En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
La evolución de la utilización de los niños soldado en el continente africano
...leer más...
25 de Mayo Día de África algo más que un día . por Liliana A. Negrín
...leer más...
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El primero de septiembre elecciones legislativas en Mauritania
...leer más...

Dimite el jefe de la policía de Gambia por la muerte a tiros de tres manifestantes en la aldea de Faraba Banta
...leer más...

19.200 toneladas de café exportadas desde Mayombe, en Congo RDC
...leer más...

16.000 desplazados desde enero por la inseguridad en la frontera entre Malí y Niger
...leer más...

Somalilandia libera a un monarca
...leer más...

Las aerolíneas africanas encabezan la nueva lista negra de la Unión Europea sobre seguridad aérea
...leer más...

La misión angoleña de Lukula-Nzenze celebra sus 125 años
...leer más...

El presidente de Costa de Marfil anuncia medidas inmediatas tras las inundaciones que causaron 20 muertos
...leer más...

La policía de Gabón arresta a 5 nigerianos que transportaban cannabis
...leer más...

Incitación a la violencia de género desde las redes sociales en Argelia
...leer más...

La Exposición Internacional de Empleos y Oficios de Burkina Faso
...leer más...

Trescientos cuarenta casas MIBA confiscadas por los jubilados de esta empresa
...leer más...

El norte de África a la vanguardia en Objetivos de Desarrollo según la UA
...leer más...

Marruecos confirma resultados de bachillerato para el 22 de junio
...leer más...

El ayuntamiento de Akanda y Airtel Gabon cooperan para difundir un mensaje en defensa del media ambiente
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Un árbol que podría regenerar las zonas áridas de África. por Bartolomé Burgos
...leer más...
Belgrano, mucho más que el creador de la bandera, Omer Freixa
...leer más...
Una vuelta por Kinshasa
...leer más...
Alex Ikot: de Guinea Ecuatorial al mundo, por Afribuku
...leer más...
Patxi Zubizarreta ¡Corre, Kuru, corre!, por Roge Blasco
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

El engañador engañado, Traducido por María Puncel
13/07/2012 -

Era el tiempo de las hermosas mañanas de la primavera congolesa, la época de los primeros chaparrones que anuncian la temporada de las grandes lluvias que caen, generalmente, hacia octubre.

La tierra parece desprender en ese momento un especial aroma de amor y de germinación.

Las hierbas, abrasadas en agosto casi hasta a ras de suelo, por los fuegos en la maleza, resurgían cargadas de savia, luciendo sus encantadores colores tiernos y su aspecto carnoso.

En una de estas mañanas, Didwe y Malisawa, caminaban emparejados por el sendero que une su aldea con la del jefe vecino, Piani-Kasongo.

El viejo Kasongo acababa de morir, dejando el trono a su sobrino Mabruki-Piani-Kasongo, heredero del título y del poder.

¿A qué iban?

A reclamarle al heredero una deuda del difunto.

A decir verdad, el difunto Kasongo no le debía absolutamente nada a Dibwe.

- Eso no importa –le había dicho a Malisawa-, ya encontraremos el modo de engañar al heredero.

Todo el mundo sabe lo que les disgusta a los negros que los parientes difuntos intervengan en sus asuntos.

Solamente para calmarles y para convencerles de que adopten una actitud benévola, tienen que dar a los muertos una sepultura decente, en un lugar suficientemente protegido y a salvo, de modo que las hienas u otras fieras carroñeras no puedan llegar hasta el cadáver, cosa que para el personaje muerto es de la mayor importancia.

Se le instalará en lo alto de un monumento, abrigado por una cubierta, se le acompañará con imágenes simbólicas, que recuerden las hazañas guerreras del desaparecido.

Todo este ceremonial, cuando se trata de un jefe, es siempre fielmente cumplido por el heredero, que, si bien hereda el honor y los bienes, también hereda las obligaciones y, desde luego, las deudas.

Además, el jefe difunto suele dejar muy a menudo, instrucciones detalladas a uno de sus notables o de los grandes de la corte: a veces, es un viejo esclavo el que ha recibido sus confidencias.

El heredero que no cumple con sus obligaciones es descalificado y despreciado, incluso por los más humildes.

Y en esto era en lo que se fundaban lo que se proponían hacer Dibwe y su compadre.

Dibwe iría a reclamar a Piani-Kasongo una enorme cantidad de dinero y diría que se la había prestado hacía tiempo en secreto a Kasongo.

No existía ningún documento, ningún testimonio, nada que pudiera probar que la deuda existía.

Sin embargo, se ofreció a presentar el testimonio del propio difunto al que él proponía que se le preguntara sobre el particular.

Estaba seguro de que el difunto respondería:”Sí, yo le debo esa suma a Dibwe”. Y la demanda quedaría resuelta. El difunto, por supuesto sería Malisawa.

Así que fueron a hacer los preparativos, Malisawa poco seguro del éxito del proyecto de Dibwe, y Dibwe muy decidido a quedarse con todo el dinero que procurase la jugarreta.

En un cruce de senderos, cambiaron de dirección y a unos cien metros, entraron en un bosquecillo de palmeras jóvenes.

Allí estaba la tumba del difunto Kasongo, era un gran recinto rodeado de una empalizada y en el que reposaba un gran leopardo modelado en arcilla.

Dentro de ese leopardo tenía que esconderse Malisawa.

Tuvieron que abrir un gran boquete en la arcilla para que dentro se metiese el pícaro. La abertura fue cerrada inmediatamente, dejando sólo una ranura cerca de su garganta que dejaría paso a la supuesta voz de Kasongo, el muerto.

Realizados los preparativos, Dibwe partió hacia la aldea. Llegó cuando amanecía.

Pidió ver al jefe. Le dijeron que se sentase a esperar porque el jefe estaba bebiendo “malafu” en casa de su gran dignatario “el Senga”.

Se hizo esperar un poco; las costumbres suponían un cierto retraso antes de recibir a un huésped. Al fin llegó. Marchaba a grandes zancadas, envuelto en su amplio ropaje blanco. A cada paso se oía el “fru-fru” de los inmaculados pliegues y el seco golpeteo de los “soques” que le protegían las plantas de los pies.

Recibió la salutación de Dibwe. Le hizo sentarse y, a su vez, se sentó también. Con un gesto saludó a las gentes más cercanas, que retrocedieron un poco y se agruparon más apretadamente, un poco más allá...

Dibwe habló... y habló... sin parar durante un rato sin mencionar para nada el objeto de su visita. Cuando llegó el momento de retirarse y ya sólo quedaban por mencionar ciertas cosillas sin importancia, comentó, como de paso:

- Por lo que se refiere a la deuda de vuestro tío, podéis estar seguro de que yo tengo en vos la misma confianza que en vuestro tío y que esperaré el pago hasta que os sea conveniente pagármela.

- ¿De qué deuda de mi tío me hablas?

- Pues de una deuda de varios centenares de cruceros, es decir 3.000 monedas de plata.

- ¡Tres mil monedas! Yo no tengo ni idea de qué deuda puede ser esa. Kasongo, mi difunto tío, tuvo a bien hablarme de sus negocios antes de morir y no mencionó para nada una semejante deuda.

- Bueno, no importa –dijo Dibwe-; si queréis podemos someter la cuestión al difunto. Él me prometió expresamente, cuando yo le presté esa suma, que incluso vendría del otro mundo se fuera preciso, para certificar que me la debía.

Así que fueron a la tumba del difunto Kasongo y preguntaron al muerto:

- ¿De verdad le debes a Dibwe tres mil monedas de plata?

-Sí –respondió el espíritu-.Y hasta le debo algo más. Págale esa suma, lo más pronto que puedas si es que sientes algún temor a los muertos.

La tumba se calló. Las gentes se retiraron maravilladas de la honestidad póstuma del anciano jefe y Piani-Kasongo, reunió la suma debida y se la envió a Dibwe, el engañador.

Mientras tanto, Malisawa empezaba a impacientarse en la tumba. Además, la idea de estar en la compañía de espíritus le inquietaba, y comenzaba a sentirse culpable de haber sido cómplice de una rapiña y un engaño.

Tímidamente, al principio, empezó a llamar: “¡Dibwe!”. Pero los únicos sonidos burlones que le respondieron fueron los correteos de algún grueso ratón de campo que había acudido a comerse el maíz y a lamer el aceite que se había ofrecido al difunto.

El viento de mediodía soplaba a ratos por la llanura peinando los tiernos brotes de hierba.

Pero Dibwe no llegaba a rescatar a su cómplice.

Una buena mujer que pasaba por allí, oyó que de la tumba salían llamadas y se fue al poblado a contar aquella maravilla. Las gentes se congregaron alrededor de tumba.

El pobre Malisawa se sentía perdido.

Un último recurso: ¡representar al muerto hasta el final! Se untó el rostro con arcilla para que nadie pudiera reconocerle y ordenó a sus antiguos súbditos que demoliesen el monumento. Aquel lugar no le gustaba. Estaba embrujado por antiguos genios. Tenían que sacarle de allí inmediatamente.

Los hombres se pusieron a la obra: en unos momentos en monumento fue derruido. Y Malisawa, ya libre, pies para qué os quiero, estaría corriendo todavía si no hubiera pensado que tenía que vengarse primero de Dubwe, ahora que había descubierto su maldad.

Su huída había sido tan rápida que sus libertadores estuvieron de acuerdo en afirmar que habían visto pasar al fantasma de Kasongo.

En el río cercano se lavó y reapareció en el poblado. Preguntó, lleno de curiosidad qué había sido del principal beneficiario de tantos milagros, Dibwe, el Engañador.

- Acaba de separarse del jefe –le dijeron-, si tomas el atajo que bordea el taller de Kulu-Kulu, llegarás al pie de la colina antes de que él empiece a subirla.

Inmediatamente, Malisawa se puso en camino, por la maleza y el pantano. Corrió todo lo que pudo, alargó el paso y no perdió un minuto. Estaba llegando más, he aquí que, al pasar cerca del taller de Kulu-Kulu descubrió en el escaparate un magnífico par de botines amarillos que le llamaron la atención.

Una idea se le vino a la mente: “¿Compraría él estos botines? Seguro que sí”.

Sin regatear, los compró y se los llevó. Se reía solo al pensar en la jugarreta que le iba a hacer a aquel tramposo de Dubwe.

Dubwe había salido del pueblo con el pesado saco lleno de monedas al hombro.

El saco no le pesaba nada al principio; tan encantado estaba de haberlo conseguido y tan felices se las prometía por lo que iba a disfrutar con todo aquel dineral; pero después de un rato de subir la cuesta cargado con él, nuestro Dibwe, perezoso como todos los ladrones, empezó a cansarse del peso de las monedas. Jadeaba y resoplaba y se detuvo para recuperar el aliento y se secó el sudor que le corría por la frente.

Pero, ¿qué era aquello? ¡Un botín!, un botín nuevo, pues sí, un botín flamante y nuevo, sin estrenar... que estaba allí, al borde del camino.

- ¡Qué pena que no haya más que uno! Porque un par me vendría muy bien –se dijo. Se sentó y se lo probó. Le estaba estupendamente, pero ¿se iba a cargar con un botín desparejado, abandonado por quién sabía quién ni por qué, cuando tenía suficiente dinero para comprarse todos los zapatos, sombreros y trajes que quisiera... para vestirse como un gran señor?

Y, además, tenía por delante un largo camino que hacer colina arriba...

- ¡No, no! –se dijo-, aquí se queda el botín.

Y Dibwe, se cargó de nuevo el saco y reanudó la ascensión. Subió, subió y subió, penosamente.

Y en mitad del camino, otra vez un botín amarillo. Nuevo y flamante.

- ¡Lástima que no haya recogido el otro! –se reprochó-. Este es su par. Se sentó y se lo probó, le estaba perfectamente.

Un par de botines no es cosa despreciable. Aunque se posea un montón de monedas. Es algo valioso y además adquirido sin haber tenido que hacer ningún gasto...

Descender una colina es cosa fácil. Volverla a subir ya es otra cosa; pero, ¿quién le obligaba a cargar con el saco? No había nadie en los alrededores.

Y estaría de vuelta en pocos minutos. Así que...

Y he aquí, que nuestro ávido enamorado de los botines desciende rápidamente la colina, después de haber dejado su precioso saco, hábilmente disimulado detrás de un espeso matorral de hierba.

Y apenas se ha alejado de su tesoro, un hombre que estaba tumbado no lejos de allí, lo descubre.

Sí, lo habéis adivinado ¡era Malisawa! Que se apodera del saco y no lo encuentra demasiado pesado en absoluto. Termina la ascensión y luego, desciende por la otra ladera de la colina. Mientras baja, va pensando en algunas cosas divertidas, como imaginar la llegada de Dibwe a aquel lugar, con su pimpante par de botines brillantes como dos pequeños soles a sus pies.

Podéis imaginaros la decepción de Dibwe cuando descubrió su escondite vacío, seguro que os lo imagináis mucho mejor que yo podría describirlo. Fue y vino más de diez veces desde el camino al matorral a cuyo abrigo había dejado su saco... se rascaba la frente, sudaba frío, soltaba pestes contra aquel tramposo par de botines que eran la causa de su desgracia...

- No hay ningún otro sendero, éste es el único que llega a este lugar y este es el matorral detrás del cual dejé mi saco. Pero mi saco ya no está aquí. Ha desaparecido, se lo han llevado, ¡me lo han robado...!

Y como caía la noche, Dibwe emprendió el regreso, empezando a sentirse pesaroso de haber dejado abandonado en la tumba a su amigo.

Así estamos hechos los humanos, tanto los negros como los blancos, cuando una mala acción se vuelve contra nosotros, se nos despierta la conciencia del mal que hemos cometido contra los demás.

¿Y cuál no sería la sorpresa de Dibwe cuando al día siguiente vio salir de su choza al tunante de Malisawa caminando tranquilamente en dirección al mercado?

- ¿Cómo, tú aquí? –exclamó.

- ¡Calabazas! ¿Y dónde suponías tú que podía estar?

- No se... me había olvidado de ti... y suponía que...

- Que íbamos a compartir ya sabes qué ¿no? No, compadre, a cada uno lo suyo: a ti los botines y a mí...

Y aquí termina el cuento de “El Engañador Engañado”

(Tomado del libro “Ce que content les noirs”, pág. 174)

Texto original: Olivier de Bouveignes

Traducción del francés: María Puncel


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios