En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Campaña presidencial en Malí Oumar Mariko del opositor SADI promete un país justo y soberano
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Rabat en solidaridad con los detenidos del movimiento Hirak del Rif
...leer más...

Chamisa declara que el ejército de Zimbabue ha abandonado al Zanu PF
...leer más...

El Movimiento Potal de Kenieba prioriza la paz en Malí
...leer más...

Human Rights Watch denuncia las violaciones de Derechos Humanos en la cárcel de Ogaden
...leer más...

China formaliza su presencia en Burkina Faso
...leer más...

Egipto y China refuerzan su relación comercial
...leer más...

La consideración de la mujer en la Cabilia
...leer más...

Sube el precio de la gasolina en Guinea
...leer más...

El opositor togolés Jean-Pierre Fabre esceptico hacia la CEDEAO
...leer más...

139 víctimas de la trata de personas, liberadas en Kassala (Sudán)
...leer más...

La Pastoral Afroamericana y Caribeña se da cita en Colombia
...leer más...

Los refugiados namibios en el campo de Dukwi en Botsuana no serán deportados de inmediato
...leer más...

Se reafirman las relaciones entre Angola y Francia
...leer más...

La tasa de subempleo en Benín se sitúa en el 72%
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


¿Qué fue de la primavera árabe? , por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL

18 de septiembre de 2013.

Decía un tal Benjamin Disraeli que en política los experimentos significan revoluciones. La inesperada reunión entre Jimmy Carter, Menachen Begin y El Sadat, con Kissinger como catalizador del experimento, asentó, entre otras consideraciones, la futura importancia que Washington le daría a Egipto como aliado regional. La denominada revolución o primavera árabe que es como fue bautizada por algún cursi progre, ha evolucionado hacia estadíos de indeterminación y estancamiento político. Una concatenación de episodios donde la agitación popular es seguida por episodios de tensa calma.

Repasemos la cornisa norteafricana. Marruecos, aliado preferente de EEUU y recientemente embarcado en un programa de modernización de sus fuerzas armadas, supo aislarse de las revueltas y su régimen divino salió fortalecido con una amalgama de reformas de cara a la galería. Argelia era candidata a que el virus tunecino mutase a su territorio; apuntalada por la relativa bonanza económica que le confieren sus estratégicas reservas de gas, a la par de las lecciones aprendidas por su aventura “democrática” y la posterior ola de violencia desatada por el Frente Islámico de Salvación, hicieron posible que Bouteflika mantuviese el despacho. Túnez, que no tiene ni petróleo ni peso estratégico, pero sí una franja demográfica formada en lo intelectual, fue el germen del levantamiento. Lógico. Con un alto número de universitarios [desempleados] y un espíritu laico, la frustración de su población no casaba con el genuino paternalismo árabe que representaba la dictadura “blanda” de Ben Ali. La díscola Libia se precipitó hacia una guerra civil donde Francia enarboló la chapuza que aceleró el fin de Gadafi. Algunas de las consecuencias se vivieron más al sur con la desestabilización del Sahel medio y la posterior intervención de París. Una más. Y finalmente Egipto; sumido en una eterna y tensa transición que rítmicamente inflama las calles y salta a los medios. A falta de un nuevo y proclive rais, la movilización del poderoso ejército es un garante para occidente.
¿Fue la denominada revolución árabe un experimento en forma de plan renove para sustituir líderes ya amortizados por “nuevos y acordes” valores igualmente entregados al imperio? ¿Y si, como posteriormente se ha sabido, las agencias de inteligencia eran [o no] conocedoras de lo que se gestaba bajo el descontento social? Menudas preguntas. Aceptando los deseos de apertura política de parte de las sociedades árabes, parece claro que los intereses geoestratégicos priman por encima de las aspiraciones de la ciudadanía. Un resfriado; la primavera árabe no pasó de un estornudo que rápidamente se trató con “antivirales” occidentales.

cuadernosdeafrica@gmail.com

@Springbok1973



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios