakwavu se unió al ejército congolés junto con todas sus fuerzas sin que hubiese ninguna investigación de los crímenes y abusos que habían cometido en la zona. Es más, un decreto Hilary Cpresidencial, firmado por el Presidente de la RDC,Joseph Kabila, le confirmaba el grado de general.

Gracias a la presión de Naciones Unidas, Kakwavu fue arrestado en 2005 para inmediatamente ser puesto en libertad y continuar como general del ejército congolés. Durante la visita de la Secretaria de Estado estadounidense,Hilary Clinton, en 2009 a la RDC se volvió a pedir el arresto de Kakwavu, esta vez con más éxito. En 2010 el general entró en prisión a la espera de juicio que se abriría en 2011.

Anneke Van Woundenberg, investigadora de HRW y una de las personas que más de cerca ha seguido los crímenes de Kakwavu, comenta que la investigación y el juicio se han prolongado y retrasado numerosas veces porque el sistema judicial en la RDC se caracteriza por la corrupción, su capacidad limitada y la interferencia de los políticos. Fue gracias a que dos chicas no sucumbieron a las amenazas que recibieron muchos de los testigos y tuvieron el coraje de declarar que el general ha sido condenado.

La condena de Kakwavu termina con la impunidad y con la percepción de los altos cargos militares congoleños de estar por encima de la ley. Esta resolución judicial manda un claro mensaje a todas esas personas al mismo tiempo que otorga esperanza a las víctimas.

Según Radio Okapi, el abogado de las víctimas, Therodore Mukendi, resumió la satisfacción de estas al declarar: “se ha hecho justicia. Las víctimas se han beneficiado no solo de la pena de prisión impuesta al autor, sino también de una reparación aceptable. Todo es motivo de satisfacción”.

Original en : Blogs de El País África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios