En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Estados Unidos y Reino Unido anuncian su apoyo en la lucha contra la epidemia de ébola
...leer más...

La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...

Día de África: todas las diócesis españolas tienen misioneros en el continente de la esperanza, son 996
...leer más...

El Banco Mundial ofrece a Sudán asistencia técnica para afrontar las dificultades económicas
...leer más...

La economía de Egipto debería crecer al 7,5% anual para beneficiar a toda la población
...leer más...

Naciones Unidas ofrece equipo médico a cuatro establecimientos de salud en Kananga
...leer más...

Una profesora es arrestada en Kenia por “lesbianismo”
...leer más...

El marroquí Aissam Serhane perdió la final de La Voz
...leer más...

Una escisión de la seleka asalta la ciudad de Bambari en la República Centroafricana
...leer más...

El vicepresidente de Sudán ordena continuar la campaña de recolección de armas de fuego
...leer más...

El Banco Mundial otorgará 187 millones de euros a Benín para mejorar el acceso al agua
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...
Portugal y su periplo africano, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

Etugu Ba Nzeè (La tortuga y El León) en: “Otitis Cuentiti Ñam-Ñam”, Por Baron ya Bùk-Lu
19/09/2014 -

Erase una vez, en un bosque de la selva ecuatorial africana, vivía un grupo de animales, entre los cuales, se encontraban dos destacadas familias. La del Sr. Etugu Mechìni (La tortuga) y la del Sr. Nzeè (El león).

Habían pasado mucho tiempo juntos y, de repente, cuando todo parecía haberse superado, apareció la hambruna y el frío. Este mes de agosto parecía presentarse para todos los habitantes del pueblo, el peor de los inviernos tropicales.

En el poblado se notaba mucho, por las escasas salidas a la calle de ambas familias. Los niños lloriqueaban, estaban muy débiles y flacuchos. Se notaba que, no comían lo suficiente.

Pasaron unos días y, se empezó a notar la ausencia de la familia de Nzeè (el león). Algunos comentaban que estaban encerrados en su casa y otros decían que habían emigrado a otra zona de la selva.

Etugu se encontraba en la casa de la palabra, confeccionando una cesta de mimbre, cuando de repente entra uno de sus hijos chupando un hueso que parecía ser de un antílope.

Al preguntarle a su hijo de donde había sacado ese hueso, éste le dijo que se lo había traído su amigo, el hijo de Nzeè. Y a la vez, le sugirió que no se lo dijera a nadie por orden de su padre.

Este hecho le llamo mucho la atención al Sr Etugu, por lo cual decidió ir a visitar a su amigo y así tratar de averiguar ciertas sospechas.

La mujer de Nzeè, estaba sentada en la puerta de la cocina de bambú, al ver llegar de lejos al Sr Etugu, rompió a llorar. ¡Está muy enfermo!, ¡está muy enfermo!, ¡se me muere! ¡Tu amigo está muy enfermo desde hace unos días! Puedes pasar, pasa a verle, esta tumbado en la cama cerca de la hoguera, tiene fiebre alta y… El Sr Etugu la tortuga, desde la puerta, llamó a su amigo. Sr Nzeè, Sr Nzeè. ¿Qué te pasa amigo?

Su amigo Nzeè, le contesto en voz muy baja - Estoy enfermo, me encuentro muy débil, desde hace unos días. No sé qué me pasa. Tengo “OTITIS CUENTITIS”.

Su amigo Etugu, sorprendido por el nombre de la enfermedad, le volvió a preguntar. ¿Cómo dices que se llama? ¿Y cómo se cura eso? A mí me suena todo muy raro. Tiene difícil y fácil solución…. Voy a ver lo que puedo hacer, ya sabes, eres mi mejor amigo y nunca te puedo abandonar y, mucho menos en estas circunstancias.

Etugu, había observado que, la cocina estaba muy oscura, y más aún la zona de la cama donde estaba tumbado su amigo. Interrogó a unos de los animales presentes, le dijeron, que llevaba ya bastantes días en esta situación. Lo que más le llamo la atención era que, la mayoría de los animales que habían entrado a visitar a Nzeè, nunca se les veía salir, según su esposa, se les obligaba según el ritual, a salir por la puerta trasera.

Al Sr Etugu, conociendo bien a su amigo, todo esto le sonó a unas de sus múltiples jugadas y maniobras para subsistir y seguir a sus anchas.

El Sr Etugu le dijo a su amigo que iba a buscar un poco de leña para que la pequeña hoguera pudiera calentar la choza. Le pidió un hacha a la Sra. de Nzeè y se dirigió hacia un árbol de grandes dimensiones que estaba justo detrás de la choza. Después de afilar durante más de una hora el hacha, se oyó el primer golpe al árbol seco. ¡POOMMM,POOMM, POOOMMMM…!

Después de más de dos horas de ese ruido horroroso e infernal, que producía golpeando sobre la base del árbol acom, el Sr Etugu gritó: ¡Allá va, allá vaaaaaaaaaaaaa! Cuidado amigo Nzeè, ¡cuidadoooooo!

Los animales presentes asustados por los gritos del Sr Etugu, se enfilaron todos en bloque para abandonar la choza. La mayor sorpresa fue que cuando se encontraron en la calle, al primero que vieron corriendo a 100 por hora era al enfermo Nzeè. De repente se le había pasado la fiebre y todos los dolores que le producía la misteriosa enfermedad “OTITIS CUENTITIS ÑAM ÑAM”.

Así, el Sr Etugu, con su astucia y valentía, volvía a salvar una vez más a los habitantes de su humilde aldea de las malvadas y diabólicas trampas y maniobras del Sr Nzeè para seguir matando.

Baron YA BÙK-LU -2014


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios