En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...

Una facción rebelde de Sudán del Sur condena las amenazas de muerte del presidente contra el exjefe del ejército
...leer más...

El Real Fórum de Alta Dirección de España otorga el Master de oro al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang Nguema
...leer más...

Rebrote del turismo en Túnez
...leer más...

Los elevados impuestos ponen en peligro la continuidad de las radios locales y católicas en Sudán del Sur
...leer más...

Nuevos enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden en universidades de Senegal
...leer más...

Se celebra en Venezuela el Primer Encuentro Formativo sobre los Derechos Humanos de las y los Afrodescendientes.
...leer más...

Osinbajo habla sobre supuestos planes para islamizar Nigeria
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Nongo, Nestor

Nacído en Bayaya, Región de Kasai Oriental), (República democrática del Congo.) Licenciado en ciencias políticas y sociología (universidad pontificia de Salamanca); licenciatura en estudios eclesiásticas y en teología (universidad pontificia de Comillas); grado en filosofía (Saint François Xavier. Mbuji-Mayi. RD Congo). Doctorando en ciencias políticas y sociología.

Analista de información internacional, especialista en comunicación pública y en política africana . Jefe de Área de Análisis informativo (Ministerio de la Presidencia). Investigador en CEMIRA (universidad Complutenese de Madrid). Miembro fundador de la asociación Tracaf ("Trabajando por el corazón de África").

Ver más artículos del autor


En África casi nadie paga impuestos , por Nestor Nongo

1ro de julio de 2014.

La mayoría de dirigentes africanos ignoran todavía la importancia de los impuestos en el desarrollo de los pueblos y hacen depender totalmente los presupuestos de sus respectivos países de los recursos naturales cuyos precios están ligados a la volatilidad de los mercados internacionales. Parece que no se han enterado de que la independencia de las economías de sus naciones pasa ineludiblemente por un sistema fiscal fuerte y transparente que garantice al Estado unos ingresos estables que no dependan excesivamente de los caprichos del flujo de los capitales internacionales y del precio de las materias primas.

La movilización de los recursos nacionales para financiar un desarrollo autónomo y duradero se revela imprescindible. Y ello pasa por una revisión a fondo de la recaudación de impuestos tanto a particulares como a empresas y a multinacionales para que el Estado disponga de recursos suficientes que le permitan atender con cierta garantía las necesidades de la población, como se hace en otros continentes. Un capítulo aparte sería el de la gestión...

Es verdad, en cuanto a impuestos a particulares, que una parte importante de la población africana vive con menos de un dólar al día; pero no es menos verdad que poco a poco se está alumbrando una clase media en África a la que se podría pedir una participación activa en la construcción de sus respectivos países. Y, desde luego, pagaría mucho más la oligarquía presente en todos los países de la región. Además, esa participación fiscal daría más autoridad a la población a la hora de exigir mejoras a los gobernantes y le haría sentir como propio lo público. Hasta la fecha, los ciudadanos africanos, en muchos casos, han sido reducidos a meros espectadores de la cosa pública y los dirigentes gestionan a su antojo los recursos naturales “porque no son de nadie” y pertenecen a la pandilla de turno que acceda al gobierno. Con ingresos, en parte, procedentes del trabajo de los ciudadanos a lo mejor se cortarían un poco a la hora de robar y malgastar.

Es contrastable, por su otra parte, que la mayoría de las empresas locales africanas no suelen pagar impuestos porque pertenecen al sector de lo “informal”; y cuando lo hacen, lo recaudado va directamente a los bolsillos de los empleados públicos, por otra parte mal pagados y que viven de esa “corrupción”. La infinidad de pequeñas tasas que se pagan aquí y allá cuando uno pisa suelo africano sirven de “botín” para esos funcionarios de “medio pelo” que no participan del saqueo de los recursos naturales. Así, los llamados “comerciantes” llevan a cabo sus negocios al margen de una auténtica fiscalidad. Las pocas empresas legalmente establecidas y sus trabajadores son los que oficialmente cargan con los pocos impuestos que se recaudan en muchos países, que nadie sabe dónde acaban. Sería, por tanto, recomendable que se pusiera en marcha auténtico sistema impositivo a este sector fundamental de la actividad económica de las naciones; impuestos que, bien gestionados, redundarían favorablemente en su actividad.

En cuanto a las multinacionales se refiere, se da la gran paradoja de que la mayoría de los Estados africanos invierten ingentes sumas de dinero de sus presupuestos anuales en pagar la deuda externa, mientras que grandes compañías extranjeras sacan dinero de esas naciones gracias a exoneraciones impositivas o a través de evasiones. A las empresas multinacionales no se les aplican impuestos adecuados debido a la falta de capacidad de las autoridades africanas para adoptar sistemas fiscales apropiados y a la corrupción reinante en las altas esferas de los gobiernos. Los reiterados informes de Global Financial Integrity señalan que sale de África el doble de la cantidad de dinero que el que llega al continente como Ayuda Oficial al Desarrollo vía evasión fiscal. A través de la “puerta giratoria”, el dinero entra en África en forma de préstamo externo y sale inmediatamente del continente hacia paraísos fiscales como fuga de capitales, con frecuencia para ser depositado en cuentas privadas en los mismos bancos de los que salió inicialmente el préstamo.

Habría que encontrar las razones del poco interés por un sistema impositivo efectivo mostrado, hasta la fecha, por los gobiernos africanos en el temor a que, por una parte, la participación fiscal de la población llevase a esta última a exigir rendición de cuentas a sus dirigentes; y, por otra parte, a que una lucha efectiva contra la fuga de capitales dejase a muchos líderes corruptos sin su botín.

A todas luces, hace falta una reconsideración de la política fiscal en África ya que la historia demuestra que ningún país sale de la pobreza a través de la asistencia exterior. La movilización de recursos propios es la conditio sine qua non para una verdadera independencia económica.-

Original en :Amplio Mundo Mi Ciudad



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios