En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Los Obiang y la selección española de fútbol, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

15 de noviembre de 2013.

“Pare” -ordenó al chofer de su flamante Range Rover- ; se apeó y preguntó a un aldeano, que descalzo y vestido con harapos miraba embelesado a Mobutu y su gorrito de leopardo como si de la mismísima representación de dios en la tierra se tratase; “¿quién soy?” -le preguntó- ; usted es nuestro padre, respondió el aterrorizado campesino con un semblante caricaturizado entre el miedo y el pasmo. “Lo ve -dijo al cámara- mi pueblo me adora; dele un billete” -ordenó al conductor-.

Teodoro Obiang es el dueño y señor de Guinea Ecuatorial. Un megalómano que flota sobre un mar de petróleo y que para la desgracia de su pueblo poco les tiene que envidiar a los Idi Amín o Mobutu. Su despiadado cariz le ha conferido de motu propio una silla en el Hall of fame de los más cleptócratas y crueles tiranos del continente. La fortuna amasada por Obiang y su hijo Teodorín, va desde un palacio en París a deportivos de seis cifras que supongo los conduce con un cojín bajo sus negras posaderas. Asediados por la justicia francesa y norteamericana, los Obiang desfalcan los designios de la ex colonia [española] bajo su única partitura: corruptelas, violación de los derechos humanos y empeño tras capricho mientras su pueblo a dos velas se las pasa. Dueto de analfabetos que a tarjeta desbocada ni saben lo que compran y que dilapidaron más de un millón de euros en la cómoda de Luis XIV; ¿versión eclipsada del Rey Sol y El estado soy yo?

Guinea ecuatorial es un país escasamente poblado pero rico en hidrocarburos y madera. El reparto cabal de las rentas del crudo del tercer productor de la zona, tras Angola y Nigeria, situaría al pequeño estado africano a las puertas del desarrollo humano y social. Una vieja cantinela en forma del más habitual mal africano: países con ingentes recursos naturales, que [paradójicamente] son estos la causa directa de muchos de sus males en forma de corrupción, cleptocracia y degradación del medioambiente.

El último antojo de Obiang y espero que no por ello en cinta esté, pues ya con Teodorín y sus miles de zapatos nos basta, ha sido que la selección española de fútbol juegue en Malabo. En Guinea, al igual que con el Sahara ha ocurrido, el compromiso español, si es que alguna vez realmente existió, ¿podría haberse avivado a causa del petróleo? Lo único cierto es que la francofonía desplaza al castellano y el partidito se las trae: los guineanos retan al furbo a la ex metrópoli; solo falta la arenga anticolonial del tito Obiang, una sonora pitada al himno nacional español y Villar en la grada. La selección ya ha dejado claro que no se fotografiará con el sátrapa de Obiang para no hipotecar así su prestigiosa imagen internacional. Por otra parte, la visita de tan mediático visitante será manipulada por el régimen de Teodoro y Teodorín, apodado [este último] como El Patrón y señor del bosque, para reforzar en el exterior su aparato propagandístico y echar leña a la hoguera del populismo. Y es que tal vez habría que recordarle a los Obiang como acabó Mobutu.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios