En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...

Aumenta a 46 el número de los casos del ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

Las trenzas, identidad y rebeldía afro en Panamá
...leer más...

Sudán y Qatar analizan la implementación del proyecto del puerto de Suakin
...leer más...

El BMCE Bank of Africa galardonado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo
...leer más...

El gobierno de Uganda todavía no aprueba el reclutamiento de médicos cubanos
...leer más...

Los obispos piden diálogo para solucionar la crisis humanitaria en la zona anglófona de Camerún
...leer más...

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual
...leer más...

Una línea de crédito española financia proyectos de salud en Angola
...leer más...

Se señalan algunas irregularidades en la jornada de votación del Referendum de Burundi
...leer más...

Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas
...leer más...

Naciones Unidas convoca un comité de emergencia sobre el ébola en República Democrática del Congo
...leer más...

La falta de combustible en Sudán provoca el aumento del costo y la escasez de agua y comida
...leer más...

Ha muerto la periodista marroquí María Latifi
...leer más...

Una facción rebelde de Sudán del Sur condena las amenazas de muerte del presidente contra el exjefe del ejército
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El fotógrafo Mário Macilau explora nuevos lenguajes, por Wiriko
...leer más...
Extranjeros en su propia tierra, por Nestor Nongo
...leer más...
Inapropiados e inapropiables: ¿Puede el arte seguir siendo crítico?, por Literafricas
...leer más...
El mundo del despropósito, por Gaetan kabasha
...leer más...
Fisioterapia como alternativa a la mendicidad, por Chema Caballero
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Baron Ya Bùk-Lu

Menène Me’Nve Ngomo Eyui, trovador urbano, hijo de Ebolo Ngomo Ona, que fue jefe de la tribu Esakunan. de Mikomiseng (Kie Ntem) de la etnia Fang de Guinea Ecuatorial. Su vocación musical le viene desde su infancia, en su entorno familiar.

Además de asistir y participar en ceremonias, rituales y danzas tradicionales Además de asistir y participar en ceremonias, rituales y danzas tradicionales, a los catorce años formó su primer grupo musical de “M’andjáng” marimba o palo contra palo, dos años después pasa a formar parte del grupo “KURYEBE” Y “OBÓ^O KURA”, con los cuales realizó varias giras por toda la geografía Guineana, grabaciones en radios y TV, hasta llegar a ser elegidos como grupo revelación de la provincia de Kie Ntem (Rep. G.E).
En la actualidad sigue evolucionando como artista integral que reparte su tiempo entre sus facetas como músico, actor y escritor.

Ver más artículos del autor

Nsing (El felino), por Baron ya Bùk-Lu
11/06/2014 -

-“Nzé d’ adjí bechít, esobo ye bilóg, ngué eman adjí bilóg, esobó vé?-

(El tigre caza a los demás animales, escondido en la hierba y, ¿si come la hierba…?) Si quieres cazar animales, no muevas la hierba, que notarán tu presencia…No escupas hacia el cielo, que al final cae en tu cara”.

NSING (El felino)

“Nsing, nsing, nsing, nsing, nsing bab, bab

Nsing w’aman ma bekúb adjè

Abelè beyà, abe lè bikomà

Abelè fe oto ngoan, m’akam a wò.

Kuar, metà nku’at”

(Cuidado con el pequeño felino, ¡es muy feroz!

Está acabando con mi gallinero, ¡es muy feroz!

Se come a las hembras y a los machos, ¡es muy feroz!

Hasta se comió, a la última gallina que crié, ¡es muy feroz!

Uuuiiih!, esto tiene mal arreglo, ¡es muy feroz!)

El felino Nsing, es muy calculador, manipulador, y traidor. Ataca, mata, asesina a sus presas, después de una minuciosa elección. Sorprende en plena soledad, en la oscuridad, y con mucha impunidad. Sin pudor, ni piedad, ataca al objetivo elegido

Ndong Mba, llevaba aproximadamente una hora, entrando y saliendo de todas las casa del poblado. Estaban vacías y abandonadas, las puertas y ventanas abiertas, como si alguien fuese a aparecer en cualquier momento. Al final se dio cuenta de que allí no había ningún alma viviente. En una esquina, en varias ocasiones, le pareció, ver una sombra humana.

Agotado, se sentó en una banqueta que encontró en una esquina. De repente, notó que alguien, lo tocaba el hombro. Era "Mendjím sósoo", la vidente de la aldea, la única superviviente del poblado.

Le contó a Ndong Mba que, no quedaba nadie, debido a un Nsing (El felino). Había matado a todo ser viviente, incluido los animales domésticos. Le dijo, que se fuera a una de las casas a descansar. Mientras, buscarían la solución al problema.

La solución, se encontraba en la aldea de Bikaba, de la tribu "Ye mekòg", al otro lado del rio "Bitúmu", donde residían sus tíos maternos. A la mañana siguiente, se juntaron en la casa de la palabra. La vieja le contó que en el río Bitúmu, lo que parecía ser agua no eran más que gusanos, debido a los millones de cadáveres de personas y animales vertidos. El rio tenía una temperatura tan alta que, impedía cruzarlo a cualquier ser vivo. Bien sea por el aire o por parte subterránea, muchos habían quedado en el intento.

La vieja, había soñado con una mujer al otro lado del océano Que padecía una extraña enfermedad, al parecer, dicha mujer tenía más de cien orgasmos diarios. Se acordó, de que, los gusanos, del rio Bitúmu, con el flujo vaginal, se quedaban como anestesiados durante una hora, tiempo suficiente para que se pudiera cruzar hasta el otro lado.

Después de varios intentos, lograron contactar, con la mujer, la cual aceptó donar su flujo con tal de ayudar a resolver dicho problema. Empezaron las gestiones, para conseguir subvenciones. Tenían que hacer unos conductos subterráneos por donde pasaría el flujo suficiente para hacer un camino de dos metros de ancho y dos kilómetros de largo. Ayudado por un piercing electrónico que la colocaron en el clítoris, los orgasmos se multiplicaron por mil.

Ndong Mba, llego a Bikaba, como estaba previsto. Solo tenía, dos horas para encontrar la solución. A pocos metros de la puerta de la Casa de la Palabra, salió un niño a su encuentro
Le agarró de una mano y poniéndole la otra en el pecho, le condujo al más anciano de los presentes. Este sin mediar palabra con el joven, le dijo:

- Ya conozco el motivo de tu visita, y lamento que la primera vez que nos vienes a ver sea por un motivo tan triste y serio, pero, siendo las circunstancias y la persona que eres, estamos obligados a buscarte una solución.

Ndong Mba, acababa de conseguir a través de los rituales y sacrificios ofrecidos por sus tíos a los dioses, que les regalaran un eclipse de sol de unos 15 segundos aproximadamente. “Un extraño vecino, padecía la enfermedad que le hacía transformarse, en un felino, en cuanto se quedaba en la oscuridad”

Una vez de vuelta a su poblado, Ndong Mba, construyó una cuadra, como le habían dicho, en la cual metió todo su rebaño adquirido con los ahorros traídos de la capital, donde le acababan de despedir de un humilde trabajo. Se acababan de quedar en la oscuridad, cuando se produjo un gran silencio. Ndong Mba, un tío que le acompañaba y la vieja "Medjim sosoo", armados de palos y machetes, rodearon la zona de la cuadra, por donde entraría el felino. Los perros comenzaron a ladrar y, las cabras y gallinas, se movían nerviosas de un lado hacia otro. Se escuchó el rugido y el ruido del felino asesino. Pasados los minutos del eclipse, salió el sol y en el centro de la cuadra, se encontraba el gran felino, atrapado. Sin piedad, tal como él había actuado con ellos, acabaron con lo que hasta ese momento había sido su mayor problema.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios