En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Reflexión sobre la situación de la enseñanza del español en África subsahariana y los factores que impulsan su expansión, por Leyre Alejaldre Biel
...leer más...
Ruanda, creación africana del tratado de Versalles (1919), por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Adónde migran los africanos, por Pablo Moral
...leer más...
Resistencia política y creación literaria en Guinea Ecuatorial, por Joseph Desiré Otabela
...leer más...
El sincretismo religioso en la población afroamericana ¿un medio de liberación?. por Khady Diouf
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una religiosa española asesinada en la República Centroafricana
...leer más...

La agroforestería crece en varias regiones africanas
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo aprueba una estrategia de integración económica para África Central
...leer más...

Médicos sudaneses en huelga en el Nilo Azul
...leer más...

La sociedad civil se implica en la crisis de las regiones anglófonas de Camerún
...leer más...

Los secuestradores de los médicos cubanos en Kenia exigen un rescate de casi 1,5 millones de dólares
...leer más...

Moïse Katumbi regresó a la República Democrática del Congo tras tres años de exilio
...leer más...

Sylvestre Ilunga Ilukamba nombrado nuevo primer ministro de la República Democrática del Congo
...leer más...

Escándalo con el Blackface en Egipto
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-05-01 / 2019-05-15]
...leer más...

El proyecto DuoDay en Reunión, un trampolín hacia el empleo para las personas discapacitadas
...leer más...

La extrema derecha de España pone en marcha un plan contra la "marroquización" de Sebta y Melilla
...leer más...

El Consejo militar y la oposición de Sudán reanudan el diálogo
...leer más...

El líder opositor de Zimbabue declara que las sanciones de Estados Unidos deberían mantenerse hasta que el gobierno se derrumbe
...leer más...

Marruecos veta la entrada al Sáhara Occidental a 5 abogados españoles y 2 noruegos
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sin tambores para despedir a Binyavanga, por Chema Caballero
...leer más...
CAN 2019: Apodos del Grupo A, por Pancho Jaúregui
...leer más...
La UE se afianza en Somaliland por Pablo Arconada Ledesma
...leer más...
La Madre esculpe silenciosamente el tejido social, por Mesa de Mujeres Afro
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a 9 de Mayo de 2019. Evolución de los casos y estado de la vacunación, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > R+JPIC > Documentos >
Las violaciones de mujeres en Nigeria
8 de mayo de 2013

¿Por qué deberíamos estar furiosos contra la cultura de Nigeria sobre la violación de mujeres?

El tema de la violación no ha recibido la atención adecuada en Nigeria. Tenemos que resaltar que las mujeres tienen derecho a sus propios cuerpos y a su sexualidad.

Como académica y activista envuelta en discusiones difíciles y honestas los temas de esta clase son parte de mi cada día. Y sin embargo ningún otro tema político me ha dado tanta frustración, furia y trastorno emocional como es la crisis de la violencia sexual y la violación en la sociedad Nigeriana.

A menudo cuando inter cambio mis ideas y opiniones con mis hermanos y hermanas de Nigeria sobre este problema, me encuentro sobre pasada por la ira y por tanto forzada al silencio. Eso o sino encontrarme tan frustrada por la manera de como se trata el tema de la violencia y la violación de una manera tan despectiva que la conversación invariablemente termina sin ser de utilidad para crear más conciencia y más conocimiento. Lo que normalmente aparece después es la ira por la naturaleza tan deconstructiva del dialogo y mi inhabilidad de persuadir a los otros individuos de reflexionar más críticamente sobre este tema.

Pero igual que la famosa activista de derechos humanos y educadora André Lorde nos recuerda, no toda la ira es no- productiva, de hecho existen “usos” de la ira. (Lorde 1984/2007). Como ella lo expresa “la ira expresada y traducida en acción al servicio de nuestra visión y nuestro futuro es liberadora y un acto que refuerza la clarificación”
(p.127). Para estar segura, cuando llega a la crisis de la violación en Nigeria, existen numerosas razones de estar furiosa.

Existe el asunto de esos Nigerianos que verdaderamente descartan la violación fuera de los temas a pesar de que la evidencia muestra lo contrario: la resistencia que oponen los que quieren minusvalorar sus significado en relación con la desigualdad estructural, la corrupción, y el desempleo masivo que está plagando la vida diaria de la mayoría de los Nigerianos. Y además existe la tendencia aplastante entre muchos de nosotros de individualizar el problema de la violación y de separarlo del más extenso sobre la devaluación y la opresión a las mujeres en la sociedad de Nigeria.

A menudo en estas discusiones, la perpetración de violación y violencia sexual contra las mujeres no tiene mucha importancia. El tema de mayor importancia, es el de la regulación y el control de los cuerpos de las mujeres y su sexualidad dictados por hombres de estado y las autoridades religiosas. Por lo que no es raro escuchar a los que ponen la responsabilidad en las mujeres, urgiéndolas a disciplinas morales y a seguir caminos “más rectos” para evitar así ser violadas por sus tíos, padres, maridos, ladrones y demás.

Por lo que reflexionando en cómo están las cosas en el momento, no es sorprendente que la furia surja como una emoción fuerte. Sin embargo, y a diferencia anterior, ahora creo que esta ira puede convertirse en el ímpetu para organizar y movilizar políticas concertadas con aquellos Nigerianos que disciernen y que están encolerizados ante el azote de la violencia sexual que amenaza la vida diaria de nuestras hermanas en el país. Siguiendo los pasos de Andre Lorde, he decidido que esta ira no debe de incapacitarme. No necesita conducirme al silencio y la inacción.

Puede ser re dirigida como la energía y la fuerza que nos inspire plantar nuestros pies firmes en el terreno de batalla de los derechos de las mujeres sobre sus cuerpos y su sexualidad. Mi furia continua es por tanto un testamento a mi compromiso para erradicar esta plaga social. Hasta que todas las mujeres en Nigeria tengan el derecho de determinación sobre su autonomía sexual. Hasta entonces escojo estar furiosa. Y existen también tres razones por las que ustedes también deberían estarlo.

La primera es que el tema de la violación y la violencia sexual no está removida de los temas socio económicos sino que es parte de ellos. Estudios han demostrado que la violación es mayor en lugares en que la mujer tiene una economía muy baja. Esto significa que la pobreza creciente en Nigeria por encima del 61% (y las mujeres son una gran parte de los pobres) ayudaría a afianzar la violencia sexual en la sociedad de Nigeria.

Además, es imposible el divorciar la cultura de corrupción de Nigeria de la cultura de violencia sexual y esto es verdad en todas las instituciones de Nigeria. Dentro del sistema corrupto de la Educación en Nigeria, la autonomía de las mujeres es pateada por los administradores, profesores y estudiantes mismos. Dentro del sistema de Justicia criminal, las mujeres siguen a riesgo en un sistema legal que continua a sancionar la violación marital, pero que falla en perseguir efectivamente la violencia sexual contra la mujer y por los representantes políticos y legales que fácilmente ponen la culpa de la violación en las victimas. En Nigeria las mujeres no están seguras incluso cuando se encuentran en custodia policial.

¿ Qué significa esto?. Significa que la opresión de la mujer en Nigeria tiene que ser entendida como algo compatible con la opresión sistemática de toda la clase trabajadora y de la gente de los pueblos por la elite social y económica. Esto también significa que aquellos que desean un cambio radical en el statu quo actual político y económico deben adoptar una comprensión holística de opresión en la cual las mujeres por su género son una parte muy significativa de ella.

Segundo, los derechos de las mujeres son derechos humanos. Entonces, si una persona está indignada verdaderamente por las violaciones de los derechos humanos que caracteriza a Nigeria entonces debe de añadir la violación y autonomía de los cuerpos de las mujeres en su lista. Si usted está furioso por la negación de los derechos a los ciudadanos de elegir libremente a sus representantes sin amenazas de restricciones militares sobre nuestra libertad de expresión y el conflicto de clases el cual deja a la mayoría de nigerianos vulnerables a la explotación de los cleptocratas entonces usted. debería sentirse por el fracaso de Nigeria de tomar los derechos de la mujer seriamente.

Si usted está furioso por ignorar los derechos humanos a los pobres por la ley reforzada y corrupta en los sistemas judicial y político, entonces debería de levantar su voz fuertemente y con furia contra aquellos que niegan a las mujeres sus derechos humanos de actuar solo con consentimiento en el marco de la actividad sexual.

La tercera razón de estar furiosa es la ausencia de datos y estadísticas completas y accesibles sobre violación y violencia sexual en el país con dos veces más de victimas sobrevivientes de violación. Además, las escasas estadísticas sobre violencia sexual hace que el sufrimiento de muchas mujeres y jóvenes sea invisible en todo el país.

Aunque guardar estadísticas no es algo que las autoridades Nigerianas hacen bien, esta negligencia se convierte en algo criminal con respecto al tema de la violación. Este estado de cosas hace que muchos Nigerianos sigan ignorantes de esta crisis y se queden sorprendidos cuando los detalles de la violación, como la del incidente de la Universidad del estado de Abia, salió a la luz. Y a pesar de que se negó y se hizo un borrado institucional, las mujeres de Nigeria saben que existió.

Esto lo sabemos por nuestras experiencias individuales y colectivas. Sabemos que la cultura de la vergüenza ayudada por la moralización religiosa que atribuye a las víctimas de violación y violencia sexual la responsabilidad de su sufrimiento, silencia a aquellas que darían un paso en frente para contar sus historias.

Sabemos que la sociedad Nigeriana es una en donde las mujeres son socialmente y económicamente perseguidas y castigadas por ser víctimas de violación. Y sabemos del silencio y el fracaso de nuestro gobierno en este tema, a pesar de los informes de Amnistía Internacional y otras organizaciones internacionales que testimonian de su existencia , hablan de la complicidad del Estado y de la continua opresión de las mujeres.

Y si tu madre, hermana, amiga, mujer o hija ha sido víctima de la violencia sexual y ha visto sus experiencias de trauma negadas y borradas del estado, entonces usted también debería estar furioso.

Y sin embargo nuestra ira solo está comenzando. Como nos recuerda Andre Lorde , debemos de utilizar nuestra ira como una fuente importante de poder en nosotros (p.130) para que nos ayude a visionar una sociedad futura distinta. Esta será una sociedad en la que los cuerpos de las mujeres no son lugares a donde se desplaza el poder masculino y se les hace objeto y deshumaniza. Sera justo una comunidad en las que las mujeres serán reconocidas como seres humanos.

La pregunta es ¿ Como usted y yo utilizaremos nuestra ira?

Ijeoma Ekok

* Ijeoma Ekoh es una estudiante de doctorado en la Universidad de York y miembro de la Red de Pan-Afrikan Solidarity, una organización política dedicada a la emancipación de los pueblos Africanos a través del mundo de cualquier clase de explotación.

Pambazuka News

[Traducción, Amparo Cuesta]

[Fundación Sur]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios