En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

WIRIKO

“Wiriko” es una palabra perteneciente a la familia de las lenguas bantúes cuyo significado hace referencia a la idea de estar despierto. En este sentido, pretendemos despertar conciencias y romper con los tópicos y estereotipos que envuelven al continente africano en lo que a manifestaciones sociales y culturales se refiere. Wiriko está en pie y con los ojos bien abiertos, atentos a todo lo que acontece en torno a las sociedades africanas contemporáneas. Muchas veces, bebiendo e inspirándonos de los frutos del pasado, y otras, escuchando los ecos en la diáspora, pero siempre, volviendo la mirada a nuestros pies, enraizados en esta tierra que tanto tiene que decir y enseñar. www.wiriko.org

Ver más artículos del autor


NoViolet Bulawayo, el nacimiento de una nueva estrella, por Wiriko

25 de julio de 2013.

Publicado por Carlos Bajo Erro

Parece queNoViolet Bulawayoestá llamada a ser la próxima (o quizá ya la actual) novelista africana de éxito. Se trata de una joven autora zimbabuense que con la publicación de su primera novela ha conquistado a la crítica literaria anglosajona. Cuando menos, el lanzamiento de We need new names, hace apenas un mes, ha atraído la atención de los medios británicos y estadounidenses y ha merecido reseñas en las ediciones electrónicas de medios como The Guardian, The Independent o The Telegraph, en Gran Bretaña, y también en The New York Times o USA Today, en Estados Unidos, así como en los propios medios zimbabuenses y de otros países africanos.
NoViolet Bulawayo. Fuente: web de la escritora

No es habitual que escritores africanos entren en el circuito de los grandes lanzamientos editoriales y mucho menos con una primera novela, pero por algún motivo la industria del libro más potente ha fijado su vista en Bulawayo. La joven novelista, además de su talento, tiene un elemento que juega a su favor: está afincada en Estados Unidos, a donde se desplazó para completar sus estudios universitarios.

Por lo demás NoViolet Bulawayo nació y creció en Zimbabwe y de hecho su universo literario es también africano, ya que esta primera obra se desarrolla en un barrio suburbial de Zimbabwe. En algunas de las entrevista que ha concedido durante esa gira promocional, la propia autora ha confesado que We need new names “es un libro tenso, pero el humor nos recuerda que no todo está perdido”. Asegura que lo importante es “captar la emoción” y a pesar del dramatismo del relato y de la dureza de la historia, Bulawayo asegura que ha “intentado celebrar la humanidad”.
Cubierta de We need new names.

La autora utiliza en su novela un recurso más que pertinente con el tono de la narración y es que los nombres que aparecen no están escogidos al azar sino que significan realmente cosas. El barrio chabolista en el que se desarrolla la acción es “Paradise”; la protagonista de historia es “Darling” y el resto de los miembros de su pandilla tienen nombres como “Bastard” o “Godknows”. Así la narración aparece llena de guiños sutiles que aparecen cuando menos se les espera. Se trata de la historia de Darling (una niña de 10 años) y sus amigos que viven desplazados en un barrio suburbial después de haber perdido sus casas. Evidentemente, la experiencia de los niños le sirve a la autora para mostrar una cruda realidad que, sin embargo, a través de los juegos infantiles y de la capacidad de los pequeños para mantener el optimismo, deja constantemente puertas y ventanas abiertas a la esperanza y a la vida.

La narración, según las explicaciones que ha ofrecido la autora en diversos medios, está firmemente enganchada a la realidad a través de diferentes costuras, que coinciden siempre con experiencias de la escritora durante su infancia en Zimbabwe. Por ejemplo, el origen de la desgracia de los pequeños protagonistas está en la Operación Murambatsvina (‘sacar la basura’) en la que las excavadoras, enviadas por el gobierno, arrasaron barrios enteros. Otro de los ejemplos, del que Bulawayo también ha hablado, es uno de los juegos que practican Darling y sus compañeros y que la autora ha confesado haber inventado con sus amigos de infancia. Los pequeños juegan a ser países y, evidentemente, todos pretenden encarnarse en lugares como Estados Unidos o Suiza, y los más desafortunados se encuentran con el encargo de personalizar Congo, Irak o, incluso, Zimbabwe. A nadie se le escapará que el juego es, en realidad, una metáfora, la muestra de lo lamentable que resulta que un rechace su propio lugar de origen y se vea deslumbrado por lo que hay más allá.

La crítica y la experiencia continúan con el episodio de la partida, respecto al que la autora se ha mostrado mucho menos locuaz en sus intervenciones. El hecho es que Darling tendrá la oportunidad de abandonar Paradise, concretamente para viajar a Estados Unidos. La experiencia de la diáspora, la dificultad de la adaptación y la lucha contra el desarraigo aparecen también en We need new names y son, por cierto, temas muy recurrentes en la novela contemporánea africana. No es extraño pensar, que en esta parte de la historia, Bulawayo también haya tirado de la experiencia propia.

Así pues, la joven novelista ha despuntado con su ópera prima, sin embargo, tenía un importante aval, el del Premio Caine para escritores africanos que ganó en 2011 con una historia corta en la que ya apuntaba algunos de los temas que aparecen en su novela, se trataba de Hitting Budapest. De este modo, no se puede decir que los editores hayan apostado a ciegas por ella. De hecho lo que más ha destacado la crítica es la honestidad de su narración y la frescura de su forma de contar, la crudeza de una historia, sin embargo, contada al mismo tiempo sin tapujos, pero con cierta delicadeza. Seguramente es esa delicadeza a la que se refiere la autora cuando dice que ha intentado celebrar la humanidad.

Original en :Wiriko



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios