En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los secuestradores de los médicos cubanos en Kenia exigen un rescate de casi 1,5 millones de dólares
...leer más...

Moïse Katumbi regresó a la República Democrática del Congo tras tres años de exilio
...leer más...

Sylvestre Ilunga Ilukamba nombrado nuevo primer ministro de la República Democrática del Congo
...leer más...

Escándalo con el Blackface en Egipto
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-05-01 / 2019-05-15]
...leer más...

El proyecto DuoDay en Reunión, un trampolín hacia el empleo para las personas discapacitadas
...leer más...

La extrema derecha de España pone en marcha un plan contra la "marroquización" de Sebta y Melilla
...leer más...

El Consejo militar y la oposición de Sudán reanudan el diálogo
...leer más...

El líder opositor de Zimbabue declara que las sanciones de Estados Unidos deberían mantenerse hasta que el gobierno se derrumbe
...leer más...

Marruecos veta la entrada al Sáhara Occidental a 5 abogados españoles y 2 noruegos
...leer más...

El parlamentario senegalés Djibril War elegido Presidente de la Comisión Permanente sobre Normas, Privilegios y Disciplina del Parlamento Panafricano
...leer más...

Se asignan 61,8 millones de dólares para la iniciativa We-Fi en África
...leer más...

Desaparecen 353 contenedores de madera kevazingo incautados por Gabón a principios de febrero
...leer más...

Guinea Ecuatorial y Túnez firman varios acuerdos de cooperación
...leer más...

17 heridos en explosión en autobús turístico en El Cairo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
CAN 2019: Apodos del Grupo A, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La UE se afianza en Somaliland por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
La Madre esculpe silenciosamente el tejido social, por Mesa de Mujeres Afro
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 9 de Mayo de 2019. Evolución de los casos y estado de la vacunación, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
Rumble in the jungle , por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

La mentira convertida en verdad
24/04/2014 -

Por fin había salido la luna. Los niños y los jóvenes se habían ido reuniendo ante la puerta de la casa. Conforme habían ido llegando se habían ido sentando en el suelo formando un círculo alrededor de la gran fogata, a la derecha y a la izquierda del viejo Musa, después de haberlo saludado respetuosamente.

El viejo estaba sentado en su inseparable sillón de bambú y tenía ante él su no menos inseparable calabaza de cerveza de mijo. Parecía dormir, pero con la llegada del último que cerró el círculo cogió sin prisa la calabaza y bebió un buen trago. Satisfecho chasqueó la lengua, hoy encontraba especialmente buena la cerveza que le habían ofrecido.

En el corro reinaba la expectación y el silencio. Silencio de palabras y murmullos, pero, silencio arropado por los mil pequeños ruidos de las noches de la selva cercana. Un silencio puntuado por el ritmo del batir de la manteca de karité que unas mujeres trabajaban no muy lejos. Silencio a penas roto por el suspiro de alivio de los más jóvenes, al ver que el viejo se aclaraba la voz. Formaba parte del ritual. Era el signo de que por fin iba a empezar a contar uno de esos cuentos que les divertían tanto y con los que aprendían tantas cosas.

El viejo había decidido dar esta noche una enseñanza sobre la fuerza que puede tener la mentira, que atrapa al mentiroso, que termina creyéndola a fuerza de repetirla. Lo haría contando un cuento que, siendo joven había oído en un campamento peul, cuando acompañó a su padre, para visitar a una familia aliada.

Por fin, el viejo Musa empezó el relato(1):

“Un día, una hiena que fisgoneaba, según su costumbre, alrededor de un poblado, encontró un cabrito muerto cerca de un bosquecillo. Se puso muy contenta y pensó:

- ¡Vaya que suerte! ¡Menudo festín me espera! No lo compartiré con nadie, me lo zamparé entero. Tengo que darme prisa antes de que alguien me vea y me pida o robe una parte.

Así pues la hiena se precipitó sobre el cabrito muerto, lo cogió y lo arrastró hacia el interior de un bosquecillo para poder darse tranquilamente un festín.

La hiena se disponía a comer, cuando percibió entre las ramas a una manada de hienas que se dirigía hacia el lugar donde se encontraba.

Por miedo a tener que compartir el almuerzo, escondió el cabrito, salió del bosque y se puso al borde del camino.

Allí, la hiena se puso a estirarse, a eructar y a bostezar ruidosamente:

- ¡ Bwaah! ¡Bwaah! ¡Bwaah!

Sus congéneres extrañadas de tanta gesticulación se detuvieron y le preguntaron:

- ¿Hermana hiena qué te ocurre?

- ¡Nada malo! Simplemente me he dado un gran banquete y vuelvo tranquilamente a mi casa para echarme un sueño.

Resulta que en el pueblo ha muerto todo el ganado y el basurero está lleno de cadáveres. Allí encontraréis todo lo que necesitáis para saciar el hambre.
¡Id corriendo!

Al oír esta buena noticia, la manada arrancó a correr. Las hienas corrían tan deprisa que dejaba tras si una gran polvareda. Al ver la gran nube de polvo, la hiena pensó:

- Mi mentira ha debido de convertirse en verdad, pues nunca una mentira podría levantar tal polvareda.

¡Corramos rápido! ¡Corramos rápido!

Y dejando allí abandonado al cabrito, la hiena echó también a correr hacia el pueblo.

Tal es la fuerza de la mentira que de tanto repetirla, un buen día también el mentiroso acaba por creerla.

(1) Cuento recogido por Hampate Ba, seleccionado de “Cuentos de los sabios de África”, ed. Paidos

[Cuento peul presentado y adaptado por Paquita Reche, mnsda]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios