En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Kassory Fofana nombrado Primer Ministro de Guinea por Alpha Condé
...leer más...

17 personas muertas y otra gravemente herida en un ataque en Níger cerca de la frontera con Malí
...leer más...

Día de la Afrocolombianidad, 167 años de abolición de la esclavitud en Colombia
...leer más...

El cantante PilAto liberado bajo fianza en Zambia
...leer más...

El “sí” gana el referéndum constitucional de Burundi con más del 70%
...leer más...

Continúa la carestía de combustible en Sudán
...leer más...

El Gobierno de la República Democrática del Congo administra una vacuna experimental contra el ébola
...leer más...

Burundi aprueba el referéndum que extiende el poder de Nkurunziza hasta 2034
...leer más...

La plataforma "Ensemble" denuncia la prohibición de sus manifestaciones en la República Democrática del Congo
...leer más...

Un nuevo aliento para las viejas medinas de Marruecos
...leer más...

El presidente de Zimbabue anunciará la fecha de las elecciones a finales de mayo
...leer más...

Dos pacientes con ébola recuperados y fuera de peligro
...leer más...

El Fiscal general de Etiopía demandará a la compañía holandesa HPFI por la patente del grano de teff
...leer más...

Cumbre del Congreso Nacional Africano sobre la propiedad de la tierra en Sudáfrica
...leer más...

El presidente de Ghana recibirá a la oposición de Togo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Rodríguez Soto, José Carlos

(Madrid, 1960). Ex-Sacerdote Misionero Comboniano. Es licenciado en Teología (Kampala, Uganda) y en Periodismo (Universidad Complutense).

Ha trabajado en Uganda de 1984 a 1987 y desde 1991, todos estos 17 años, los ha pasado en Acholiland (norte de Uganda), siempre en tiempo de guerra. Ha participado activamente en conversaciones de mediación con las guerrillas del norte de Uganda y en comisiones de Justicia y Paz. Actualmente trabaja para caritas

Entre sus cargos periodísticos columnista de la publicación semanal Ugandan Observer , director de la revista Leadership, actualmente escribe en el blog "En clave de África" en el Periódico de Catalunya" y en Periodista Digital y trabaja en la ONGD Red Deporte y Cooperación

Ver más artículos del autor


Violar sale barato en la R D Congo, por José Carlos Rodríguez Soto

24 de junio de 2013.

Violar a una mujer en el Congo puede salir muy barato, De poco sirve que la ley diga que un violador convicto se puede enfrentar a una condena de 20 años de cárcel si en enormes zonas del país nadie aplica la ley. Que se lo pregunten si no a Ernestine, de 16 años, que .el pasado mes de mayo fue violada por dos hombres de Djabira, un pueblo situado a 11 kilómetros de Faradje donde he pasado este día. Cuando fue a denunciar el caso, la policía habló con sus padres y les dijo que puesto que los muchachos eran del mismo clan de la víctima lo mejor era que “ se arreglaran de forma amigable”.

Después de varias reuniones, los ancianos decidieron que cada uno de los dos chicos pagara una multa de 50.000 francos (unos 55 dólares) y quince botellas de cerveza. Aquel extraño juicio acabó con una fiesta en la que corrieron las botellas de Primus y la gente bailó. Ernestine se sintió tan humillada que salió corriendo y desapareció del pueblo. Hasta hoy nadie sabe nada de su paradero.

El mes anterior, otra mujer del pueblo fue detenida por los soldados congoleños porque “había llegado tarde de sus campos” y eso se considera una infracción grave en esta zona donde los guerrilleros del LRA campan por sus fueros. Con esa excusa la llevaron a su destacamento, donde abusaron de ella toda la noche. Cuando la mujer denunció el caso, nadie hizo nada por detener a los soldados. Alrededor de las mismas fechas otra joven de 16 años fue violada por uno de sus vecinos, el cual fue detenido… y liberado a las tres semanas.

Todos estos casos nos los relató con todo lujo de detalles Aleko Buleza, un hombre de mediana edad que es presidente del Comité Local de Paz, una estructura de la diócesis anglicana de Aru. En su pequeña oficina no tienen ordenadores ni electricidad y recopilan su información en hojas escritas a bolígrafo. Les aconsejé que estos casos los envíen regularmente a la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Dungu, a unos 150 kilómetros de su pueblo. No sé si servirá de algo, pero por lo menos tienen derecho a que se les escuche y alguien haga algo por ayudarles.

El ambiente de falta de respeto de la ley y la indisciplina rampante del ejército congoleño es una de las causas que explican que el problema de las incursiones del LRA en esta zona siga sin resolverse. Djabira tiene una población original de 3000 habitantes, a la que hay que añadir otros 5000 desplazados que en 2009 huyeron de sus hogares para escapar de las matanzas del LRA. Dralama Tasili es uno de los campesinos que malviven hoy en uno de los asentamientos a las afueras del pueblo. Todos los días camina cinco kilómetros hasta su aldea original para cultivar sus campos, pero desde que hace dos semanas se hirió en el pie no puede ir. Si mujer, en estado de embarazo muy avanzado, tampoco puede hacerlo. Tienen cinco hijos y me dice que sólo puede pagar al escuela a dos de ellos. Un trimestre cuesta 7000 francos congoleños (unos 8 dólares), toda una fortuna para una familia que sólo come una vez al día.

En medio de esta situación de miseria me impresiona ver a personas convencidas y valerosas como los miembros del comité de paz, que luchan para que se respete los derechos de sus vecinos. Saben que arriesgan mucho y tienen muy pocos medios. Uno de los problemas de trabajar para apoyar a organizaciones de la sociedad civil en África es que fácilmente las ONG internacionales se dedican más a grupos situados en las localidades donde las comunicaciones son más fáciles, y se dejan de lado a estos grupos que necesitan más apoyo.

Aún me quedan dos días en el Congo. Seguiremos contando lo que vemos.

Original en : En Clave de África



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios