En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Más allá de Darfur: las guerras olvidadas de Sudán, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
Pobreza y exclusión de los pueblos y mujeres afrodescendientes, por Epsy Campbell Barr
...leer más...
África en el ADN o la reconstrucción de la memoria negra a partir de las huellas colombianas, por Johari Gautier Carmona / ( Afribuku)
...leer más...
El habla afroboliviana en el contexto de la “reafricanización” , por John M Lipski
...leer más...
El contexto colonial africano y el desarrollo de la antropología, por Nuria Fernádez Moreno
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Presidencia de Sudán dirige la realización del Dossier de Retorno Voluntario de Darfur
...leer más...

Escuelas del noreste de Namibia permanecen cerradas por las inundaciones
...leer más...

Un bloguero de Argelia se enfrenta a un cargo de pena de muerte por incitación contra el Estado
...leer más...

El alto costo del cibercrimen en África causa preocupación
...leer más...

Macron apoya a la ministra de esteriores de Ruanda Louise Mushikiwabo como Secretaria General de la Organización Internacional de la Francofonía
...leer más...

Día de África: todas las diócesis españolas tienen misioneros en el continente de la esperanza, son 996
...leer más...

El Banco Mundial ofrece a Sudán asistencia técnica para afrontar las dificultades económicas
...leer más...

La economía de Egipto debería crecer al 7,5% anual para beneficiar a toda la población
...leer más...

Naciones Unidas ofrece equipo médico a cuatro establecimientos de salud en Kananga
...leer más...

Una profesora es arrestada en Kenia por “lesbianismo”
...leer más...

El marroquí Aissam Serhane perdió la final de La Voz
...leer más...

Una escisión de la seleka asalta la ciudad de Bambari en la República Centroafricana
...leer más...

El vicepresidente de Sudán ordena continuar la campaña de recolección de armas de fuego
...leer más...

El Banco Mundial otorgará 187 millones de euros a Benín para mejorar el acceso al agua
...leer más...

Una tormenta mata a decenas de personas en Somalilandia, Puntlandia y Yibuti
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Sudáfrica y su historia más nefasta, por Omer Freixa
...leer más...
Mujeres y niños cuidan a gorilas y chimpancés, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Otro Foro Social Mundial es necesario… ¡y posible!
...leer más...
Frank Westerman “El valle asesino” y el origen de los mitos, por Roge Blasco
...leer más...
Portugal y su periplo africano, por Omer Freixa
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

-

Puncel Reparaz, María

Nace en Madrid y se educa en un colegio de religiosas de la Compañía de maría. Es la mayor de siete hermanos y empieza muy pronto a inventar cuentos para sus hermanos y hermanas pequeños. Al dejar el colegio estudia francés e inglés en la Escuela Central de Idiomas en madrid. Ha trabajado en Editorial Santillana como editora en el departamento de libros infantiles y juveniles. Ha escrito más de 80 libros y traducido alrrededor de los 200.

Ha escrito guiones de TV para programas infantiles y colabora en las revistas misionales GESTO y SUPEGESTO .

Algunos de sus libros más conocidos:

"Operación pata de oso", premio lazarillo 1971

"Abuelita Opalina" . SM,1981

Un duende a rayas", SM, 1982

"Barquichuelo de papel, Bruño, 1996

Ver más artículos del autor

La avaricia es inmisericorde , traducido por María Puncel
13/02/2012 -

¡Cocer una nuez de coco, vaya un trabajo para un leopardo! Y estaba ocurriendo tal y como os lo cuento.

Y añadiré que la cosa iba tan mal, que el conejo, que llevaba unos momentos observándole, se echó a reír y le dijo:

- ¿Quieres que yo te enseñe cómo se cuece una nuez de coco?

- Desde luego –respondió el leopardo.

- Para empezar –explicó el conejo-, es preciso que vayas a buscar leña de cocotero. Nada cuece mejor la nuez de coco que esa leña.

¡Mentira, engaño y falsedad! Apenas había vuelto el leopardo la espalda para ir en busca de la leña, y ya el conejo se había apoderado del cesto de nueces de coco y se había largado.

Pero no había contado con la aparición del león, que le cerró el paso y le preguntó que a dónde iba con aquel cesto lleno de nueces de coco.

- Voy a mi casa –respondió el conejo– el leopardo me ha dado esto de regalo.

- ¡Ah –exclamó el león asombrado- el leopardo te lo ha dado! ¿Así que sois buenos amigos, eh? –Y se fue.

Un poco después, el conejo se encontró con el elefante que también le preguntó cómo había conseguido las nueces de coco.

- Me las ha regalado el león –mintió el conejo sin siquiera pestañear.

Mientras tanto, el leopardo había vuelto con la leña de cocotero y se había dado cuenta de que el conejo le había enviado a buscarla para poder birlarle descaradamente sus nueces. Se puso furioso, rugió colérico y salió en busca del ladrón.

En el camino, se encontró con el león y se enteró de que el conejo acababa de pasar por allí con su cesto de cocos.

Después, se encontró al elefante, que se quedó muy sorprendido al descubrir que el conejo le había mentido.

- Acaba de pasar –dijo-, si tienes buenas patas le alcanzarás enseguida...

Naturalmente, el leopardo se lanzó de inmediato tras el rastro del ladrón. Su furia le daba tal impulso a sus saltos y una tal agilidad a sus patas, que el conejo comprendió enseguida que todo esfuerzo sería inútil, que no podría escapar.

Seguro que el castigo no podía ser otro que la muerte. Así que valía la pena arriesgarlo todo para conseguir escapar.

Descubrió, sentado a la sombra de su choza al Kanzolwantanda, y el conejo le pidió ayuda.

- Escóndeme –le suplicó-, o te quedarás sin tu buen amigo el conejo.

De hecho, era la primera vez que el pequeño bribón le dirigía la palabra al Kanzolwantanda, pero la enorme bestia se emocionó de tal forma al oírse llamar el dulce nombre de amigo, que abrió su puerta al conejo. Entre los dos, escondieron el cesto de cocos en el granero de la choza. Luego, salieron y colocaron una trampa en el camino del leopardo, un grueso tronco de árbol sujeto apenas por una vieja liana.

- ¿Has visto pasar al conejo? –preguntó el leopardo al Kanzolwantanda.

- ¡Shhh...! –reclamó silencio el falso camarada, poniéndose una pata sobre el puntiagudo hocico-, sí, está aquí.

El leopardo, jadeando por la carrera, tenía demasiadas ganas de atrapar al conejo, como para darse cuenta de la trampa que le tendía el Kanzolwantanda. Se lanzó sobre el lugar en que suponía escondido al conejo, y el árbol le cayó encima y le rompió el espinazo.

* * *

- ¡Qué piel tan magnífica! –exclamó el conejo- al ver al leopardo tendido a sus patas y en los últimos espasmos de la agonía-¡Menudo negocio voy a hacer con ella!

Pero el Kanzolwantanda se creyó con más derecho que el conejo sobre la propiedad de la piel.

- ¡La piel es mía! –dijo-.¡Soy yo el que te ha salvado la vida y ha matado a tu enemigo!

-¡Nanay! –replicó el conejo-.¡La presa era yo! ¡Me perseguía a mí!

El Kanzolwantanda, viendo con amargura lo peligroso que resulta ayudar a un ingrato, consintió en dejar la discusión para después.

- Primero, levantemos el árbol –había propuesto el conejo. Y lo levantaron.

Cuando se hubieron recuperado un poco de sus trabajos y de sus emociones, el conejo fingió que se iba hacia el río. Dijo que se iba a bañar para refrescarse.

¿Y qué os parece que hizo?

Absolutamente nada. No había perdido de vista al Kanzolwantanda, se había escondido entre la hierba alta, en un lugar desde el que podía espiarle y aguardar a que se fuera.

¡Pobre Kanzolwantanda! No se fue. Cedió a la tentación y, si así puede decirse, firmó su propia sentencia. Provisto de un afilado cuchillo despojó al leopardo de su piel.

Sin ser capaz de adivinarlo, estaba, en realidad, trabajando para el conejo. Cuando terminó, escondió la piel entre las al-tas hierbas y esperó.

No tuvo que esperar mucho.

El conejo había hecho a toda prisa una sólida cuerda con hierbas trenzadas, preparó con ella un lazo y lo colgó de una rama flexible que se extendía sobre el camino que el Kanzolwantanda tendría que recorrer para ir a su baño. Sabía, el muy malvado y desagradecido, que el Kanzolwantanda no se bañaba en agua sino en arena. Y le preparaba así una jugarreta al mismo que le había salvado la vida.

Le gritó:

- ¡Oye, el agua está estupenda, ven al río a bañarte conmigo!

- ¿Es que tú no sabes –le respondió la pobre bestia- que yo no me baño en agua, sino en arena?

Y se encaminó hacia su bañadero, pero en el camino se sintió atrapado por el maldito lazo que el tramposo conejo había preparado. La cuerda le oprimía cruelmente por medio del cuerpo y le impedía respirar, le faltaba el aliento. Gimio:

- ¡Ah, he sido muy necio al fiarme de un ladrón! Debería haberme dado cuenta de que no se puede esperar de un tipo así ningún buen comportamiento, que la avaricia no se detiene ante nada y convierte al hombre en un ser inmisericorde, incapaz de sentir compasión por el prójimo.

- ¿Sentiste tú compasión por el leopardo? –preguntó burlón el conejo-. Pues ya es hora de que aprendas que todo el mundo recibe la paga que merece.

Se fue en busca de la piel del leopardo, la arrastró hasta la entrada de la choza del Kanzolwantanda y se sentó encima tranquilamente a comerse las nueces de coco mientras el desgraciado crédulo Kanzolwantanda moría estrangulado colgando del lazo.

(Tomado del libro “Ce que content les noirs”, pág.154

Texto: Olivier de Bouveignes


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios