En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Justicia de Kenia levanta la prohibición de la película Rafiki durante 7 días para permitirle ser nominada al Oscar.
...leer más...

El nuevo impuesto en Benín sobre el uso de las redes sociales boicoteado por los usuarios de Internet
...leer más...

Austria anuncia diálogo de la UE con África del Norte para solucionar la crisis migratoria
...leer más...

El hijo del primer presidente de Guinea acusado junto a su esposa en Estados Unidos de "conspiración, esclavitud" y "mentiras al FBI"
...leer más...

Las 10 personas más ricas de Burkina Faso en 2018
...leer más...

La gobernadora de Kharas, en Namibia, pide la preservación de la cultura local
...leer más...

Suben los impuestos a la industria del cemento en Congo Brazza
...leer más...

Renamo se conforma con la exclusión de Venâncio Mondlane en las elecciones locales de Mozambique y lo sustituye por Hermínio Morais
...leer más...

Juicio al expresidente Gbagbo previo a las elecciones en Costa de Marfil
...leer más...

Kagame advierte a Victoire Ingabire que puede regresar a prisión
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2018-09-01 / 2018-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Sudán del Sur pagará a Jartum 1.200 millones de dólares en deuda petrolera
...leer más...

Un mozambiqueño es detenido al tratar de vender 29 colmillos de marfil de elefante
...leer más...

Marruecos propone una identificación de FAN para los hinchas fanáticos
...leer más...

La UNAMID completa la construcción de una nueva base en Jebel Marra
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


La conexión saudí, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

11 de octubre de 2013.

La aparente confusión y el vacío de poder que parece reinar en lo que pueda quedar del anterior estado libio, ha generado una carencia de gobierno que corre el riesgo de ser ocupada por facciones de índole integrista. La herencia pos Gadafi se caracteriza por el caos administrativo; caldo de cultivo que ofrece una acuciante deriva institucional y la incapacidad de enmendar el rumbo o encarar un nuevo proyecto de estado. Todo esto, a las mismísimas puertas de Europa.

El secuestro del primer ministro libio a manos de hombres armados y la detención de un dirigente de Al Qaeda, por unidades de elite norteamericanas, representan los episodios y/o consecuencias más recientes de aquel aviso, con el que los servicios secretos argelinos alertaron a la CIA acerca de la concentración de voluntarios islamistas que en Afganistán se daban cita para aunar fuerzas frente a la invasión soviética. Tras la retirada, ¿no hubo servicio de inteligencia occidental implicado, que no sopesase medir las consecuencias de que miles de mártires islámicos se hicieran fuertes en Kabul? De aquellos barros estos lodos. Los muyahidines, a los que la CIA respaldó, armó con misiles Stinger y que incluso la Casa Blanca visitaron, degeneraron hacia el movimiento talibán y hasta los atentados de Kenia y Tanzania en 1998, nadie pareció preocuparse de lo que un tal Bin Laden pretendía. La prioridad era acelerar el derrumbe del comunismo y si para ello había que armar y financiar una yihad, que [en aquel entonces] soplaba a favor, era un riesgo [quizás no valorado] pero si asumible.

La ola de violencia generada a resultas de la victoria del Frente Islámico de Salvación en las elecciones de Argelia [en los años noventa], aireo que entre los islamistas había veteranos argelinos de la yihad afgana, cuyos vuelos habían sido pagados por fortunas similares a la de Bin Laden y las orbitas de la monarquía saudí. La diáspora de veteranos “afganos” ayudó a desestabilizar Argelia y el norte de Africa; con el consiguiente avivamiento del extremismo islámico en Francia.

El papelón de Arabia Saudí en todo esto es maquiavélico. El supuesto aliado occidental financia el neo wahabbismo; vestíbulo filosófico de la interpretación más radical de las enseñanzas coránicas y partitura del integrismo islámico. La huella de Riad y su poder económico aparecen detrás de algunas de las conexiones terroristas de mayor renombre; caso de la financiación de las camionetas Toyota de los talibanes; de los campos de reclutamiento sudaneses; o como responsable logístico del alistamiento y traslado de musulmanes de medio mundo para luchar en Afganistán o Bosnia. Llamada ideológica, que allende de la red de madrasas pakistaníes, semillero del integrismo, incluso contó con oficinas de reclutamiento para tales. Catalizador y soporte recíprocamente. Yendo más allá, ¿están las fortunas saudíes detrás de las ramificaciones de Al Qaeda en Libia, Somalia o recientemente en Africa occidental?
Los estados destruidos, fallidos o frágiles, casos de Libia, Somalia o Guinea Bissau, Malí y Sudán respectivamente, representan el hábitat ideal para que el terrorismo organizado se instale y reciba crédito haciéndose fuerte en un santuario desde el cual operar. Y uso el término santuario [físico], porque el ideológico ya vive acomodado en la península arábiga. Tal vez otro día hablaremos de la discreta y hermética conexión libanesa en Africa.

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios