En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Transiciones posconflicto y justicia transicional en Uganda, por Lázaro Bustince
...leer más...
Visión de UNITA del estado de Angola
...leer más...
Alemania reconoce su genocidio en Namibia, por Carlos Font Gavira
...leer más...
África en la agenda externa de la administración Macri (junio 2016 - junio 2017), por Carla Morasso
...leer más...
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Un nigeriano de 12 años premiado por hacer que las matemáticas sean más fáciles de aprender
...leer más...

Cancelada la visita de seis jefes de estado de la CEDEAO a Guinea-Bissau
...leer más...

El presidente de Cabo Verde recibido por el Papa en el Vaticano con la beatificación del esclavo Manuel en la agenda
...leer más...

El Gobierno de Sudán del Sur es presionado para establecer más escuelas de educación especial
...leer más...

Seychelles negocia un nuevo plan de cuidado renal
...leer más...

Zimbabue financia un proyecto de 10 millones de dólares para la ordenación de tierras y bosques y la resiliencia de 70.000 hogares
...leer más...

El gobierno de Burkina Faso niega los rumores de una "redada general" en Uagadugú
...leer más...

El gabinete de Etiopía aprueba un proyecto de ley para combatir las “fake news” y la incitación al odio
...leer más...

El ministerio de trabajo de Yibuti recuerda que el trabajo infantil está estrictamente prohibido en su país
...leer más...

El Ministerio de Hacienda de Kenia solicita al Parlamento que aumente el presupuesto en 767 millones de euros
...leer más...

Reunión de la Internacional Socialista en Cabo Verde
...leer más...

La empresa Saipem se adjudica un contrato de gasoducto de 100 millones de dólares en Guinea Ecuatorial
...leer más...

Incendio en el hospital de Mombasa tras la explosión de una botella de gas
...leer más...

Nueva ginebra sudafricana aromatizada con excremento de elefante
...leer más...

La sequía amenaza al ganado en la zona oeste de Zimbabue
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Reche, Paquita

Nació en Chirivel (Almería). Estudió Magisterio en Almería, Licenciaturas de Pedagogía y de Filosofía, en la Complutense de Madrid.

Llegó por primera vez a Africa en 1958 (a Argelia): después estuvo en Ruanda, Guinea Ecuatorial y desde el 1975 en Burkina Faso.

En África trabajó como profesora en el Instituto Catequético Lumen Vitae de Butare, Profesora de enseñanza secundaria de español y filosofía; Universidad Popular (filosofia). También ha colaborado con Asociaciones de mujeres y con niños de la calle en Burkina Faso.

Está en España desde 2004, actualmente, en Logroño. Colabora con la revista de los misioneros de África "Africana", Los Comités de Solidaridad con África Negra y con Rioja Acoge.

Ver más artículos del autor


Mujeres comprometidas con víctimas de la violencia sexual en RDC, por Paquita Reche, mnsda

17 de diciembre de 2012.

De nuevo se ha reavivado el rescoldo de la guerra en el Kivu. Una guerra que no ha cesado prácticamente desde 1996 y cuyo origen se remonta a las tensiones causadas tras el genocidio de 1994 en el vecino Ruanda y la masiva huida de hutus a esta región oriental de la República Democrática del Congo. De nuevo recrudecimiento de la violencia, una violencia que facilita y enmascara el expolio de minerales. Como bien dijeron los Obispos, denunciando una vez más la escalada de la violencia hace pocos meses: “Las guerras en RD Congo, han sido y son frecuentemente guerras de depredación interna y externa”. En el mismo documento lamentaban que “el país se viera plagado de una multitud de señores de guerra”, y señalaban la urgencia de poner fin a esta situación, para que “todos los grupos armados, tanto de origen nacional como extranjero, sin lo cual asistiremos a la instalación de la inestabilidad”. Estos días Amnesty Internacional habla de numerosos crímenes imputables al M23 y a otros grupos armados como las Fuerzas democráticas por la liberación de Rwanda (FDLR), los Raia Mutomboki, les Nyatura et les Maï Maï… El drama de conflictos y guerras a repetición se ha cobrado en 16 años 6 millones de muertos y 500.000 mujeres violadas, sin distinción de edad de 4 a 70 años.

Las violaciones han sido empleadas y siguen siéndolo para desmoralizar al enemigo. Cuando la violación se convierte en arma de guerra, además de perseguir la muerte moral y social de la mujer se persigue humillar al adversario y matar moral y socialmente a una comunidad. La violación utilizada como arma de guerra, ha alcanzado en la RDC proporciones inimaginables. Estos actos de barbarie han sido cometidos por hombres armados ruandeses refugiados en el Kivu, por soldados de ejércitos regulares de Uganda, Ruanda, Burundi, soldados de la Unión Congoleña para la Democracia y en algunos casos hasta por miembros de la MONUC, ¡que están para proteger a los civiles! Se calcula que el 70 % de las mujeres y niñas han sido violadas o sexualmente mutiladas.

Las consecuencias de estas violaciones son extremadamente graves para las víctimas y la sociedad, ya que van desde la transmisión del virus del sida al traumatismo profundo, pasando por la exclusión social. También lo son para la sociedad. Con las violaciones se pretende resquebrajar a la sociedad, ya que en la mayoría de los casos, las mujeres que son los pilares que mantienen unida a la familia, son expulsadas de sus hogares y la familia queda rota.

Numerosas voces se han alzado para denunciar esta situación: Iglesias, ONGs´, Asociaciones de mujeres y otros miembros de la sociedad civil. Hace pocos meses, hemos podido oír la voz del doctor Denis Mukwege ante las Naciones Unidas: “Las mujeres víctimas de violencia sexual en el Este de la República Democrática del Congo (RDC) viven en la deshonra. De forma permanente tengo ante mis ojos las miradas de las ancianas, de las hijas, de las madres e incluso de los bebés deshonrados”.

Pocos días después de su intervención, el Doctor Mukwege, ginecólogo congoleño que desde hace años intenta ayudar en el Hospital Panzi a mujeres y niñas violadas y mutiladas con tal sadismo que sufrieron daños irreparables en su sistema reproductivo y digestivo, fue atacado en su residencia y se ha visto obligado a abandonar Bukavu.

Junto a las víctimas de violaciones hay mujeres especialmente comprometidas que las apoyan: trabajadoras sociales, abogados médicos... Son numerosas, aunque sólo ponga nombre a dos de ellas. Las dos han sido galardonadas por su trabajo. Se llaman Sylvie Muanga y Matilde Muhido.

Sylvie Maunga. Es cofundadora de SFVS (Sinergia de las Mujeres Víctimas de la Violencia Sexual). Tiene apenas 40 años y se define como “una más de las personas comprometidas en el Kivu”. En 2008 recibió el premio “Mujeres creadoras de Paz” del Instituto JB para la Paz y la justicia.

Después de terminar sus estudios de derecho en la Universidad Libre de los Grandes Lagos de Goma en 1999, trabajó como abogada en distintas ONG que asisten a mujeres víctimas de violaciones.

Hija de un opositor, Sylvie creció en una familia abierta que la animó a intervenir en debates políticos y le ayudó a tomar conciencia de las injusticias sociales y las violencias hacia las mujeres, a comprometerse en el terreno de la justicia social y orientar allí su vida profesional.

Cuando en Julio de 2006, se organizaron en RDC las primeras elecciones democráticas, Sylvie organizó talleres de aprendizaje de la democracia y toma de decisiones, con el objetivo de poder elegir un candidato por su programa y no por su origen étnico.

Después de unos años en el Instituto Vida y Paz, empezó a trabajar como consultora en ICCO (Organización entre Iglesias para la Cooperación al Desarrollo, que proporciona asistencia a víctimas de violaciones sexuales, en diversos aspectos: psicológico, médico y legal. Un trabajo que no es fácil desde varios puntos de vista. En el terreno legal, por la situación de un país en estado endémico de guerra, sin democracia, y donde reina la impunidad. En el terreno médico tampoco lo es. Las mujeres víctimas de violación que han sido infectadas por el VIH/SIDA se resisten a ir a los centros de salud, por miedo a que su violación se haga pública. Es preciso todo un trabajo de sensibilización, de formación y mediación. La mediación es el aspecto de su trabajo que Sylvia prefiere, dice que y gracias a él van cambiando las cosas y se puede comprender mejor que la mujer violada no es culpable y necesita ayuda. Esto puede evitar que sea expulsada del hogar.

Matilde Muhindo recibió en 2008 el premio Human Right Watch. Siendo parlamentaria fundó un comité para investigar la violación como arma de guerra. Estuvo al frente de la Coalición de Mujeres que trabajó para que se aprobase una ley contra la violencia sexual. Su compromiso para apoyar a las víctimas es muy fuerte. Ha ejercido presión ante los Estados Unidos y Europa para que se detuvieran las atrocidades que se han cometido y se siguen cometiendo en el este del Congo. Matilde se ha enfrentado a amenazas de muerte por su trabajo, pero se niega a permanecer en silencio y se dedica cuerpo y alma a trabajar para prestar asistencia a las víctimas de los abusos de la violencia sexual. Desde hace unos años trabaja en el Centro Olame, que presta atención psicológica de urgencia y asistencia a las víctimas de abusos y ayudarlas para que puedan luchar contra la discriminación y ponerse en pie para empezar una nueva vida.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios