En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
China arrebata a Uganda el mercado de la pesca de África oriental
...leer más...

La expresidenta de Malaui Joyce Banda regresa tras cuatro años de exilio
...leer más...

Togo desea proporcionar a cada persona un número de identificación biométrico único
...leer más...

Joaquim Barbosa puede llegar a ser el primer presidente negro electo de Brasil
...leer más...

Jóvenes patriotas kabilistas a favor del uso de la máquina electrónica de votación en las próximas elecciones
...leer más...

El jurista Ngouda Mboup opina que "Macky y su mayoría están violando la constitución" en Senegal
...leer más...

La Unión Africana acoge el Foro de Mujeres Líderes para la Transformación de África
...leer más...

El Reino Unido quiere que Zimbabue regrese a la Commonwealth
...leer más...

Kenia prohíbe la "prueba anal" para sospechosos homosexuales
...leer más...

Descubierto en Kananga el cuerpo del profesor desaparecido
...leer más...

La juventud de Kenia insta a las corporaciones a suplir los embalajes plásticos
...leer más...

Varios muertos y heridos durante una manifestación en Madagascar
...leer más...

Tanzania, ruta clave para el tráfico de personas
...leer más...

La oposición senegalesa protesta contra la ley de patrocinio de los partidos políticos
...leer más...

Celebrado en Bahir Dar, Etiopía, el VII Foro Tana de Alto Nivel sobre Seguridad en África
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El Chernóbil africano, por Rafael Muñoz Abad - Centro de Estudios Africanos de la ULL-

19 de junio de 2013.

El premeditado derrocamiento de Gadafi generó un desmantelamiento del arsenal convencional que se amontonaba en el profundo sur libio. Francia es el factotum de occidente para cualquier cuestión de índole africana incomoda. Sus ya indisimulables intereses en el Sahel contrastan con la decidida intervención militar que mágicamente parece ya un tema olvidado y algo que nunca sucedió. Las barreduras del extremismo islámico se recogen al norte de Mali y París exalta su compromiso para con sus ahijados africanos. La gnosis intervencionista revela que Francia depende de su extensa red nuclear para generar la mayoría de la electricidad que demanda. Areva es una de las multinacionales francas que explotan las minas de uranio situadas al norte de Níger. Los depósitos de Arlit y Akokan son un filón, alguno incluso a cielo abierto, que hacen del atrasado país africano el segundo productor mundial del indispensable mineral radioactivo.

El tristemente habitual ecosistema [africano] clase política corrupta; vacio de legislación medioambiental; anonimato, pues sólo Alá sabe donde está Níger; y multinacionales desaprensivas, han hecho del país uno de los más herméticos ejemplos de la falta de ética y moral industrial. La carretera que lleva a las minas, conocida como la Route de l’uranium, es poco más que una vía semi asfaltada que gradualmente va siendo devorada por la lima del desierto en forma de arena y viento. Los convoyes son escoltados por mercenarios; y es que no son pocas las miras que muchas de las células relacionadas con Al Qaeda, han puesto en el valioso e indispensable condimento radioactivo para cocinar una bomba nuclear “sucia”.

Al ser preguntada por sus actividades, Areva [y sus filiales mineras de Cominak y Somair] tiende a desviar las respuestas sobre sus explotaciones en Níger; mira para otro lado y nos remite a un bonito e irreal discurso de cifras acerca de lo mucho que invierte en escuelas y pozos de agua. Una vez Areva agote las canteras de uranio emigrará a otro páramo africano. La ciudad minera de Arlit se convertirá en un cementerio nuclear repleto de chatarra contaminada; residuos sin tratar; cientos de enfermos de cáncer; un hospital abandonado construido ex profeso para hacer frente a las “misteriosas” enfermedades que azotan a los mineros; y lo que es peor: un ecosistema envenenado, que gracias al viento, dispersa la contaminación a lo largo y ancho del Sahel.

Areva y sus operaciones han creado una precaria sociedad minera que durante años ha llegado a trabajar a mano desnuda y alejada de todos los riesgos laborales, que ni por asomo, osaría incumplir en Francia o Suiza. El nivel freático que sustenta la ganadería de subsistencia se ha visto arruinado y tardará generaciones en renovarse; secando los abrevaderos y siendo causa directa de algunas de las revueltas touaregs; por no hablar, a raíz de la cantera nuclear artesanal que es el norte de Níger, de la avalancha de malformaciones en los embarazos de la región. Un Chernóbil africano en potencia.

cuadernosdeafrica@gmail.com



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios