En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El alarmante acaparamiento de tierras en África, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...

Blog Académico

Noticias
AAGE ( Autoridad Areonaútica de Guinea Ecuatorial) suspende Todos Los Vuelos de CEIBA al extranjero excepto a España
...leer más...

El Ayuntamiento de Leganés refuerza su labor de cooperación con el Sáhara con el envío de una nueva comisión médica y un camión de recogida de residuos
...leer más...

Barkhane presiona a los signatarios del acuerdo de paz de 2015
...leer más...

Reacciones a favor y en contra de la propuesta de reforma constitucional de Gabón por parte de la oposición
...leer más...

Sol, viento y agua: las energías renovables se dispararán en África en 2022
...leer más...

El prestigioso Grado en Derecho de la Universidad de Ciudad del Cabo en peligro
...leer más...

Libertad de expresión en el Parlamento de Zimbabue después de 37 años de opresión
...leer más...

Descontento de los agricultores de Ghana con su gobierno
...leer más...

Convocado el encargado de negocios de la embajada de Libia en Senegal
...leer más...

Reacciones a la dimisión de Robert Mugabe
...leer más...

Muse Bihi candidato del partido gobernante de Somalilandia gana las elecciones presidenciales
...leer más...

Solicitan que se elimine el tiempo de prescripción de los delitos sexuales en Sudáfrica
...leer más...

El líder rebelde del ONLF Extraditado ilegalmente a Etiopía.
...leer más...

Campaña para reducir la mortalidad materna en África lanzada en la capital de Cabo Verde , Praia
...leer más...

El Presidente de Madagascar lanza un mensaje tranquilizador de cara a las elecciones presidenciales de 2018
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


El oro asesino de Darfur, Por Chema Caballero

14 de noviembre de 2013.

La zona de Jabel Amer, en Darfur occidental, Sudán, puede parecer uno de los rincones más perdidos, pobres e inhóspitos del planeta con sus caminos de tierra y sus chozas de barro. Sin embargo, en su subsuelo encierra grandes yacimientos de oro. Y este recurso natural, como ocurre en tantas otras partes de África, se ha convertido en la maldición de la zona.

Desde hace un año, más o menos, este metal ha comenzado a alterar la naturaleza del viejo conflicto de Darfur, transformándolo de una lucha étnica y política en otro que, al menos en parte, tiene que ver con el mineral.

Los choques internos entre miembros de la tribu árabe de los Abbalas y entre estos y los de la de Beni Hussein han causado más de 800 muertos y desplazado a más de 150.000 personas desde el pasado enero.

Fue entonces cuando las tribus árabes de la zona, que en el pasado fueron armadas por el gobierno de Jartum para suprimir a los insurgentes, empezaron a utilizar esas armas para controlar las minas. Los grupos rebeldes que se oponen al gobierno también quieren el metal.

Hasta el año pasado, el conflicto de Darfur enfrentó al gobierno de Jartum y sus aliados, las milicias árabes, contra tres grupos rebeldes. Ahora, las cosas han cambiado y las tribus árabes aparecen divididas y luchando unas contra otras.

Este conflicto por el control de las minas de oro ya ha causado más víctimas que la guerra mantenida entre el ejército sudanés, los rebeldes y las tribus rivales que tuvo lugar en 2012 en la región, según recoge el informe presentado por el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Kin-moon, al Consejo de Seguridad.
Naciones Unidas tiene pruebas de que el gobierno de Sudán es cómplice de la violencia desatada en la zona para controlar las minas, aunque, evidentemente, este lo niega.

El conflicto de Darfur comenzó como una lucha entre los pueblos negros pastoralistas y los grupos árabes nómadas poseedores de cabezas de ganado sobre el acceso a la tierra. Poco a poco, creció hasta lo que el Departamento de Estado Norteamericano denominó como genocidiouna vez que el gobierno sudanés empezó a apoyar a las milicias árabes para terminar con la insurgencia rebelde.

Desde el año 2003, en este conflicto han muerto más de 200.000 personas y unos 2 millones se han visto forzados a abandonar sus hogares. En 2009, la Corte Penal Internacional imputó al Presidente sudanés, Omar Hassan al-Bashir, por crímenes de guerra por el papel jugado en Darfur.

Según un informe editado por Simon Robinson y Richard Woods, el actual repunte de violencia en la región se debe, en gran parte, a la secesión de Sudán del Sur en 2001; acontecimiento que llevó a que Sudán perdiera gran parte de su producción de petróleo y que su economía sufriera grandemente.

Según el Banco Mundial, como consecuencia de esto el PIB de Sudán se contrajo un 10% en 2012. Para compensar la pérdida de beneficios generados por el petróleo, Jartum ha animado a sus ciudadanos a buscar oro. Ahora, medio millón de excavadores recorre Darfur y el norte del país con detectores de metales y picos, según el ministro de minas.

Esta fiebre del oro ha ayudado a aumentar la producción de este metal en un 50%, consiguiendo más de 50 toneladas, con lo que Sudán se ha transformado en el tercer productor de oro africano, por detrás de Sudáfrica y Ghana e igualándose con Malí.

Las exportaciones de oro se han convertido en el salvavidas de Sudán, brindando al gobierno unos 2.200 millones de dólares el año pasado, lo que representa más del 60% de todas las exportaciones del país.

Pero, alrededor de un cuarto de la producción anual de oro de Sudán sale de contrabando del país, lo cual supondría unos 700 millones de dólares, que el gobierno habría perdido el año pasado.

Con este episodio se pone de manifiesto, una vez más, como algunos políticos y gobernantes africanos son capaces de cualquier cosa, hasta de enfrentar y masacrar a sus propios ciudadanos, para enriquecerse.

Original en : Blogs de El País . África no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios