En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una delegación de la Unión Africana visita Madagascar para evaluar la situación interna
...leer más...

Día Internacional de Mandela
...leer más...

Admira António primera mujer comandante de aeronave comercial en Mozambique
...leer más...

El ministro de Justicia de Benín inaugura una nueva prisión en Savalou
...leer más...

Sudáfrica emite moneda con la imagen de Mandela para conmemorar el centenario de su nacimiento
...leer más...

Yibuti invierte 10 millones de euros en apoyo de infraestructuras y actividades económicas
...leer más...

Campaña presidencial en Malí Oumar Mariko del opositor SADI promete un país justo y soberano
...leer más...

Multitudinaria manifestación en Rabat en solidaridad con los detenidos del movimiento Hirak del Rif
...leer más...

Chamisa declara que el ejército de Zimbabue ha abandonado al Zanu PF
...leer más...

El Movimiento Potal de Kenieba prioriza la paz en Malí
...leer más...

Human Rights Watch denuncia las violaciones de Derechos Humanos en la cárcel de Ogaden
...leer más...

China formaliza su presencia en Burkina Faso
...leer más...

Egipto y China refuerzan su relación comercial
...leer más...

La consideración de la mujer en la Cabilia
...leer más...

Sube el precio de la gasolina en Guinea
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


Alambradas, pirámides y zancadillas , por Rafael Muñoz Abad

10 de septiembre de 2012.

En plena crisis económica pero sobre todo de valores, Europa se debate bajo un trance de identidad que la obligará a reinventarse para escapar del encorsetamiento de una gerontocracia, que es incapaz de tomar una decisión en unos momentos en que medio planeta observa la deriva de la pax europea con pavor y a la vez como una oportunidad. Europa es tan vieja como la historia. Rancia. Me recuerda a esos clásicos que piden un embrague nuevo porque este ya no da para más.

Paradójicamente, África es más añeja pero mantiene esa frescura vital del que si sabe reinventarse. Desde las orillas al sur del Mediterráneo, el Viejo Continente sigue siendo el maná que miles de jóvenes africanos anhelan. El nuevo orden mundial ya va tomado forma y África incorpora a su más poderosa renta al pelotón de las economías que más crecen.

Sudáfrica, en breve, se erigirá como una despuntante potencia ya no sólo minera sino agroalimentaria y tecnológica. El tigre africano ha colocado tres universidades entre las mejores del ranking mundial. Simultáneamente, muestra al mundo un claroscuro donde la modernidad convive en simbiosis con un gran número de problemas sociales aún por resolver y, cuya raíz, hay que buscarla en las estructuras sociales heredadas del apartheid. Tradicionalmente, los movimientos migratorios han sido sur norte. Si Europa levanta alambradas administrativas y muros para frenar la marea humana que periódicamente llama a sus puertas en busca de pan, Sudáfrica empieza a hacer algo similar para canalizar el flujo, esta vez norte sur, que ve en su crecimiento económico una oportunidad. Y es que la joven democracia está libre del yugo neocolonialista que maniata al resto del continente y no permite que potenciales aspirantes a BRICS sigan sus pasos. Mientras se cocinan nuevos dirigentes que tomen el relevo de los Ali o Mubarak para que duren otro medio siglo, las primaveras árabes han sido tratadas con antialérgicos occidentales para evitar que estas realmente florezcan y logren ser dueñas de sus designios. Una vuelta al pasado; más de lo mismo; patada a seguir. Incluso el pensamiento demográfico sufre un revés. Las pirámides poblacionales de base ancha y típicas del tercer mundo empiezan a verse con otros ojos. Una población joven y emprendedora que puede incorporarse a las dinámicas economías de naciones como Brasil o la propia Sudáfrica, que crece a una media del 3% desde inicios de año. En el 2050, la pirámide sudafricana será muy similar a las de los países europeos más desarrollados. La diferencia estribará en que su economía tiene unas perspectivas de crecimiento y un panorama muy halagüeño; donde un envejecimiento poblacional, a día de hoy, no se antoja como un handicap. Realidad que si es una zancadilla en esta Europa, que demandará mano de obra para mantener a millones de octogenarios cebados por las altas esperanzas demográficas producto del estado de bienestar.

Original en: Diario de Avisos



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios