En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Crisis en la educación en Guinea, el diálogo de sordos continúa entre el Estado y el sindicato de docentes
...leer más...

Violentos enfrentamientos entre el ejército y manifestantes en Comoras
...leer más...

Las diecisiete apelaciones presentadas a las presidenciales de Camerún se estudiarán hoy 16 de octubre
...leer más...

Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal
...leer más...

Sierra Leona descarta un aeropuerto de construcción china
...leer más...

Una madre de trillizos en Sudán del Sur pide ayuda
...leer más...

Zahra Iyane Thiam firma un acuerdo de atención para las mujeres en Senegal
...leer más...

200.000 congoleños expulsados de Angola
...leer más...

Burundi culpa a Bélgica del asesinato de un héroe nacional
...leer más...

La Unión Africana analiza mecanismos para desarrollar el sector agrícola africano
...leer más...

El movimiento Mouwatana de Argelia exige la dimisión del Presidente Bouteflika
...leer más...

Filtraciones en el recuento dan la victoria a Paul Biya en las presidenciales de Camerún
...leer más...

Senegal acogerá los Juegos Olímpicos de la Juventud en 2022
...leer más...

Los evangélicos de Angola indignados ante el decreto gubernamental sobre plataformas religiosas
...leer más...

El recuento provisional en las municipales de Mozambique da el triunfo al Frelimo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

afribuku

afribuku pretende hacer descubrir y reflexionar sobre manifestaciones culturales africanas contemporáneas de interés, divulgándolas a través de esta página y de las redes sociales. En África existen numerosas propuestas artísticas de excelente calidad que permanecen ocultas a los ojos del mundo. Es necesario que todos aquellos que creemos en una visión más realista y honesta de África tratemos de que la comunidad iberoamericana se familiarice y comience a disfrutar de la gran diversidad que ofrece este continente.

Ver más artículos del autor


El maloya de la Isla de la Reunión: raíces de libertad, por Afribuku

20 de diciembre de 2012.

Por Ángela Rodríguez Perea

Hoy 20 de diciembre de 2012, siguiendo los rumores y a los crédulos y a los soñadores, será nuestro último día en el mundo. Un mismo día hace 164 años, el 20 de diciembre de 1848, en la ciudad de St. Denis, capital de la isla de la Reunión, también se celebraba el final de una era a ritmo de música maloya: la abolición del esclavismo había llegado y el 21 de diciembre la isla se despertaría bajo un nuevo sol.

La Reunión es un departamento francés situado en el Océano Índico, en el archipiélago de las Mascareñas (junto con Mauricio y Rodrigues), al este de Madagascar. Antiguamente denominada Bourbon, es probablemente una de las grandes desconocidas para nosotros, hispanohablantes; apenas un pequeño punto en medio del océano en el mapamundi, pero que a pesar de su reducido diámetro hace honor a todas sus denominaciones: la isla intensa, la reunión de todas las culturas. De ser un trozo de tierra no habitado por la especie humana, ha pasado a ser el melting pot de tres continentes: África, Asia y Europa. Un triple cruce de culturas y rostros que, como si de magia se tratase, se reflejan en la propia fisonomía geográfica de la isla, con sus tres circos naturales, consecuencia de la evolución geológica provocada por el volcán, aún activo. Vistos desde el cielo, Mafate, Salazie y Cilaos (nombres respectivos de los circos) presentan una forma casi geométrica que nos convencería, si también fuésemos completamente soñadores y crédulos, de que el futuro social y cultural de la Reunión estaba ya predestinado desde el principio…

La música maloya es el vértice de encuentro de todas esas culturas presentes en la isla, igual que el criollo reunionés es la lengua que las vehicula y las hace una sola. El maloya nació a finales del S.XVII como tantas otras músicas criollas del Caribe o Norte América, como una evolución de la música de origen de los esclavos de las plantaciones, procedentes de la costa de Madagascar y de Mozambique. La creación de melodías era una manera de escapar de la dura realidad a la que estos esclavos estaban encadenados.

Pero el caso del maloyapresenta una importante peculiaridad con respecto a músicas como el gospel o la salsa pues, mientras éstas fueron rápidamente aceptadas, la sociedad reunionesa de origen europeo relegó el maloya al ámbito de lo secreto y lo prohibido. Como cuenta el escritor Mario Serviable, era una música que asustaba, pues se asociaba a las prácticas mágicas de origen africano y a la amenaza de una rebelión violenta contra los amos. De hecho, la palabra “maloya” significa “brujería” en algunas zonas de Mozambique como el Zambeze.

A partir de ese momento de inflexión que fue la prohibición de la trata de esclavos, en 1848 la necesidad de mano de obra provoca que un gran número de indios desembarquen en la Reunión para trabajar, integrando el elemento social asiático en la población. A pesar de la nueva situación legal, los llamados “malbars” trabajan prácticamente en las mismas condiciones que los antiguos esclavos, codo con codo, y a través de esta proximidad asimilan la lengua y la tradición, contribuyendo así a la preservación del maloya.

La sociedad continúa profundamente separada y la música es un reflejo de ello, instalándose un doble eje en el que el Sega, música de origen europeo cantada en criollo, representa a la población europea y a la cultura oficial. Han quedado en el olvido los primeros años de vida de la isla en la que el mestizaje era más la regla que la excepción.

Apartada siempre a un segundo plano, la situación del maloya empeora en los años 60 del siglo XX, momento de leves convulsiones políticas. Esta música empieza a identificarse con la lucha social y el hecho de que el partido comunista reunionés la utilice como un símbolo es una provocación para la metrópolis. El gobierno central decide pura y llanamente prohibir toda manifestación del género, incluso en el ámbito familiar y privado. Las sanciones van desde multas a confiscaciones de los instrumentos tradicionales, (el roulé, el kayamb y el piké). El criollo también está prohibido en las escuelas, así como toda enseñanza de la historia inherente de la isla. Toda identidad propia intenta en definitiva ser borrada.

No será hasta los años 70 cuando el maloya empiece a ver de nuevo la luz, irónicamente gracias en parte a aquellos que fueron sus enemigos. La recuperación del patrimonio fue impulsado por la iglesia, historiadores locales, el partido comunista y grupos de jóvenes que se sienten implicados. Conseguir que el maloya salga del silencio en el que ha sido sumido no es tarea sencilla y se topará con el rechazo una parte de la población; la labor será llevada a cabo al principio por artistas como el músico Firmin Viry o el grupo Kaloupilé, grupo tradicional de música y danza formado por jóvenes reunioneses que es el fruto de un intenso trabajo de investigación social de campo. A pesar de las primeras reticencias, “lo natural sale siempre a galope” y el maloya vuelve a florecer fácilmente desde dentro de la propia población, como recuerda Jacqueline Farreyroul, miembro del famoso grupo Kaloupilé.

El principal representante del género es, aún actualmente, el gran Dani Waro (aparece en el pequeño documental), músico respetado y casi adorado por todos y que es una prueba física del mestizaje racial y cultural de la Reunión, mostrando que el maloya no es ni mucho menos exclusivo de la raza negra.

A las raíces tradicionales se sumará pronto la fusión y la evolución del género, con grupos como Ousanousava, Ziskakan o el mítico Alain Peters, fallecido prematuramente, que se atrevieron a combinar con el maloya elementos de la música moderna anglosajona o a introducir instrumentos ajenos como el sintir, guitarra-bajo gnawa de tres cuerdas.

La evolución ha continuado hasta hoy a través de músicos como Sami Waro, hijo de Dani y todo un talento musical que ha sido el primero en proponer un cuidado y delicioso maloya electrónico. Pero también el grupo Andemyaque tocan, según sus propias palabras, “maloya endémico”, una lograda mezcla de maloya y rock progresivo.

El maloya es en definitiva un género amplio y riquísimo, cuya historia y características son difíciles de presentar en un solo artículo. Hoy está reconocido como patrimonio inmaterial de la humanidad. A pesar de su desarrollo, esta música ha continuado tratando temas de gran contenido social y que hacen referencia a los problemas de los habitantes de la antigua Bourbon, y siempre con letras en criollo.

Aquel 20 de diciembre no tan lejano fue la primera vez que el maloya, que había llegado desde el continente negro, se tocaba a plena luz, en la mismísima plaza central de la capital. La noche de este próximo jueves, mientras por el mundo algunas personas se acurruquen en un rincón de sus casas temiendo lo peor, en la isla de la Reunión se conmemorará una vez más a ritmo de tambores la “Fèt kaf”: la fiesta de los “cafres”, descendientes de los esclavos de origen africano, pero también la gran celebración de la conquista de la propia identidad, que en este caso no conoce de color o religión, menos aún de meteoritos ni de la sumisión a otras amenazas, reales o imaginarias.

Original en : Afribuku



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios