En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tanzania quiere crear industrias textiles para generar empleo
...leer más...

Sudán presenta una solicitud para la adopción de goma arábiga como fibra alimenticia saludable
...leer más...

El ejército de Nigeria insta a los políticos a no politizar la seguridad
...leer más...

El rey Mswati III cambia el nombre de Suazilandia a eSwatini
...leer más...

Por primera vez una mujer dirigirá el Parlamento de Etiopía
...leer más...

El director de ONUSIDA bajo sospecha
...leer más...

La disputa de Halayeb debe resolverse mediante conversaciones directas o arbitraje internacional
...leer más...

Parte de los 41 detenidos en Kordofán por las medidas de emergencia padecen una "enfermedad alérgica"
...leer más...

El Ministerio de Agricultura del sursudanés estado de Yei advierte a las ONG que suministran semillas de baja calidad
...leer más...

Las enfermeras de Zimbabue en huelga no se moverán de sus puestos de trabajo
...leer más...

La provincia de Copperbelt en Zambia se convertirá en uno de los mayores centros africanos de distribución de calzado después de la inversión prometida por la empresa china Huajian
...leer más...

Julius Malema denuncia una conspiración para asesinarlo
...leer más...

Sudán envía a cientos de reclutas de Darfur a los Emiratos Árabes Unidos con destino a la guerra de Yemen
...leer más...

Se celebra en Senegal la conferencia panafricana sobre la malaria, un flagelo que sigue en aumento
...leer más...

Necesidad del diálogo islamo-cristiano en Burkina Faso
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

afribuku

afribuku pretende hacer descubrir y reflexionar sobre manifestaciones culturales africanas contemporáneas de interés, divulgándolas a través de esta página y de las redes sociales. En África existen numerosas propuestas artísticas de excelente calidad que permanecen ocultas a los ojos del mundo. Es necesario que todos aquellos que creemos en una visión más realista y honesta de África tratemos de que la comunidad iberoamericana se familiarice y comience a disfrutar de la gran diversidad que ofrece este continente.

Ver más artículos del autor


El doble viaje africano de “El pequeño ruiseñor”, por Afribuku

8 de enero de 2014.

Más de uno no dará crédito con el título de este artículo, pero sí, Joselito, uno de los iconos culturales más populares del franquismo, tuvo una controvertida relación con el continente africano en dos períodos de su vida. Dos momentos de plena decadencia de su carrera que coincidieron con los últimos coletazos del colonialismo portugués en Angola y Mozambique.

La película El pequeño ruiseñor (1956), título que le serviría de apodo durante el resto de su carrera, lanzó a la fama a un niño de trece años que parecía tener siete u ocho años por padecer cierto retraso en su crecimiento. Era la época de los niños prodigiosos, Pablito Calvo había debutado un año antes con “Marcelino, pan y vino” y quedaría desplazado rápidamente por la voz cristalina de Joselito. Posteriormente llegaría el fenómeno Marisol y algo más tarde la tímida incursión infantil en el cine de Ana Belén. La España de la posguerra, caracterizada por un fuerte sentimiento de pesimismo, trataba de consolarse de alguna manera con las historias cinematográficas de huérfanos y viudas. El fenómeno Joselito traspasó las fronteras españolas y logró un alcance a nivel internacional sin precedentes: sus películas, coplas y fandangos eran emisiones de éxito garantizado en las televisiones, radios y cines de países como México, Argentina, Alemania, Francia o Portugal. Incluso llegaría a cantar para personalidades tan influyentes en la época como Frank Sinatra, Fidel Castro, Ernesto Che Guevara o el papa Juan XXIII.

A mediados de los años 60, Joselito acusó el paso a la edad adulta con un cambio de voz que no favorecía para nada a un timbre tan característico como el suyo, y su carrera entró en decadencia. Aun así su trayectora continuó adelante y en1965 presentó el filme Loca Juventud nada menos que en Angola y Mozambique, territorios que a la sazón eran conocidos como “provincias de ultramar” portuguesas. En la década de los 60, Portugal pretendía justificar su presencia en África ofreciendo una imagen de Estado multirracial y multicultural, y en las radios de estos países se intercalaban temas de creación local con otros procedentes de la metrópolis. Joselito era uno de los artistas de mayor calado en Portugal, con lo cual su voz también se hizo muy popular en las colonias africanas. Levantó una gran expectación en su gira africana y llenaría los teatros principales de Luanda y Lourenço Marques, antiguo nombre de la actual capital, Maputo. En los años 50 y 60 la filmografía de Joselito ocupó la cartelera de los cines más importantes de estas ciudades y canciones como Campanera o Malagueña salerosa alcanzaron una gran popularidad. Curiosamente, aparecieron algunos imitadores africanos del “El pequeño ruiseñor” como Armando Ferreira, niño al que se conocía popularmente como O Joselito moçambicano.

No obstante, el lazo de “El pequeño ruiseñor” con África iría mucho más allá y no se quedaría como una simple anécdota. En 1969 grabó su última película, Prisionero en la ciudad, que sufrió el rechazo por parte del público y de los empresarios que lo habían mimado durante más de una década. Joselito no pudo soportar que de la noche a la mañana ya no le interesase a nadie su trabajo y se vio en la necesidad de huir de España y de su pasado como artista. Se puso en contacto con una distribuidora portuguesa y le pidió al director de la compañía que le ayudase a escapar a Angola, país que se encontraba en plena guerra de la independencia. Allí permaneció nada menos que ocho años tratando de alejarse de los fantasmas del pasado. Al tiempo, la policía angoleña lo acusaría de trabajar como mercenario para el Gobierno portugués y lo detendría por tráfico de armas, hecho que él mismo ha desmentido en varias apariciones televisivas. Este tipo de negocios turbios lo forzaron a abandonar África definitivamente y volver a España años después. De ahí en adelante el futuro no se perfilaría como hubiese deseado. Terminaría entre rejas por tráfico de drogas y posteriormente sería el objeto del sensacionalismo de algunos de los programas de mayor éxito de la televisión o acabaría protagonizando Torrente 4.

Estos acontecimientos han empañado la carrera de un personaje que merece cuanto menos el respeto del público por su significado dentro de la música española de la posguerra. La llegada de la televisión a los hogares de medio mundo y la fuerza del cine en la época facilitaron que se convirtiera en toda una estrella a nivel internacional. La colonización portuguesa en África favoreció la difusión de la música de Joselito en sus antiguas colonias, hecho que actualmente se traduce en que muchos angoleños y mozambiqueños recuerden algunas de sus canciones. De hecho, no deja de sorprender que incluso hoy en día al encender Radio Moçambique esperando escuchar los acordes de una marrabenta, podamos oír de repente al pequeño ruiseñor cantándolas melodías que llegaron a encandilar a medio mundo.

Video Entrevista: Joselito "No soy un mercenario"

Original en : Afribuku



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios