En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ébola amenaza el comercio transfronterizo ugandés
...leer más...

Nigeria mantendrá cerradas las fronteras terrestres para frenar el contrabando
...leer más...

"Guardián de la tierra": una nueva plataforma internacional para educar a los jóvenes en la República Democrática del Congo
...leer más...

El "turismo sanitario" de los presidentes africanos
...leer más...

La caza furtiva de rinocerontes, un caso alarmante
...leer más...

Los prisioneros bailarines de Burkina Faso
...leer más...

Mezouar renuncia a la presidencia de la Confederación de empresarios de Marruecos
...leer más...

Vacunación gratuita en Kenia contra el cáncer de cuello uterino
...leer más...

Equality now da un curso en Sierra Leona para formar a los periodistas sobre cómo dar noticias de género
...leer más...

Juicio contra Jacob Zuma pospuesto a 2020
...leer más...

Cinco grupos armados nuevos se unen a las conversaciones de paz en Sudán
...leer más...

Marcha policial en favor de la mujer en Pretoria
...leer más...

El presidente egipcio y el primer ministro etíope se reunirán para hablar sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Encarcelamiento de opositores en Senegal
...leer más...

El equipo nacional femenino de fútbol senior de Botsuana hace una donación para niños con deficiencia auditiva
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Eisman, Alberto

Alberto Eisman Torres. Jaén, 1966. Licenciado en Teología (Innsbruck, Austria) y máster universitario en Políticas de Desarrollo (Universidad del País Vasco). Lleva en África desde 1996. Primero estudió árabe clásico en El Cairo y luego árabe dialectal sudanés en Jartúm, capital de Sudán. Trabajó en diferentes regiones del Sudán como Misionero Comboniano hasta el 2002.

Del 2003 al 2008 ha sido Director de País de Intermón Oxfam para Sudán, donde se ha encargado de la coordinación de proyectos y de la gestión de las oficinas de Intermón Oxfam en Nairobi y Wau (Sur de Sudán). Es un amante de los medios de comunicación social, durante cinco años ha sido colaborador semanal de Radio Exterior de España en su programa "África Hoy" y escribe también artículos de opinión y análisis en revistas españolas (Mundo Negro, Vida Nueva) y de África Oriental. Actualmente es director de Radio-Wa, una radio comunitaria auspiciada por la Iglesia Católica y ubicada en Lira (Norte de Uganda).

Ver más artículos del autor


Odios africanos, Por Alberto Eisman

24 de julio de 2008.

Reconozco que esta expresión, leída en un famoso blog, me dejó parado por unos segundos. No era la primera vez que me encontraba con ella, pero sí era la primera vez que me hacía tanta mella como para quedarme unos segundos pensando en la misma.

La verdad, quizás por deformación personal, no he pensado nunca en lo africano como un adjetivo para ser añadido a una palabra tan tremenda como el odio. Como casi siempre lo negro está asociado a lo negativo, me imagino que cuando hablan de “odio africano” quieren decir muy visceral, brutal, a mala leche, masivo... y a decir verdad me entristece porque para mala leche, ensañamiento y violencia la que tuvieron que sufrir los africanos durante los largos siglos de esclavitud y de colonialismo.

Es verdad que en África ha habido genocidios, dictadores sangrientos y violaciones miles de los derechos humanos... pero no más que en Europa. Además, quienes mueven algunos de los hilos de los conflictos de hoy son materias muy requeridas en los paises industrializados más que en África: el codiciado coltán para nuestros móviles, los diamantes, el oro u otros elementos que escasean en otras partes. El genocidio de Ruanda, vayamos al conflicto más llamativo, intensivo y sangriento de los últimos años, tiene una de sus raíces más evidentes en la elección que hicieron los señores coloniales (en este caso los belgas) de una casta sobre otra. Cuando fue conveniente, metieron a los tutsis en su aparato colonial; cuando estos resultaron demasiado ambiciosos y respondones (eran los primeros en pedir la independencia), acudieron a los hutus mucho más sumisos e incluso los azuzaron contra los primeros cuando vieron peligrar sus intereses. Una penosa página de la historia, que en Europa apenas se sabe.

No será yo quien defienda que este continente es el país de Jauja, donde todo es bondad, armonía e inocencia. No lo es. Lo que sí creo es que, ante prejuicios como los que implican tales afirmaciones, hay que romper una lanza para que expresiones así se correspondan con la verdad. Me duele también porque es precisamente en África donde he experimentado de manera más profunda la fraternidad, donde me he dado cuenta que el africano es pobre precisamente porque – contrariamente a nuestro egoísmo occidental – comparte sus riquezas con su parentela, donde siempre hay un sitio para el huésped, no importa si éste es un gorrón aprovechado. Aún cuando hay muchos aspectos negativos, no me resisto a obviar la ternura y la humanidad de estas culturas, con valores profundamente humanos todavía por descubrir.

El bien y el mal han hecho morada en cada civilización y en cada cultura, creo que esto es obvio, pero no para todo el mundo dado el gran número de etiquetas que nos inventamos para “los otros”: los indios, los negros, los gitanos, los moros, los extranjeros... Uno de los pensamientos al que siempre recurro cuando reflexiono sobre estos temas es el de Martin Luther King, cuando dio aquel discurso que comenzaba con un “yo tengo un sueño...” y que decía que anhelaba aquel día donde a sus hijos se les juzgara por la bondad de su carácter y no por su piel. ¡Cuánto nos queda todavía por recorrer en la senda del respeto al otro!

original en:)

http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



- - - - - - - - -
Luca comentó de Odios africanos, Por Alberto Eisman...

Hola, acabo de leer su artículo y la verdad es que es bastante esperanzador todo lo que usted dice. También es cierto que África antes de masacrarse a si misma pasó por ser el mayor campo de concentración de la Historia de Europa, con mención especial al infierno congoles que Leopoldo de Bélgica mantuvo allí.

También le digo que desde que supe lo del coltán no pienso cambiarme de movil ni comprar ningún aparato que pueda contenerlo a no ser que me sea absolutamente imprescindible.

Sin embargo le puntualizo que yo no juzgo a nadie por su piel... pero testimonios como el de el link que dejo a continuación superan todo lo que haya podido yo leer del nazismo, de la dictadura argentina, de la guerra civil, etc:

http://tellagorri.blogspot.com/2008/12/congo-as-es-la-guerra.html

Sinceramente me quedo de piedra y profundamente contrariado cuando leo cosas así o cuando veo un país entero de mutilados como Sierra Leona. No estoy diciendo que todos los africanos sean así y por su puesto todos los consumistas occidentales que se mueren por un diamante o un I-phone de esos tiene su parte de complicidad en esto. Pero la saña, la mala leche sobrehumana que puede verse en cualquier conflicto africano a mi me sorprende y de un modo que sinceramente me hace cuestionarme demasiadas cosas.




Agregar un comentario