En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...
"Ciudadanos, apátridas, exiliados y migrantes: la diáspora ecuatoguineana de la Comunidad de Madrid",
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-04-01 / 2019-04-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

LUCHA protesta contra la mala calidad de los servicios de Airtel en Butembo
...leer más...

Human Rights Watch solicita al Gobierno sudafricano un mayor esfuerzo contra la xenofobia
...leer más...

África Occidental lidera en número de migrantes
...leer más...

Santo Tomé y Príncipe recibe fondos para desarrollar la agricultura
...leer más...

Omar al-Bashir preso en la prisión de Jartum
...leer más...

Zimbabue trata de combatir la deforestación
...leer más...

La tasa de desempleo en jóvenes continúa siendo muy alta en Namibia
...leer más...

Nuevas consideraciones LGTBI en Botsuana
...leer más...

Cinco países africanos han recurrido a la pena de muerte en 2018
...leer más...

El aeropuerto de Sudán del Sur continúa operativo
...leer más...

Colaboración internacional con Etiopía para controlar el incendio en el Parque Nacional de Simien
...leer más...

Desconvocada la huelga de profesores en Marruecos
...leer más...

Solo Namibia y Sudáfrica producen preservativos en la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC)
...leer más...

El clero africano llora el incendio de Notre Dame de París
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Cuesta, Amparo

Amparo Cuesta, (Hermanas Misioneras de Ntra. Sra. de África). Valenciana de nacimiento ha trabajado al servicio de la sociedad de Malawi más de treinta años. Durante su labor en África ha ejercido como enfermera, especializada en medicina tropical, encargándose de la dirección de hospitales de misión. De 1997 a 2003 participó activamente en la coordinación del Programa de Atención al Enfermo de Sida, un proyecto de vanguardia en el campo de la salud pública, dirigiendo la labor de más de quinientos voluntarios. Del 2008 al 2009 trabajo en Argel desarrollando una actividad cultural al servicio de los estudiantes argelinos. En el 2012 formo parte del staff de los Misioneros de África en su casa de Jerusalen ( Santa Ana) los cuales ofrecen sesiones de renovación espiritual y bíblica a sacerdotes y misioneros, as, con mas de 15 años de misión o sacerdocio. Desde su regreso de Malawi es parte del staff de la Fundación Sur y forma parte del grupo AEFJN- Antena Madrid (África, Europa, Fe, Justicia Net) que lucha por los derechos de los países africanos.

Ver más artículos del autor


La esclavitud moderna, por Amparo Cuesta

10 de enero de 2014.

Uno de los temas más acuciantes del mundo es el de la esclavitud humana a escala mundial. Según el informe publicado por la Fundación “Anda Libre” ( Walk Free) que tiene su base en Australia la cifra de las personas que viven alguna clase de esclavitud se eleva a 30 millones. Esto es el doble de lo que se estima que se sacó de África en términos humanos durante 350 años que hubo tráfico de esclavos.

La esclavitud está floreciendo en todos los países alrededor del mundo. Otro estudio, esta vez hecho por el Parlamento Europeo informa que unas 800.000 personas están forzadas a trabajar en condiciones de esclavos a través de toda Europa.

La cifra es muy difícil de calcular porque la esclavitud moderna es hoy día un fenómeno escondido y toma muchas formas en el mundo moderno. Según un articulo publicado en un periódico del Reino Unido para dar algún ejemplo, los muchachos vietnamitas están obligados a trabajar en granjas que cultivan cannabis, mujeres nigerianas en trabajos domésticos mal pagados, muchos hombres polacos y británicos están controlados por mafias que manejan el mundo laboral y jóvenes británicas son sometidas a tráficos en prostitución.

Pero es a la vez el Reino Unido quien ha sido capaz de pasar leyes en su Parlamento en contra del tráfico humano gracias al trabajo de múltiples organizaciones y del informe presentado por el Centro de Justicia Social titulado “Pasa aquí”.

Cuando el Papa Francisco fue elegido sucesor de Benedito XVI, el Director de la Academia de Ciencias Sociales del Vaticano pregunto al Papa si había algún tema en que el Papa deseaba que los académicos fijaran sus esfuerzos, el Papa contesto con una nota escrita de su puño y letra que decía “tratar el tráfico de personas y las esclavitudes modernas”.

Todos sabemos que el tráfico de personas funciona por los mismos motivos de siempre a través de la historia: “maximizar los beneficios disminuyendo o eliminando el coste del trabajo hecho”. Hace doscientos años una persona esclava generaba del 15-al 20 % de ganancias para sus explotadores. En la actualidad esta cifra se eleva a varios cientos por año y más del 900 por ciento si se trata del tráfico sexual. Según las Naciones Unidas, la esclavitud moderna es la segunda actividad delictiva y criminal mayor en el mundo después del tráfico de droga y cuyo valor asciende a un total de 36 billones de dólares americanos.

Es muy difícil creer cuando miramos a nuestro país, nuestras ciudades y pueblos de que el tráfico y la esclavitud de personas existan en medio de nosotros, pero cerrar los ojos no hace que el problema desaparezca ni tampoco que acallemos nuestras conciencias.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios