En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El primero de septiembre elecciones legislativas en Mauritania
...leer más...

Dimite el jefe de la policía de Gambia por la muerte a tiros de tres manifestantes en la aldea de Faraba Banta
...leer más...

19.200 toneladas de café exportadas desde Mayombe, en Congo RDC
...leer más...

16.000 desplazados desde enero por la inseguridad en la frontera entre Malí y Niger
...leer más...

Somalilandia libera a un monarca
...leer más...

Las aerolíneas africanas encabezan la nueva lista negra de la Unión Europea sobre seguridad aérea
...leer más...

La misión angoleña de Lukula-Nzenze celebra sus 125 años
...leer más...

El presidente de Costa de Marfil anuncia medidas inmediatas tras las inundaciones que causaron 20 muertos
...leer más...

La policía de Gabón arresta a 5 nigerianos que transportaban cannabis
...leer más...

Incitación a la violencia de género desde las redes sociales en Argelia
...leer más...

La Exposición Internacional de Empleos y Oficios de Burkina Faso
...leer más...

Trescientos cuarenta casas MIBA confiscadas por los jubilados de esta empresa
...leer más...

El norte de África a la vanguardia en Objetivos de Desarrollo según la UA
...leer más...

Marruecos confirma resultados de bachillerato para el 22 de junio
...leer más...

El ayuntamiento de Akanda y Airtel Gabon cooperan para difundir un mensaje en defensa del media ambiente
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La verja mora, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

17 de febrero de 2014.

Las alambradas que separan las plazas españolas del territorio marroquí son la anhelada y más inmediata frontera de aquellos que buscan una mejor vida. Un linde sur – norte que permeabiliza y hace buena esa frase de que en efecto, sí que hay otros mundos, pero también están en este. Los recientes asaltos, ya sea por mar o intentado superar las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, vienen a escenificar que a la desesperación por escapar de la guerra o la miseria no hay ni cuchillas ni setos que se le interpongan.

La pirámide demográfica europea es meridiana: el continente envejece y la población joven se atomiza entorno a la emigración procedente del tercer mundo. Los extrarradios de Londres, Marsella o Paris, ya son Little Lagos o Le petit Argel, respectivamente. Bolsas de marginación o guetos donde la alta demografía y el desempleo son el mejor vivero que el islamismo puede tener para establecer un granero de votos. Las mezquitas proliferan como hongos y sólo países [cabales] como Dinamarca o Suiza, en lo referente a términos de inmigración y permisividad, no esconden, detrás de una arenga electoralista y populista, un discurso que alerte sobre los riesgos implícitos que supone una islamización mal entendida y vertebrada en torno a la oración del radicalismo. Un peligro latente del que no se habla bajo pena de que la progresía trasnochada te tache de racista o cualquier otra estupidez. Algo que tristemente bien conocemos en este país.

La inmigración clandestina africana a Europa esboza un arco que se extiende desde el sur de Italia hasta las Islas Canarias. Un escenario inabarcable en medios y que fluctúa según Marruecos se toma más o menos en serio los controles fronterizos. La política de inmigración ilegal de la U.E. es vaga: untar a dirigentes en Mauritania y Senegal para que estrechen el cerco a la salida de los cayucos y plegarse a los caprichos marroquíes. Pataletas en forma de licencias de pesca o naranjas, que como es habitual, las acaba pagando España.

Ya pueden ser físicos o jurídicos, los muros nunca sobreviven a las necesidades humanas; y si no, a la caída del muro de Berlín o al derrumbe de aquella loca normativa segregacionista que sesgó Sudáfrica durante medio siglo les remito. La verja mora aísla a un mundo del otro; en el que miles de africanos son apaleados y abandonados por la gendarmería marroquí en el profundo sur alauí. Un serial de dramas anónimos de los que la amoral Europa nada quiere saber; pues su lacayo alauita le hace el trabajo desagradable; el que nos molesta en la sobremesa e incómoda en los medios: que no se vea lo que pasa al otro lado; ya no es nuestro problema.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios