En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Libia no renunciará al acuerdo político firmado en Marruecos
...leer más...

El gobierno de Zimbabue rechaza acciones de la alianza opositora en EE.UU
...leer más...

El Consejo de Seguridad autoriza el apoyo de la ONU a las tropas del G5 en el Sahel
...leer más...

La UA advierte que 6.000 jihadistas del Estado Islámico podrían regresar a África
...leer más...

Taxis acuáticos en la ciudad de Lagos contra el infierno de los atascos
...leer más...

Los gaboneses en Francia se manifiestan contra la participación del Presidente Ali Bongo a la One Planet Summit de París
...leer más...

Un vuelo con 92 deportados somalíes de Estados Unidos regresa tras una escala en Dakar
...leer más...

Tanzania ordena el arresto de las alumnas embarazadas como elemento de disuasión
...leer más...

Suiza devolverá 320 millones de dólares robados por el exdictador nigeriano Sani Abacha
...leer más...

Devolver los 321 millones de dólares de Sani Abacha es un buen comienzo, pero ¿dónde está el resto?
...leer más...

El líder opositor ugandés Norbert Mao, y otros seis parlamentarios, han sido arrestados.
...leer más...

La reina Letizia de España invitada de honor de las mujeres de Casamance
...leer más...

LG en Argelia
...leer más...

El tren de alta velocidad marroquí estará listo para abril de 2018 tras dos años más de espera
...leer más...

Gambia ya tiene su primera estación de televisión privada
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


De herencia: minas, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

1ro de octubre de 2014.

Conducir en Africa es una aventura y frecuentemente una desventura. Veinte kilómetros al sur de Dakar el concepto de carretera se vuelve muy discutible o simplemente se torna africano. El contraste lo dan las autovías de cuatro carriles sudafricanas que ya las quisiéramos en España y, en Guinea Bissau, que sólo dios sabe lo que hay. La ex colonia lusa es un país abandonado y arrasado por guerras civiles donde las fuerzas armadas tradicionalmente han sido instrumento y respaldo del gobierno golpista de turno. La ausencia de un edificio estatal y la corrupción campante, hizo que los narcos latinoamericanos vieran en sus costas - indefinidas y sin vigilancia alguna - la más discreta puerta de entrada para la cocaína que con posterioridad, y a menudo usando las Islas Canarias como escala, se redistribuye a Europa. La costa arenosa guineana es destino de veleros que cargados de cocaína proceden del otro lado del atlántico. Embarcaciones particulares que de vez en cuando son presa de los servicios aduaneros españoles, que no de la “vigilancia” costera local. Es grotesco como los habitantes de Bissau desconocían la coca o el crack y ahora sus calles están repletas de drogadictos y coches BMW con lunas tintadas; o como su aeropuerto, es destino habitual de jets privados con aduanas…también privadas.

El reciente incidente en el que un autobús activó una de las muchas minas abandonadas en las carreteras y pistas guineanas, legado de la guerra de descolonización, se saldó con una veintena de muertos y otros muchos heridos, que en camioneta, cual bultos, eran trasladados a un edificio que de hospital sólo tenía el anuncio. Africa en su más pura esencia.

Herencia directa de las guerras coloniales es la plaga de minas que, a la espera de la mala providencia, se reparten por las geografías africanas. Algunas, caso de las libias, datando incluso de la Segunda Guerra Mundial. Los programas para retirarlas o al menos señalizar las áreas, brillan por su ausencia. Las consecuencias son miles de mutilados y que en algunos países conducir sea una ruleta rusa. España aportó su cuota al panorama. La carretera que une Villa Cisneros con la frontera mauritana está repleta de señales oxidadas avisando del peligro; por no hablar de Kandahar: la célebre franja de tierra de nadie que separa Mauritania del Sahara. Un descampado del diablo donde se venden y compran coches robados y cuyos márgenes delimitan un solar repleto de minas y coches volatilizados.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios