En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día, por Liliana A. Negrín
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Human Rights Watch denuncia las violaciones de Derechos Humanos en la cárcel de Ogaden
...leer más...

China formaliza su presencia en Burkina Faso
...leer más...

Egipto y China refuerzan su relación comercial
...leer más...

La consideración de la mujer en la Cabilia
...leer más...

Sube el precio de la gasolina en Guinea
...leer más...

El opositor togolés Jean-Pierre Fabre esceptico hacia la CEDEAO
...leer más...

139 víctimas de la trata de personas, liberadas en Kassala (Sudán)
...leer más...

La Pastoral Afroamericana y Caribeña se da cita en Colombia
...leer más...

Los refugiados namibios en el campo de Dukwi en Botsuana no serán deportados de inmediato
...leer más...

Se reafirman las relaciones entre Angola y Francia
...leer más...

La tasa de subempleo en Benín se sitúa en el 72%
...leer más...

El bloguero argelino Merzoug Touati reanuda la huelga de hambre
...leer más...

Gabón duplicará el impuesto de las remesas de dinero
...leer más...

La universidad de Bgayet es la más prestigiosa de Argelia
...leer más...

Lucha contra la malaria en Malí
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


¿Sahelistan?, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

30 de octubre de 2013.

Ni Alejandro Magno, ni Gengis Khan, ni los británicos, ni los soviéticos y muchísimo menos la coalición occidental y el soñado oleoducto de Washington de trasfondo, han logrado consolidar en la encrucijada afgana un régimen proclive a sus intereses. Las enseñanzas de Afganistán se conocen pero no se terminan de asimilar.

El derrocamiento de Gadafi y sus derivadas fueron un outlet de armas que aprovisionaron a facciones permeables al terrorismo islámico y han generado un peligroso vacío gubernamental. Embrión problemático, que en su peor desenlace, podría mutar hacia un Afganistán o una Somalia en el patio trasero de Europa. La conjunción formada por el armamento fácil; las semidormidas [y no por ello latentes] aspiraciones nacionalistas tuaregs en Mali y en menor medida Níger; de la mano de las hordas huérfanas de la nómina de Trípoli y un yihadismo agazapado, supusieron un problema inabordable para el precario ejército maliense.

Con una Europa deprimida y cada vez menos predispuesta a las aventuras militares allende de sus fronteras, las intervenciones de matiz unilateral en África parecen descansar exclusivamente en las decisiones del Elíseo. El compromiso del Reino Unido a la hora de intervenir en alguna de sus ex colonias africanas, pese a la ejecutada en Sierra Leona bajo la operación Barras [2000], parece ligado al consenso de Naciones Unidas más que a una decisión particular; caso del modelo francés, cuyo “deber”, digamos emocional – histórico y pese a la evidente razón económica que sustenta la mayoría de su ya larga lista de despliegues en sus ex posesiones, le encumbran como [prácticamente] el único estado con medios y discurso para llevarlas a cabo motu propio. Y no pervirtamos la diplomacia; a la comunidad internacional le viene de perlas la vocación mediadora y “pacifista” de Francia de cara a las ya habituales e incomodas crisis africanas; que vayan los franceses, que eso fue suyo. Las lecciones recogidas en Mali respaldan el preposicionamiento militar y la necesidad de disponer de una inteligencia activa en la zona. La tesis francesa del cariz preventivo y disuasorio deja en evidencia a las ya demostradamente [inciertas] misiones de paz de la Unión africana. Sin los destacamentos de Burkina Faso, Costa de Marfil o Chad, difícilmente se habría logrado impedir la toma de Bamako por la cofradía de desalmados que kalashnikov en mano y Corán en la otra, amenazaban con instaurar la Sharia. De la misma manera que alguna de las cepas del integrismo rebrotarán en Afganistán según la presencia occidental se diluya, menudo problema tendremos si se deja el Sahel de lado. El terrorismo de corte islámico se haría fuerte a tiro de piedra de Europa; reforzaría sus cada vez más evidentes conexiones con el crimen organizado en forma de armas, drogas y tráfico de personas; con el agravante de desestabilizar los débiles estados colindantes y continuar su ramificación hacia el Golfo de Guinea; dejando al muro argelino – marroquí como único cortafuego de cara al Mediterráneo.

Sahelistan es una metástasis en forma de integrismo que amenaza a un vasto territorio cuya quimioterapia, a modo de Légión étrangére, no puede remitir. La pregunta es clara: ¿Cómo y cuando se retiraran las fuerzas francesas? Y es que tal vez, Francia nunca se fue de África; ¿ampara ello la legitimidad de sus acciones? Más cuando no deja de ser cierto, que estas han respondido a una llamada de auxilio de los líderes africanos; caso de la intervención en Mali.

@Springbok1973
cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios