En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El Ministerio de Salud de Malaui rechaza la propuesta de prohibir dar la mano durante la crisis de cólera
...leer más...

Etiopía liberará a más de 500 reclusos y ya ha liberado al líder opositor Merera Gudina
...leer más...

Amnistía Internacional advierte que la extradición a Camerún de líderes de Ambazonia podría conducir a la tortura
...leer más...

El califa de la familia Omarianne en Touba
...leer más...

Convierten los insultos de Trump en un hilarante clip promocional para Namibia
...leer más...

La problemática de los asentamientos ilegales en la frontera entre Ghana y Togo
...leer más...

El gobierno de Mnangagwa pide devolver dinero a Zimbabue o enfrentarse a ser arrestados.
...leer más...

Alpha Condé propone el 23 de enero para la apertura del diálogo entre el gobierno de Togo y la oposición
...leer más...

Obiang niega la muerte por toturas de un opositor
...leer más...

Enfrentamientos en una escuela sudafricana por el idioma de enseñanza
...leer más...

El ejército de Argelia descubre un arsenal cerca de la frontera con Malí
...leer más...

La OMS advierte del "alto" riesgo de cólera en la capital de la RD del Congo.
...leer más...

Los activos de Trillian y McKinsey vinculados a Gupta serán congelados por orden del Tribunal Superior de Sudáfrica
...leer más...

Comienza la segunda misión de la fuerza antiterrorista del Sahel ’G5’
...leer más...

Ciudad del Cabo se quedará sin agua en tres meses
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Un atardecer en Rabat, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

21 de julio de 2014.

Dicta la norma diplomática vestida de largo y bajo su refinado chaqué que la primera visita del inquilino de La Moncloa o La Zarzuela debe rendirse al vecino alauita. El Reino de Marruecos, lejos de ser una democracia de manual, quizás represente la vanguardia de las sociedades musulmanas. El país magrebí es aliado primordial de Paris y Washington en su lucha contra el integrismo islámico en el norte de Africa. Región que hace nada se veía convulsionada por aquella paja mental que no pocos adoradores de las primaveras revolucionarias osaron llamar inicio del laicismo árabe. Sin comentarios. Centrémonos. Marruecos es dique de contención para algunos problemas y a la vez causa de otros muchos quebraderos de cabeza. Líos que sufrimos directamente en España pero que paradójicamente, no nos queda otra que entendernos con nuestro más importante vecino africano.

Cual aliado cardinal a las puertas de Europa, EE.UU. hace bien en armar a Marruecos. De igual manera, España debe esbozar una diplomacia firme pero flexible y no plegarse ante las habituales pataletas marroquíes. Ahondando en el tema, la colaboración entre las agencias de inteligencia a ambas orillas del Estrecho es primordial para anticiparse a situaciones tan peligrosas; como que no pocos pasaportes marroquíes, estén detrás de destacados cabecillas íntimamente relacionados con el islamismo durmiente o latente en Irak y Siria. Una amenaza que por encima de otras cuestiones demanda de unas relaciones fluidas e íntimas en materia de seguridad.

Recibido en pleno Ramadán, la visita del nuevo rey de España viene a dejar clara la imperiosidad de cultivar una sana reciprocidad política con Marruecos. Dos hijos que prorrogan la vieja amistad de sus padres. Y miren, esta semana, carente de la habitual acidez verbal, especialidad de la casa, les diré que dudo mucho que Felipe VI y la Leti, [mal] disfrazada de reina Noor o de Carolina Herrera a lo Lawrence de Arabia, hayan hablado de lo que aún España debe solucionar en el Sahara occidental, de las vallas de Ceuta y Melilla, o de licencias de pesca. Imagino que todo habrá sido pomposidad y té con la exquisita confitería marroquí; y es que según como se tome, y no el té, un atardecer en Rabat puede dar para mucho o para nada.

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios