En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Esta historia es verdadera desde que la inventé, por Literafricas
...leer más...
Karlos Zurutuza tierra adentro en Libia, por Roge Blasco
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
El Imán que salvó la misión Católica, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Por qué Mandela es un héroe global, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Reche, Paquita

Nació en Chirivel (Almería). Estudió Magisterio en Almería, Licenciaturas de Pedagogía y de Filosofía, en la Complutense de Madrid.

Llegó por primera vez a Africa en 1958 (a Argelia): después estuvo en Ruanda, Guinea Ecuatorial y desde el 1975 en Burkina Faso.

En África trabajó como profesora en el Instituto Catequético Lumen Vitae de Butare, Profesora de enseñanza secundaria de español y filosofía; Universidad Popular (filosofia). También ha colaborado con Asociaciones de mujeres y con niños de la calle en Burkina Faso.

Está en España desde 2004, actualmente, en Logroño. Colabora con la revista de los misioneros de África "Africana", Los Comités de Solidaridad con África Negra y con Rioja Acoge.

Ver más artículos del autor

“La Grulla coronada y la Rana” , Traducido y presentado por Paquita Reche, mnsda.
20/07/2012 -

Este cuento pertenece a la tradición oral de Burundi. Los protagonistas son la Grulla coronada y la Rana. Dos animales de lo más opuesto por su morfología y los sentimientos que pueden inspirarnos. Si uno atrae por su elegancia y belleza, no se puede decir lo mismo del otro. Hay varios cuentos tradicionales, en los que aparecen como protagonistas estos animales, en situaciones distintas. Una lectura de primer nivel de este cuento, nos muestra el mismo mensaje didáctico: sea cual sea la apariencia de una persona lo que cuenta es el corazón embellecido por la generosidad, la humildad y el trabajo. El valor de la persona reside en él, que es “el rey de la persona”, como dice un proverbio.

El cuento responde a una pregunta importante, a saber dónde residen la belleza y el valor del hombre, pero también puede tener una lectura en clave política, que reivindica los mismos derechos y la misma dignidad para todos, sea cual sea su origen y apariencia.

Por no haber sido reconocidos estos derechos, la historia de Burundi ha estado escrita con sangre desde 1962 víspera de la independencia, hasta fechas muy recientes. Hoy, se admite la posibilidad de que para gobernar no es necesario pertenecer a tal o tal grupo étnico, pero en algún momento no era raro oír: “es absurdo que un sapo pueda gobernar a una grulla coronada”.

Este cuento puede recordarnos, a cada uno de nosotros, algo importante: Independientemente de la apariencia o del origen, todos los seres humanos tienen derecho a ser reconocidos y respetados. Como bien dijo en cierta ocasión Saramago: “Todos tienen derecho a un lugar en la tierra, no hay motivo para que yo, por el hecho de ser blanco, católico, rubio, indio, negro, amarillo, sea superior. No podemos darnos el lujo de ignorar que el respeto humano es la primera condición de convivialidad”.

Un día, el Rey decidió casarse y deseaba elegir a la mejor de las reinas. Para ello convocó a sus súbditos para informarlos. Cuando se presentaron ante él les dijo:

- Ha llegado la hora de que elija a una esposa. La elegida será aquella que me traiga el mejor regalo.

La Rana y la Grulla coronada participaron en el concurso y se pusieron en ruta para ofrecer un presente al rey como él lo había pedido.

La elegante y hermosa Grulla pensaba que el mejor regalo que podía ofrecer era su belleza. Y durante todo el camino no cesaba de repetir con orgullo:

- Ndi muwiza, ndi mwiza, soy bella, soy bella.

La Rana avanzaba con mucha dificultad llevando su regalo y repetía humildemente:

- Agatiwa ariko, agatiwa ariko, lo que cuenta es la belleza del corazón.

Las dos se presentaron en la corte del Rey. La Grulla, que no había transportado ninguna carga, llegó fresca y hermosa.

Repetía las palabras que había pronunciado durante todo el camino:

- Soy bella, soy bella.

Todo lo que tenía que ofrecer era eso: su bella apariencia.

La Rana llegó sudorosa y cansada por el peso del fruto de su trabajo que quería ofrecer al rey.

El Rey, sin fijarse en las apariencias, viendo la generosidad y el esfuerzo hecho por la Rana, comprendió que la verdadera belleza reside en el corazón. La eligió como esposa. Y le concedió todos los honores debidos a su rango.

Cuento Recogido por G. Dubé


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios