En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Cuco y Azarev, Por Rafael Muñoz Abad*

19 de octubre de 2012.

Cansado de predicar en el desierto sobre las serias consecuencias del derrumbe libio; de esa chorrada llamada primavera árabe con la que los intelectos de café e ipad se ponen interesantes; del cansino paciente saharaui y su carcelero moro; o de la oportunidad que deja pasar Canarias y España descuidando una y otra vez sus políticas africanas, he optado por acercarme a una reflexión oportuna por lo sucedido pero no por ello menos real. No deja de ser paradójico cómo hasta las relaciones que tenemos con nuestros animales de compañía sufren un serio revés cuando se analizan desde diversos prismas.

Me decía el dueño del albergue en Chinguetti, que aquí gatos y perros son un lujo superfluo; carecen de utilidad alguna; y si vienen al mundo, ellos tienen que arreglárselas por sí mismos. Solo se llora una cabra o una camella, pues dan de comer a muchos. Enfoque que incluso dentro de África sufre otra drástica variación. En la sofisticada y urbanita Sudáfrica prolifera todo tipo de perros con los más altos pedigríes. Animales que gozan de una atención sanitaria que muchos niños africanos jamás la tendrán. Cuando Azarev murió, su adiós no fue en vano. Su cuerpo dio de comer a muchas familias. Su dueño la despidió como una camella que había alimentado a sus hijos durante años y como la necesidad diluye el sentimiento, no había carne que tirar ni piel que desaprovechar.

Risueño, me decía Ibrahim, que en su país la idea de perrera o refugio animal es impensable, resultándole chocante e infantil el exceso de atención que los animales domésticos sufren en Europa. Aquí solo son una boca más, y si no suman, sobran. No cabe el sentimiento. Cuco murió hace una semana. Fue un perro fiel y valiente, hasta su último suspiro, un amigo de verdad. Hicimos todo lo que en nuestra mano estuvo para darle una vida digna pero necesitaba descansar junto a Azarev. Y es que hasta para nacer animal, hay que tener suerte en este loco mundo. Feliz descanso y gracias a los dos. La próxima semana, hablamos de pesca ilegal.

*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL

cuadernosdeafrica@gmail.com

Original en : Diario de Avisos



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios