En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La oposición de Madagascar pide la dimisión del Presidente de la República
...leer más...

El Presidente de Guinea Bissau nombra nuevo gobierno
...leer más...

Seychelles instala el primer sistema solar fotovoltaico flotante de África
...leer más...

La mala gestión de los riesgos fiscales podría paralizar la economía de Costa de Marfil
...leer más...

Naciones Unidas investiga las informaciones sobre explotación sexual en Sudán del Sur
...leer más...

La sociedad civil de Sudán del Sur insta a la cobertura directa de los medios de las conversaciones de paz
...leer más...

Togo implementa un nuevo procedimiento para el carné de conducir
...leer más...

Cerca de 180 policías son entrenados para asegurar elecciones en Kisangani
...leer más...

El Gobierno de Namibia gastó más de un millón de euros en la electrificación rural durante 2017
...leer más...

La ONU se compromete a armonizar la educación africana
...leer más...

China arrebata a Uganda el mercado de la pesca de África oriental
...leer más...

La expresidenta de Malaui Joyce Banda regresa tras cuatro años de exilio
...leer más...

Togo desea proporcionar a cada persona un número de identificación biométrico único
...leer más...

Joaquim Barbosa puede llegar a ser el primer presidente negro electo de Brasil
...leer más...

Jóvenes patriotas kabilistas a favor del uso de la máquina electrónica de votación en las próximas elecciones
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La vacante liberiana, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

18 de septiembre de 2014.

Me cuenta Charles Cleghorn, amigo y biólogo sudafricano formado en la prestigiosa universidad de Stellenbosch, que de momento el virus del ébola no ha hecho acto de presencia en las inmediaciones de los campamentos que rodean la explotación minera. Tan pronto como aparezca un caso, cerraran la cantera, nos despedirán a todos o con suerte nos enviaran a las de Conakry o a cualquier otro arrabal de Africa occidental. Con todos, evidentemente hace referencia al personal cualificado que es contratado por las multinacionales mineras. Caso de ArcelorMittal y sus muchas subsidiarias. Aunque relacionamos a Liberia con el oro y los diamantes, bendición natural convertida en azote de su gente, lo cierto es que el país intenta que el negocio de la minería invierta en sus yacimientos de bauxita, cobre, zinc o entre los muchos otros minerales que su rico subsuelo parece esconder.

Continuando con su relato [Charles] me comenta como todo el personal es sometido a constantes chequeos de temperatura. Hay que adelantarse a la menor señal de que un contagiado se pueda colar en el sudoroso ambiente de las excavaciones; lo cual sería una autentica correa de transmisión para el virus. Abajo sólo hay africanos. Mineros negros. Entre risas [frías] me esboza que también él es africano de nacimiento. Afrikáner. Blanco y sudafricano…con todo lo peyorativo que eso tiene a ojos de los africanos negros. Hay mucho miedo y la gente no se da la mano para saludarse. Los chinos, que tampoco cavan, lo queman todo; incluso su papel higiénico. La cultura del usar y tirar se impone en un país en el que apenas hay medios. Surrealista.

El portal CareerMine ofrece vacantes para personal capacitado en el sector de la minería. Extranjeros cualificados culminan la pirámide cuya base es el negro liberiano sin formación ¿Pero quién va a enrolarse en semejante aventura? Paradigma de sociedad estamental incluso faraónica. El “desarrollo” económico de Conakry, Sierra Leona y Liberia, se ha visto frustrado por la pandemia del ébola. Las cifras se disparan y medidas desesperadas como el toque de queda en Freetown convierten las calles en cementerios.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios