En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un nigeriano de 12 años premiado por hacer que las matemáticas sean más fáciles de aprender
...leer más...

Cancelada la visita de seis jefes de estado de la CEDEAO a Guinea-Bissau
...leer más...

El presidente de Cabo Verde recibido por el Papa en el Vaticano con la beatificación del esclavo Manuel en la agenda
...leer más...

El Gobierno de Sudán del Sur es presionado para establecer más escuelas de educación especial
...leer más...

Seychelles negocia un nuevo plan de cuidado renal
...leer más...

Zimbabue financia un proyecto de 10 millones de dólares para la ordenación de tierras y bosques y la resiliencia de 70.000 hogares
...leer más...

El gobierno de Burkina Faso niega los rumores de una "redada general" en Uagadugú
...leer más...

El gabinete de Etiopía aprueba un proyecto de ley para combatir las “fake news” y la incitación al odio
...leer más...

El ministerio de trabajo de Yibuti recuerda que el trabajo infantil está estrictamente prohibido en su país
...leer más...

El Ministerio de Hacienda de Kenia solicita al Parlamento que aumente el presupuesto en 767 millones de euros
...leer más...

Reunión de la Internacional Socialista en Cabo Verde
...leer más...

La empresa Saipem se adjudica un contrato de gasoducto de 100 millones de dólares en Guinea Ecuatorial
...leer más...

Incendio en el hospital de Mombasa tras la explosión de una botella de gas
...leer más...

Nueva ginebra sudafricana aromatizada con excremento de elefante
...leer más...

La sequía amenaza al ganado en la zona oeste de Zimbabue
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

García Fajardo, José Carlos

José Carlos García Fajardo Director del Centro de Colaboraciones Solidarias es Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid. Nacido en Vigo, está casado y tiene seis hijos y diez nietos. Doctor en Derecho por la UCM, también estudió en las universidades de Salamanca, París, Roma y Oxford. De su experiencia profesional como periodista destaca su pasión por la justicia y los derechos humanos.

Fundador de Solidarios para el Desarrollo, ONG dedicada al servicio de los marginados y de los pueblos empobrecidos del Sur, ha visitado y trabajado en más de cincuenta países. Además, ha desempeñado un importante papel en la promoción del voluntariado social en universidades de España, África y Latinoamérica, experiencias que han sido recogidas en su libro Encenderé un fuego para ti.Viaje al corazón de los pueblos de África (1988). Asimismo, es autor de Radiodifusión de sonidos e imágenes (1976), Comunicación de masas y pensamiento político (1984), Los Gazules (1997), Marrakech, una huida 2000), Jhany, una búsqueda (2003), Tu nombre para mí (2004).

Ver más artículos del autor


Nadie me pidió permiso para nacer, Por José Carlos García Fajardo

10 de septiembre de 2008.

“Algunos fanáticos condenan el uso del preservativo, recomiendan la castidad, se oponen a la educación sexual y no reconocen que la sexualidad no tiene como único fin la procreación. Sostener que a los hijos los envía el Cielo, que vienen con un pan debajo del brazo y que cuantos más, mejor es propio de sociedades agrarias muy primitivas en las que hacían falta brazos para trabajar”.

Los medios nos arrojan imágenes de niños famélicos, devorados por enfermedades, explotados sexual y laboralmente o como niños soldados, drogados o contagiados por VIH.

Pretenden despertar nuestra compasión al tiempo que enfatizan la seguridad en nuestras sociedades, con tal de que nos sometamos a un modelo de desarrollo injusto por inhumano. Si alguien preguntara por qué nacen millones de niños indeseados que no tienen garantizado el derecho a vivir con dignidad, a cuidados sanitarios, a una alimentación y a una educación adecuadas que le permitan ejercer la libertad y sus derechos fundamentales, le llamarían despiadado. Pero nadie pidió permiso a esos niños para ser echados al mundo irresponsablemente.
Salvo desde ideologías retrógradas, no es posible sostener que a los hijos los envía el Cielo, que vienen con un pan debajo del brazo y que cuantos más, mejor. Esto es una salvajada propia de sociedades agrarias muy primitivas en las que hacían falta muchos brazos para trabajar, ayuda en la vejez de los padres y porque sobrevivían unos pocos. Meter en el asunto de la paternidad/maternidad deseadas a la religión o a otras ideologías totalitarias ha sido funesto y hoy es una bomba de destrucción masiva. Algunos fanáticos condenan el uso del preservativo, recomiendan la castidad y la represión, se oponen a la educación sexual y no reconocen que la sexualidad no se reduce a genitalidad ni tiene como único objeto la procreación. El erotismo, la amistad, el amor pertenecen a la soberanía del ser humano que vive en sociedad.

El caso Lewinsky contra Bill Clinton demostró que, en Estados Unidos, el comportamiento personal puede tergiversar el debate político. Los Republicanos presionan a sus rivales con estas cazas de brujas pero ahora estudian hasta qué punto los datos sobre la vida personal de la candidata a vicepresidenta, Sarah Palin, pueden perjudicarles, ya que ella era una bandera para los electores más conservadores. Además de su vinculación a grupos de presión y a una falta de formación política e internacional impresionante, propia de la alcaldía de una ciudad de 8.000 habitantes, se le recrimina el embarazo de su hija Bristol a los 16 años, cuando la candidata católica siempre renegó de los programas de educación sexual para adolescentes. Tenga el niño en buena hora y asuma su responsabilidad de madre adolescente. Se case o no con su compañero no nos concierne, pero sí las consecuencias de una política hipócrita que niega ayuda a proyectos sociales que contemplan el uso del preservativo en la planificación familiar en países empobrecidos que explotan sin pudor. Con un candidato de más de setenta años no es improbable que Sarah Palin llegue a Presidenta de Estados Unidos. El demócrata Barack Obama ha pedido que este asunto quede fuera de la carrera electoral.

Pero es posible controlar la explosión demográfica. Recordemos que, en 1914, cuando el atentado al archiduque Fernando en Sarajevo, el mundo tenía unos 1.200 millones de habitantes y en Sarajevo, en 1991, Kofi Annan recibió en sus manos simbólicamente al niño que hacía los 6.000 millones.

Para estudiar este problema se reunió la Cumbre de El Cairo en 1994 y se ha comprobado que, donde las mujeres tienen acceso a la educación y a puestos de trabajo iguales a los hombres, la curva demográfica se estabiliza porque no suele haber embarazos irresponsables. Mientras que desciende en los países más ricos donde se incrementa la población jubilada que requiere inmigrantes para cubrir puestos de trabajo y garantizar el cobro de las pensiones con sus cotizaciones.

El Programa, aprobado en El Cairo por 179 países, aspiraba a equilibrar la población mundial y los recursos del planeta, mejorar la condición de la mujer y velar por el acceso universal a los servicios de planificación de la familia. Las presiones de los países islámicos, así como del Vaticano en una alianza insólita, abortó el proyecto del Consenso de El Cairo.
Catorce años después, más de 400 millones de parejas carecen de servicios de planificación familiar. Las complicaciones del embarazo y el parto son causa de defunción y enfermedad de las mujeres; cada año, 600.000 pierden la vida por causas prevenibles. Millones de niños no pueden aspirar a una vida digna. Mil quinientos millones de adolescentes tienen derecho a una maternidad/paternidad sin riesgo y a frenar la propagación del VIH/SIDA.

Con una decisión de los siete países más ricos del mundo, más Rusia, el G-8, en diez años se podría terminar con el hambre en el mundo, garantizar la educación primaria y la asistencia sanitaria, así como luchar con éxito contra la contaminación del medio ambiente y garantizar la salud reproductiva de las mujeres. Lo han demostrado los Informes del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, (PNUD).

¿Por qué no lo hacemos si está en nuestras manos? Por las mismas razones por las que no se terminó con las guerras, con las agresiones al medio ambiente, con la proliferación de armas nucleares, químicas y biológicas, con el tráfico de armas y de estupefacientes, con las esclavitudes de menores alistados en ejércitos y prostituidos en tantos lugares del mundo, holocaustos de todo género, desplazamientos forzados de pueblos enteros, y porque afectará a los poderes dominantes, con la degradación implacable del planeta tierra.

“Termina la vida y comienza la supervivencia”. Lo que resultó profético para los indios de América, exterminados por la codicia de europeos que iban a salvarlos y a civilizarlos, amenaza a la humanidad por la misma ceguera implacable.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios