En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Campaña presidencial en Malí Oumar Mariko del opositor SADI promete un país justo y soberano
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Rabat en solidaridad con los detenidos del movimiento Hirak del Rif
...leer más...

Chamisa declara que el ejército de Zimbabue ha abandonado al Zanu PF
...leer más...

El Movimiento Potal de Kenieba prioriza la paz en Malí
...leer más...

Human Rights Watch denuncia las violaciones de Derechos Humanos en la cárcel de Ogaden
...leer más...

China formaliza su presencia en Burkina Faso
...leer más...

Egipto y China refuerzan su relación comercial
...leer más...

La consideración de la mujer en la Cabilia
...leer más...

Sube el precio de la gasolina en Guinea
...leer más...

El opositor togolés Jean-Pierre Fabre esceptico hacia la CEDEAO
...leer más...

139 víctimas de la trata de personas, liberadas en Kassala (Sudán)
...leer más...

La Pastoral Afroamericana y Caribeña se da cita en Colombia
...leer más...

Los refugiados namibios en el campo de Dukwi en Botsuana no serán deportados de inmediato
...leer más...

Se reafirman las relaciones entre Angola y Francia
...leer más...

La tasa de subempleo en Benín se sitúa en el 72%
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La fábrica de cerillas, por Rafael Muñoz Abad - centro de Esudios Africanos de la ULL

10 de enero de 2014.

Decía un tal Henry Wotton que un diplomático es un hombre muy honrado al cual se le manda muy lejos a mentir en bien de su país. La cartera de vacantes para optar a los puestos consulares ofrece codazos y conjuras maquiavélicas para los destinos premio de Nueva York o Roma y algunos menos para Burkina Faso o Mauritania; cargos de pasillo en el argot diplomático y forma de castigo para los que de padrino carecen o simplemente en desgracia cayeron. Vistiendo a lo Memorias de Africa, con pinceladas de Tintín en el Congo y un surrealista goteo al estilo Monty Python, el documental The Ambassador, El embajador, escenifica las corruptelas y golferías de algunos diplomáticos en la República Centroafricana. La misma que se sume en un caos cuya rebotica es ya habitual: corrupción, tribalismo, y los oscuros y no por ello poco latentes intereses neocoloniales en forma de diamantes, madera o petróleo.

Mads Brügger personifica a Mr. Cortzen. Un europeo con pasaporte liberiano; bien empezamos. Nacionalidad sospechosa de venderse y que en manos blancas ha estado ligada a tratantes belgas, israelíes, sudafricanos de cepa afrikáner o norteamericanos relacionados con la inteligencia de campo en Africa. Calaña íntimamente vinculada con los más sangrientos genocidios del continente. Mr. Cortzen, vestido a lo Ralph Lauren y acompañado de un negro con sombrilla, hace gala de su inmunidad diplomática para obtener así diamantes ilícitos y escudarlos detrás de una fábrica de cerillas que daría trabajo a los centroafricanos; presentándose para tales a la alta sociedad de Bangui rodeado de una pompa y ostentación que roza lo ridículo. La trama, bajo un reguero de charlatanerías con los hampones locales y su cortezuela de buscavidas, criados y pordioseros, le lleva [a cámara oculta] a los despachos de varias embajadas, de hombres de negocios y rancios asesores de seguridad franceses. En resumidas cuentas y gracias al estado generalizado de corrupción que gobierna Africa, The Ambassador es una denuncia que deja en evidencia como algunos embajadores amorales aprovechan los destinos castigo para hacer fortuna.

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios