En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...
África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia, por Johari Gautier Carmona
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La UNEAC celebró el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente
...leer más...

Una segunda prohibición amenaza la supervivencia de la industria del vino en Sudáfrica
...leer más...

La provincia del oeste de Zambia ve una reducción en los precios de las comidas
...leer más...

Tanzania incauta ocho granjas de flores abandonadas por morosidad
...leer más...

Hemetti declara que la economía de Sudán está controlada por la mafia
...leer más...

International Crisis Group aboga por el diálogo entre el Gobierno de Argelia e Hirak
...leer más...

Etiopía descontenta con el plan de Egipto para crear una base militar en Somalilandia
...leer más...

Los desplazados internos de Galkayo, en Somalia, carecen de alimentos y agua a pesar de haber recibido sus propias casas
...leer más...

Tres muertos en una explosión de gas en Nigeria
...leer más...

El presidente de Liberia asegura la igualdad religiosa
...leer más...

Ciudadanos de una localidad en Kenia hacen las paces con la policía
...leer más...

La policía de Nigeria despide a cuatro de sus agentes por extorsión y castiga a otros ocho
...leer más...

Programada sentencia judicial sobre el bloqueo de Youtube en Egipto para el 20 de septiembre
...leer más...

Sudán extiende el apoyo directo en efectivo a las zonas rurales
...leer más...

Profesores de colegios privados en Kenia son golpeados por la pandemia
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La UE financia el trabajo forzado en Eritrea, por Bartolomé Burgos
...leer más...
El asesinato de Haacaaluu Hundeessa no mata las esperanzas del pueblo oromo, por Chema Caballero
...leer más...
Ken Aïcha Sy: “El mundo espera que hagas un producto “africano” cuando eso no quiere decir absolutamente nada”, Por Laura Feal
...leer más...
Beñat Arzadun con los agricultores del norte de Mozambique, por Roge Blasco
...leer más...
Fútbol africano: Un país, una historia, Madagascar, por Pancho Jaúregui
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

La mentira convertida en verdad
24/04/2014 -

Por fin había salido la luna. Los niños y los jóvenes se habían ido reuniendo ante la puerta de la casa. Conforme habían ido llegando se habían ido sentando en el suelo formando un círculo alrededor de la gran fogata, a la derecha y a la izquierda del viejo Musa, después de haberlo saludado respetuosamente.

El viejo estaba sentado en su inseparable sillón de bambú y tenía ante él su no menos inseparable calabaza de cerveza de mijo. Parecía dormir, pero con la llegada del último que cerró el círculo cogió sin prisa la calabaza y bebió un buen trago. Satisfecho chasqueó la lengua, hoy encontraba especialmente buena la cerveza que le habían ofrecido.

En el corro reinaba la expectación y el silencio. Silencio de palabras y murmullos, pero, silencio arropado por los mil pequeños ruidos de las noches de la selva cercana. Un silencio puntuado por el ritmo del batir de la manteca de karité que unas mujeres trabajaban no muy lejos. Silencio a penas roto por el suspiro de alivio de los más jóvenes, al ver que el viejo se aclaraba la voz. Formaba parte del ritual. Era el signo de que por fin iba a empezar a contar uno de esos cuentos que les divertían tanto y con los que aprendían tantas cosas.

El viejo había decidido dar esta noche una enseñanza sobre la fuerza que puede tener la mentira, que atrapa al mentiroso, que termina creyéndola a fuerza de repetirla. Lo haría contando un cuento que, siendo joven había oído en un campamento peul, cuando acompañó a su padre, para visitar a una familia aliada.

Por fin, el viejo Musa empezó el relato(1):

“Un día, una hiena que fisgoneaba, según su costumbre, alrededor de un poblado, encontró un cabrito muerto cerca de un bosquecillo. Se puso muy contenta y pensó:

- ¡Vaya que suerte! ¡Menudo festín me espera! No lo compartiré con nadie, me lo zamparé entero. Tengo que darme prisa antes de que alguien me vea y me pida o robe una parte.

Así pues la hiena se precipitó sobre el cabrito muerto, lo cogió y lo arrastró hacia el interior de un bosquecillo para poder darse tranquilamente un festín.

La hiena se disponía a comer, cuando percibió entre las ramas a una manada de hienas que se dirigía hacia el lugar donde se encontraba.

Por miedo a tener que compartir el almuerzo, escondió el cabrito, salió del bosque y se puso al borde del camino.

Allí, la hiena se puso a estirarse, a eructar y a bostezar ruidosamente:

- ¡ Bwaah! ¡Bwaah! ¡Bwaah!

Sus congéneres extrañadas de tanta gesticulación se detuvieron y le preguntaron:

- ¿Hermana hiena qué te ocurre?

- ¡Nada malo! Simplemente me he dado un gran banquete y vuelvo tranquilamente a mi casa para echarme un sueño.

Resulta que en el pueblo ha muerto todo el ganado y el basurero está lleno de cadáveres. Allí encontraréis todo lo que necesitáis para saciar el hambre.
¡Id corriendo!

Al oír esta buena noticia, la manada arrancó a correr. Las hienas corrían tan deprisa que dejaba tras si una gran polvareda. Al ver la gran nube de polvo, la hiena pensó:

- Mi mentira ha debido de convertirse en verdad, pues nunca una mentira podría levantar tal polvareda.

¡Corramos rápido! ¡Corramos rápido!

Y dejando allí abandonado al cabrito, la hiena echó también a correr hacia el pueblo.

Tal es la fuerza de la mentira que de tanto repetirla, un buen día también el mentiroso acaba por creerla.

(1) Cuento recogido por Hampate Ba, seleccionado de “Cuentos de los sabios de África”, ed. Paidos

[Cuento peul presentado y adaptado por Paquita Reche, mnsda]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios