En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2017 : Burundi
...leer más...
Panorámica histórica y etnográfica del Sahel, Documento de seguridad y defensa nº. 78
...leer más...
Sobre el uso de cartografía colaborativa en crisis humanitarias, por José Antonio Barra
...leer más...
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El presidente de Ruanda reemplaza a Mushikiwabo como ministra de Asuntos Exteriores tras su elección cono Secretaria General de la Francofonía
...leer más...

La coalición opositora de Togo preocupada por la reaparición de la "milicia de Auto Defensa·" llama a Akufo-Addo y Alpha Condé
...leer más...

África, los costes de una urbanización acelerada
...leer más...

El Presidente Barrow da la bienvenida a los planes agrícolas de Francia en Gambia
...leer más...

Guinea Ecuatorial: Obiang niega la tortura y el encarcelamiento de opositores
...leer más...

Donación de órganos en Marruecos, el camino es largo, no lento
...leer más...

La Unión Europea advierte sobre la crisis en la República Centroafricana
...leer más...

Disturbios y agresiones tras el anuncio del resultado de las elecciones locales en Costa de Marfil
...leer más...

El Primer Ministro italiano visitó Etiopía y Eritrea tras la paz
...leer más...

Funcionarios de Abyei instan a los estudiantes a formarse en el campo de la salud
...leer más...

La doctora Fatma Gueunoune deplora la falta de voluntad de las autoridades senegalesas en la lucha contra el cancer
...leer más...

El RHDP del presidente Ouattara vence en las elecciones locales de Costa de Marfil
...leer más...

Frelimo vence las municipales de Mozambique en 44 de los 53 municipios
...leer más...

La Unión Africana analiza oportunidades y retos relacionados con nuevas tecnologías
...leer más...

El Consejo Constitucional de Camerún desestima las impugnaciones a las elecciones
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca…sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

cuadernosdeafrica@gmail.com

Ver más artículos del autor


El espejo Balotelli, por Rafael Muñoz Abad

9 de julio de 2012.

En 1789 unos visionarios echaron el resto y a golpe de bayoneta tomaron La Bastilla. Mascarón de proa del Antiguo Régimen e icono de la sociedad estamental que significaría el inicio de la igualdad social que hoy conocemos.

Los años de bonanza económica hicieron que miles de africanos se embarcasen en pos del sueño europeo y, bien en un cayuco, escondidos en un camión o simplemente en vuelo regular, llamasen a las puertas de Europa en busca de una oportunidad.

¿Libertad, igualdad y fraternidad para todos? La verdad es que sonar, suena bien, pero otra cosa es la realidad. Las ilusiones que en una playa de Nouadhibou antes de subir a la incierta aventura del cayuco, o la pesadilla de atravesar el Sahel en una camioneta hacinada y pasando cual mercancía de mano en mano de tratantes, amenazaban con tornar en quimera el anhelo de un mejor mañana. Los que lo lograron, devolvieron a Europa la sociedad piramidal y las barreras invisibles.

Rose y Thomas Barwuah fueron dos inmigrantes ghaneses llegados a Palermo que, hacinados en un piso patera, suspiraban por incorporarse al Estado del bienestar y salir así del fondo de la pirámide social. Localidad donde nacería el pequeño Mario, que con posterioridad y sumido en graves problemas de salud sería entregado a la familia Balotelli. A día de hoy, Mario es un ídolo, y ya no sólo en Italia, sino en una Ghana que aún no ha pisado y a la que pronto acudirá para conocer a sus familiares. Un espíritu rebelde forjado por un pasado tan afortunado como azaroso. “… iré a la cárcel si alguien me tira un plátano, lo mataré…”.

Como los sentimientos no entienden de colores, su madre se llama Silvia y es blanca. El éxito mediático de Balotelli y su fama de ser todo un carácter dentro y fuera del césped no es una historia nueva. El guión del africano de segunda generación, con pasaporte europeo, ajeno a las miserias y que bendecido por la barita mágica del talento deportivo se torna en icono de la sociedad de consumo es algo que empieza a ser habitual en muchos países. Algunos sólo ven en ello un toque exótico entre tantos culos pálidos; otros lo señalan cual lógica consecuencia de la inmigración; y para muchos se trata de emotivas historias que hacen fehaciente la íntima relación que hay entre los meandros de la vida y el lugar donde nos toca nacer. El espejo Balotelli es el fiel reflejo de la consumación del sueño de miles de niños africanos, que, sumidos en la pobreza, ven en el fútbol la mejor oportunidad de hacer fortuna. Y es que la fortuita vida del futbolista quizás sea un buen ejemplo de un caso único entre un millón de sueños infantiles. Ansias, esperanzas rotas y triunfos, con los que los traficantes de piernas y talento que representan a los clubes de fútbol de media Europa especulan.

Rafael Muñoz Abad es miembro del Centro de Estudios Africanos de la
Universidad de La Laguna cuadernosdeafrica@gmail.com

Original en : Diario de Avisos



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios