En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

WIRIKO

“Wiriko” es una palabra perteneciente a la familia de las lenguas bantúes cuyo significado hace referencia a la idea de estar despierto. En este sentido, pretendemos despertar conciencias y romper con los tópicos y estereotipos que envuelven al continente africano en lo que a manifestaciones sociales y culturales se refiere. Wiriko está en pie y con los ojos bien abiertos, atentos a todo lo que acontece en torno a las sociedades africanas contemporáneas. Muchas veces, bebiendo e inspirándonos de los frutos del pasado, y otras, escuchando los ecos en la diáspora, pero siempre, volviendo la mirada a nuestros pies, enraizados en esta tierra que tanto tiene que decir y enseñar. www.wiriko.org

Ver más artículos del autor


Slam africano: ¿teatro?, ¿música?… ¡palabra pura!, por Wiriko

13 de mayo de 2013.

Autor : Carlos Bajo Erro

No diremos que es lo último y a pesar de su invisibilidad, su larga y silenciosa (paradójicamente) trayectoria demuestran que no es flor de un día. En cualquier ciudad del África subsahariana se pueden encontrar colectivos de slam o slammers individuales. Seguramente, las dificultades de definición del slam es uno de los factores que hacen difícil su visibilidad. En principio, se trata de una modalidad de poesía oral. Sin embargo, entronca, por un lado con la música y por otro con el teatro. Lo que es absolutamente indiscutible es que en el caso africano, el slam se ha convertido en una forma de poesía urbana. Atrae fundamentalmente a colectivos jóvenes, pero en todos los casos, a pesar de las variaciones en cuanto a la concepción, los autores se definen como “amantes de las palabras” y eso ya es un rasgo más que aceptable para fijarse en esta disciplina desde el punto de vista de la literatura.

Ya desde los primeros años de la década de los 2000 se van encontrando experiencias de veladas de slam que se van extendiendo por las principales ciudades africanas como si se tratase de un reguero de pólvora. Uno de los motivos del éxito es, sin duda, su proximidad con el hip hop. De hecho en muchos lugares, se entiende como una parte de esta cultura urbana, del mismo modo que ocurre con el break o los grafitis. En este caso, el rap sería la música y el slam, una especie de interpretación o declamación. Los slammers se reúnen en veladas en las que en diferentes rondas van tomando el micrófono para recitar al público sus versos. En algunos casos, incluso, estas veladas se configuran como una competición en la que el público o un jurado de slammers más veteranos proclaman al campeón.

Así, el gusto de la juventud urbana africana por el hip hop entronca perfectamente con estas experiencias de slam. Sin embargo, también se encuentran tremendas similitudes con el teatro, ya que resulta fundamental, no sólo los propios versos, sino la forma de recitarlos. El estilo del slammer no es únicamente su estilo literario, sino también el interpretativo. El teatro es también una disciplina muy apreciada en la mayor parte de los países del África negra.

Llegados a este punto es necesario repasar lo que se ha comentado y preguntarse, ¿de qué estamos hablando realmente? Decimos que el slam se extiende se afianza en las ciudades africanas porque se relaciona con el hip hop y con el teatro… ¡¡El slam es pura oralidad!! No podemos dejar que las apariencias nos engañen. Sin duda es rasgo de modernidad; es transgresión juvenil; es expresión urbana; y podría seguir la enumeración. Pero también, sin duda, es lo más parecido a las veladas de relatos tradicionales. Reivindica y transmite, pretende ser una forma de expresión libre, pero también un mecanismo de difusión de ideas y un método pedagógico. Los slammers hablan de lo que les preocupa, de temas banales, pero también de dificultades y problemas cotidianos, propios. Seguramente, se pueda interpretar de hasta qué punto la tradición oral está inserta en la cultura, tanto que es capaz de seducir incluso a los jóvenes que tienen la vista puesta en las modas y las tendencias del exterior (aunque no en todos los casos), pero en realidad involuntariamente no pueden huir de la fuerza de la palabra.

Seguramente, la libertad y la apertura de esta disciplina es otro elemento atractivo. Según las corrientes y las tendencias, los colectivos, como Vendredi Slam, en Dakar, se decantan por la vertiente más declamatoria, más teatral podríamos decir. Pero nos encontramos con experiencias en las que la música de acompañamiento gana fuerza. Incluso, en la experiencia marfileña de Vogo Soutra, se encontró un lugar para el baile. El hip hop es la piedra de toque en el caso del slammer camerunés Stone… y los ejemplos se podrían multiplicar hasta el infinito, desde Nairobi, hasta Antananarivo.

Con el tiempo, cada slammer asume sus propias normas, como ha ido ocurriendo, por ejemplo con la cuestión lingüística. Las lenguas europeas eran la base del slam, en un primer momento, pero poco a poco las lenguas locales se han ido haciendo hueco y, sobre todo, los argots urbanos, que mezclan comúnmente lenguas europeas (francés e inglés, incluso en los países francófonos) con diversas lenguas locales, dando una idea del crisol que son las ciudades africanas.

Así, el slam es pura modernidad, mientras que sin ningún tipo de contradicción ni paradoja, se puede decir que también es pura tradición.

V- SLAM Grand Theatre

Original en : Wiriko - ARTES Y CULTURAS AFRICANAS



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios