En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
España y la exportación de armas: “Verba, non res”, por Juan Bautista Cartes Rodríguez
...leer más...
La Segunda Guerra del Congo: evolución y consecuencias de un conflicto que sigue sin resolverse, por Álvaro García López
...leer más...
“La aplicación de las nuevas tecnologías a los ámbitos de la cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria; casos específicos: impresión 3D y el uso de drones", por Silvia Cimadevilla Sánchez
...leer más...
La política partidista obstaculiza la gestión ética de recursos para el Bien Común, y el sistema económico capitalista es contrario al Desarrollo Sostenible y Ecológico
...leer más...
Mujeres africanas , Mirada al futuro, por Fundación CODESPA
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los tunecinos corren el riesgo de elegir un candidato presidencial preso
...leer más...

¿Quiénes son los dos candidatos a la presidencia de Túnez?
...leer más...

El premio Nobel de la Paz Denis Mukwege pide la creación de un tribunal internacional para la RDCongo
...leer más...

40 oficiales gaboneses capacitados en prevención y lucha contra el terrorismo
...leer más...

El Presidente Weah consuela a las familias del desastre del incendio de la escuela islámica en Liberia
...leer más...

El presidente de Eritrea y el primer ministro de Sudán discuten el fortalecimiento de las relaciones bilaterales
...leer más...

Kenya Airways reducirá los vuelos por la escasez de pilotos
...leer más...

El ruandés Sylvestre Mudacumura, líder militar de las FDLR, asesinado en Kivu del Norte
...leer más...

El número de migrantes en todo el mundo ha alcanzado los 272 millones.
...leer más...

Kais Saied y Nabil Karoui se enfrentarán en la segunda vuelta de las presidenciales de Túnez
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (RDC) [2019-09-01/2019-09-15], edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Aviones de Haftar atacan posiciones militares en Sirte
...leer más...

Eritrea encabeza la lista de los peores países contra la libertad de prensa
...leer más...

Crecen las exportaciones e importaciones en Tanzania
...leer más...

Concluye en Egipto el Foro Panafricano sobre Migración
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Nairobi, un siglo de segregación legal, por Gemma Solés i Coll
...leer más...
El sueño de Mandela en entredicho, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Steve Biko, una vida por la liberación, por Omer Freixa
...leer más...
Galardonados por amor al español en Senegal, por José Naranjo
...leer más...
Situación de la epidemia de Ébola de la República Democrática del Congo a fecha 1 de Septiembre de 2019., por José Antonio Barra Martínez
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Mengistu, el rostro del horror
07/01/2007 -

El dictador que derrocó a Haile Selassie, conocido como «el Negus rojo», implantó en Etiopía entre 1974 y 1991 uno de los regímenes de terror más pavorosos de la historia. Castro alabó su virtud revolucionaria.

«La revolución etíope es la más radical y la más auténtica que exista; la más profunda que jamás haya existido en África… Mengistu… considero que posee excepcionales cualidades de dirigente revolucionario…» .Las palabras de Fidel Castro, un dictador que agoniza a cámara lenta lejos de las cámaras, representan muy bien las más que interesadas gafas de ciego que la Guerra Fría repartió a diestro y siniestro para leer el mundo. Mengistu Haile Mariam, el «Negus rojo», que tras derrocar al emperador Haile Selasie implantó entre 1974 y 1991 en la pobre y milenaria Etiopía uno de los regímenes de terror más pavorosos de la historia, acaba de ser condenado en Addis Abeba por genocidio.

Pero el reo estaba lejos. No deja de resultar paradójico que Robert Mugabe, adalid de la independencia de Zimbabue, quien por mantenerse en el poder a toda costa se ha transformado en dictador y hundido en la miseria a una de las naciones más prósperas del continente, fue quien en 1991, tras el colapso soviético, concediera asilo a Mengistu. El líder del Comité Militar Administrativo Provisional (DERG) etíope fracasó a la hora de someter a los independentistas eritreos.

En «No lo hice por ti. Cómo el mundo traicionó a una pequeña nación africana» (Intermón Oxfam ediciones), la periodista británica Michela Wrong no sólo ofrece un espléndido relato de la historia de Eritrea y de su conquista —casi a solas, traicionada por las Naciones Unidas— de su independencia, sino que retrata el hundimiento del régimen de Selassie y la irrupción de Mengistu.

«La crueldad de Mengistu se asentaba sobre una profunda inseguridad. Al contrario que Haile Selassie, un aristócrata amhara», relata Wrong, «Mengistu creció abrigando un montón de complejos de inferioridad, un resentimiento demasiado profundo para disiparse». El revolucionario celebrado por Castro, fue el principal impulsor del «terror rojo». La eficacia de las brigadas revolucionarias armadas por Mengistu llevó a asesinar sistemáticamente no sólo a quienes le acompañaron en la conquista del poder en Addis Abeba, sino de «todos los líderes estudiantiles y etíopes cultos que habían extendido los ideales de la revolución socialista».

500.000 muertos Según Human Rights Watch, medio millón de civiles etíopes murieron por las acciones del DERG. Cuenta Wrong cómo «Mengistu hizo su primer viaje a Moscú en mayo de 1977 y regresó en un estado próximo a la euforia. Sin inmutarse por su papel de abastecedor militar de Somalia, un compromiso contraído desde hacía mucho tiempo, los soviéticos habían ofrecido a Mengistu el armamento que le permitiría hacer una «guerra absoluta contra los enemigos de Etiopía», es decir, Somalia y los rebeldes eritreos. «Al igual que las insaciables demandas de Haile Selassie acabaron por envenenar sus relaciones con Washington, Mengistu desarrolló rápidamente una sed militar tan inmensa que ni la superpotencia más extravagante hubiera podido saciarla». Hasta la llegada de Mijaíl Gorbachov al Kremlin, la URSS (con la ayuda de miles de soldados cubanos) enterró en Etiopía 9.000 millones de dólares en material militar: 5.400 dólares por cada etíope.

Alfonso Armada

Artículo publicado en el diario español ABC y cedido a Fundación Sur por el autor.

Alfonso Armada es escritor y periodista en ABC


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios