En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Trágico accidente de barco en Tanzania se cobra la vida de más de 200 personas
...leer más...

La Justicia de Kenia levanta la prohibición de la película Rafiki durante 7 días para permitirle ser nominada al Oscar.
...leer más...

El nuevo impuesto en Benín sobre el uso de las redes sociales boicoteado por los usuarios de Internet
...leer más...

Austria anuncia diálogo de la UE con África del Norte para solucionar la crisis migratoria
...leer más...

El hijo del primer presidente de Guinea acusado junto a su esposa en Estados Unidos de "conspiración, esclavitud" y "mentiras al FBI"
...leer más...

Las 10 personas más ricas de Burkina Faso en 2018
...leer más...

La gobernadora de Kharas, en Namibia, pide la preservación de la cultura local
...leer más...

Suben los impuestos a la industria del cemento en Congo Brazza
...leer más...

Renamo se conforma con la exclusión de Venâncio Mondlane en las elecciones locales de Mozambique y lo sustituye por Hermínio Morais
...leer más...

Juicio al expresidente Gbagbo previo a las elecciones en Costa de Marfil
...leer más...

Kagame advierte a Victoire Ingabire que puede regresar a prisión
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-09-01 / 2018-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Sudán del Sur pagará a Jartum 1.200 millones de dólares en deuda petrolera
...leer más...

Un mozambiqueño es detenido al tratar de vender 29 colmillos de marfil de elefante
...leer más...

Marruecos propone una identificación de FAN para los hinchas fanáticos
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


De herencia: minas, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

1ro de octubre de 2014.

Conducir en Africa es una aventura y frecuentemente una desventura. Veinte kilómetros al sur de Dakar el concepto de carretera se vuelve muy discutible o simplemente se torna africano. El contraste lo dan las autovías de cuatro carriles sudafricanas que ya las quisiéramos en España y, en Guinea Bissau, que sólo dios sabe lo que hay. La ex colonia lusa es un país abandonado y arrasado por guerras civiles donde las fuerzas armadas tradicionalmente han sido instrumento y respaldo del gobierno golpista de turno. La ausencia de un edificio estatal y la corrupción campante, hizo que los narcos latinoamericanos vieran en sus costas - indefinidas y sin vigilancia alguna - la más discreta puerta de entrada para la cocaína que con posterioridad, y a menudo usando las Islas Canarias como escala, se redistribuye a Europa. La costa arenosa guineana es destino de veleros que cargados de cocaína proceden del otro lado del atlántico. Embarcaciones particulares que de vez en cuando son presa de los servicios aduaneros españoles, que no de la “vigilancia” costera local. Es grotesco como los habitantes de Bissau desconocían la coca o el crack y ahora sus calles están repletas de drogadictos y coches BMW con lunas tintadas; o como su aeropuerto, es destino habitual de jets privados con aduanas…también privadas.

El reciente incidente en el que un autobús activó una de las muchas minas abandonadas en las carreteras y pistas guineanas, legado de la guerra de descolonización, se saldó con una veintena de muertos y otros muchos heridos, que en camioneta, cual bultos, eran trasladados a un edificio que de hospital sólo tenía el anuncio. Africa en su más pura esencia.

Herencia directa de las guerras coloniales es la plaga de minas que, a la espera de la mala providencia, se reparten por las geografías africanas. Algunas, caso de las libias, datando incluso de la Segunda Guerra Mundial. Los programas para retirarlas o al menos señalizar las áreas, brillan por su ausencia. Las consecuencias son miles de mutilados y que en algunos países conducir sea una ruleta rusa. España aportó su cuota al panorama. La carretera que une Villa Cisneros con la frontera mauritana está repleta de señales oxidadas avisando del peligro; por no hablar de Kandahar: la célebre franja de tierra de nadie que separa Mauritania del Sahara. Un descampado del diablo donde se venden y compran coches robados y cuyos márgenes delimitan un solar repleto de minas y coches volatilizados.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios