En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ébola amenaza el comercio transfronterizo ugandés
...leer más...

Nigeria mantendrá cerradas las fronteras terrestres para frenar el contrabando
...leer más...

"Guardián de la tierra": una nueva plataforma internacional para educar a los jóvenes en la República Democrática del Congo
...leer más...

El "turismo sanitario" de los presidentes africanos
...leer más...

La caza furtiva de rinocerontes, un caso alarmante
...leer más...

Los prisioneros bailarines de Burkina Faso
...leer más...

Mezouar renuncia a la presidencia de la Confederación de empresarios de Marruecos
...leer más...

Vacunación gratuita en Kenia contra el cáncer de cuello uterino
...leer más...

Equality now da un curso en Sierra Leona para formar a los periodistas sobre cómo dar noticias de género
...leer más...

Juicio contra Jacob Zuma pospuesto a 2020
...leer más...

Cinco grupos armados nuevos se unen a las conversaciones de paz en Sudán
...leer más...

Marcha policial en favor de la mujer en Pretoria
...leer más...

El presidente egipcio y el primer ministro etíope se reunirán para hablar sobre la Gran Presa del Renacimiento
...leer más...

Encarcelamiento de opositores en Senegal
...leer más...

El equipo nacional femenino de fútbol senior de Botsuana hace una donación para niños con deficiencia auditiva
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Cuesta, Amparo

Amparo Cuesta, (Hermanas Misioneras de Ntra. Sra. de África). Valenciana de nacimiento ha trabajado al servicio de la sociedad de Malawi más de treinta años. Durante su labor en África ha ejercido como enfermera, especializada en medicina tropical, encargándose de la dirección de hospitales de misión. De 1997 a 2003 participó activamente en la coordinación del Programa de Atención al Enfermo de Sida, un proyecto de vanguardia en el campo de la salud pública, dirigiendo la labor de más de quinientos voluntarios. Del 2008 al 2009 trabajo en Argel desarrollando una actividad cultural al servicio de los estudiantes argelinos. En el 2012 formo parte del staff de los Misioneros de África en su casa de Jerusalen ( Santa Ana) los cuales ofrecen sesiones de renovación espiritual y bíblica a sacerdotes y misioneros, as, con mas de 15 años de misión o sacerdocio. Desde su regreso de Malawi es parte del staff de la Fundación Sur y forma parte del grupo AEFJN- Antena Madrid (África, Europa, Fe, Justicia Net) que lucha por los derechos de los países africanos.

Ver más artículos del autor


Tipaza y Albert Camus, Por Amparo Cuesta

18 de julio de 2008.

Tipaza es una ciudad turística al borde del mar Mediterráneo y a unos 65 Km. de Argel. Ha habido un fin de semana largo porque el 5 de Julio es fiesta nacional en Argelia. Así que he tenido la ocasión de salir un día y he ido a ver Tipaza. No podía imaginar lo que iba a ver. Tipaza ha sido una verdadera sorpresa.

Sus ruinas de la ciudad romana que fue antaño son buenísimas y ocupan unas 60 hectáreas de terreno que descienden poco a poco hasta el borde del mar. Contienen un anfiteatro que se usaba para la lucha de los gladiadores, una fuente en medio del camino que me ha recordado enseguida a la Fontana de Trevi por su grandeza, dos villas romanas, un camino romano por el que hemos podido andar tranquilamente pensando en quien lo habría pisado hace 1600 años, fabricas de aceite, un teatro para dos mil personas y los restos de una basílica cristiana. Un conjunto de una riqueza arqueológica incomparable.

El camino construido con grandes piedras cortadas a ras del suelo se abre en una avenida bordeada de pinos y olivares viejísimos. He recordado el dicho de que “todos los caminos conducen a Roma “y este estaba orientado verdaderamente hacia ella por lo que he mirado hacia delante pensando que los que se pusieran en camino llegarían a ella, ¿después de viajar cuanto tiempo en aquella época?

La fuente tiene en su parte superior 6 pilares monumentales que sostenían grandes cabezas de personas esculpidas en piedra por las que dicen salía el agua para beber y una parte inferior o abrevadero para los caballos. El teatro ha perdido muchas de las gradas pero tenia un escenario muy grande para la representación de las obras. y podía contener hasta 2000 personas. Se pueden ver los pasillos y accesos a las gradas primeras en las que se sentaban los nobles y un poco más atrás las escaleras por las que accedían el resto de los ciudadanos.

La basílica cristiana del siglo IV de 48 x 59 metros contenía nueve naves, un baptisterio para la inmersión total al recibir el bautismo y se dice que es la más antigua y mejor conservada de toda África. En el suelo aun se pueden ver con claridad los mosaicos que formaban el piso y los capiteles alineados paralelamente a ambos lados dan una idea muy clara de su parte central y las capillas.

Existen también los restos de dos villas que por su magnitud debieron pertenecer a gente importante. Una de ellas tenía hasta 18 habitaciones: cocina, salón, baños, comedor, gimnasio, habitaciones. Lo curioso es que en el centro de la villa había un jardín lleno de plantas y un pozo de grandes proporciones que suministraba el agua a toda la casa por un sistema de canalizaciones internas que según los suelos de mosaicos de la habitación podía darle calor o refrescarla. Un sistema de aire acondicionado perfecto muy curioso y que demuestra la gran inteligencia de los arquitectos romanos.

Tipaza ha podido conservar todos estos restos del pasado porque la ciudad fue abandonada después de la llegada de los vándalos en el siglo VI que la destruyeron por completo y que según una hipótesis la dejaron sin las canalizaciones de agua que suministraba la ciudad vecina de Cherchell por lo que los habitantes que habían huido no volvieron a ocuparla por siglos. Fue una ciudad abandonada y desierta. Solo en el siglo diecinueve los franceses empezaron a reconstruirla de nuevo y hacerla de nuevo habitable. Este hecho ha permitido que las ruinas se conserven tan bien.

Y vamos con Camus nacido en Argelia y de origen francés.

En medio de lo que queda de esta ciudad romana se encuentra en un punto elevado y mirando al mar, una columna como homenaje al escritor Albert Camus.

Camus se sentaba allí y ante este paisaje de mar y cielo, escribía, tal vez su Peste, o el Extranjero. Una vista extraordinaria por su posición con todo el Mediterráneo delante de el y rodeado de un pasado de siglos. Así que es muy posible que algunas de las páginas que me emocionaron en mi juventud de este escritor existencialista se escribieran aquí. Aun recuerdo algunas líneas, algunas ideas de el como esta: “el amor mas grande es aquel que teniendo un amigo en la cárcel, se niega todo bienestar, hasta incluso le hace dormir en el suelo para no tener mas que lo que el amigo tiene.” Me pareció al leerlo por primera vez que tenía poca lógica o no podría servir de mucho al amigo que estaba en prisión pero no lo olvide nunca, además a los 16 años yo sabia muy poco lo que era amar.

Nos han dicho que el presidente Sarkosi ha visitado este lugar el pasado invierno y se ha acercado a este lugar para recordar a su paisano. Lo habían limpiado de las hierbas que crecían en ese promontorio en honor a Sarkosi. Una anécdota extraña es que parece ser que a Camus no le gustaba la gente ni la comida de Tipaza y dicen que tampoco la de Oran. Pero ciertamente estaba enamorado de su tierra y de estos lugares. Creo que murió en Francia en un trágico accidente de coche.

En la columna dedicada a su memoria se puede leer esta frase: Je comprend ici ce qu´on apelle gloire, le droit d´aimer sans mesure .

Yo comprendo aquí eso que llamamos gloria,
el derecho a amar sin medida alguna.

A.Camus



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios