En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Cabo Verde: las islas africanas de América, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
Libia: tres Gobiernos en desgobierno, por Juan Bautista Cartes
...leer más...
80 años de colonización, 58 de independencia fallida. El caso de República Democrática del Congo por Liliana A. Negrín
...leer más...
Los errores en el uso de las preposiciones por parte de los profesores malgaches de ELE, por Josie Cynthia Rakotovoavy
...leer más...
Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo, por Juan Bautista Cartes
...leer más...

Blog Académico

Noticias
14.000 mujeres ya se benefician de los partos gratuitos en Gabón
...leer más...

La alianza alrededor del presidente de Nigeria se desmorona
...leer más...

Nueva Ley de partidos políticos en Benín
...leer más...

El plan antihepatitis de Senegal
...leer más...

37 nuevos motoristas de Policía Nacional en Malí
...leer más...

El Samu gabonés obtiene una incubadora móvil para salvar a los recién nacidos
...leer más...

Representantes electos de Vgayet creen que las visitas ministeriales son negativas para la región
...leer más...

El Presidente de Benín obliga a los médicos a elegir entre el sector público o el privado
...leer más...

Crisis de los medios de información públicos en Senegal
...leer más...

1700 agentes de seguridad penitenciaria sin sueldo durante 3 años en Gabón
...leer más...

Los responsables de salud de Guinea tratan el tema de la resistencia microbiana
...leer más...

Seminario para primeras damas sobre la Lucha contra el cáncer en agosto en Uagadugú
...leer más...

Asesinado el obispo copto ortodoxo Epiphanius, abad del monasterio de San Macario en Egipto
...leer más...

El Gobierno recibe a 159 repatriados malienses provenientes de Libia
...leer más...

El presidente de Burkina Faso Kaboré se despide de la representante en el país del FMI
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Esta historia es verdadera desde que la inventé, por Literafricas
...leer más...
Karlos Zurutuza tierra adentro en Libia, por Roge Blasco
...leer más...
Ecos, por Ushindi
...leer más...
El Imán que salvó la misión Católica, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Por qué Mandela es un héroe global, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Entrevistas >

Alice Sorgho-Ouedraogo: Queda mucho por hacer contra el trabajo infantil
07/05/2007 -

La mayoría de los países africanos han firmado convenios condenando el trabajo infantil. Algunos ya aplican una política nacional para frenar las peores formas de esta plaga, que sin embargo apenas retrocede. Hacemos un balance de la situación con Alice Sorgho-Ouedraogo, directora de la Oficina internacional del trabajo para la administración subregional de África del Este.

De nuestro enviada especial, Habibou Bangré.

Combatir el trabajo infantil, y sobre todo sus peores formas, forma parte de las estrategias del Bureau internacional del trabajo ( OIT) para volver al empleo decente en África, y en el mundo. Según la definición de este organismo de las Naciones Unidas, “el trabajo infantil es el trabajo realizado por un niño menor de 18 años, pagado o no pagado, explotado, peligroso, o de algún modo inadecuado para su edad, [ y que se hace ] en detrimento de su escolarización o su desarrollo social, mental, espiritual o moral”. Las principales normas de la OIT sobre el trabajo infantil son el Convenio 138 sobre la edad mínima para trabajar (1973), fijado en 15 años, y el Convenio 182 sobre las peores formas del trabajo infantil (1999). La mayoría de los países africanos ha ratificado estos textos. Se comprometen así a frenar el fenómeno de los niños trabajadores, que apenas desciende. Alice Sorgho-Ouedraogo es directora de la OIT para la oficina subregional de África del Este y antigua directora de las actividades de elaboración de las políticas de sensibilización del Programa internacional para la abolición del trabajo infantil de la OIT. Con ocasión de la undécima Reunión regional africana de Addis-Abeba (Etiopía, del 24 al 27 de abril), hace un balance más bien alentador sobre la lucha contra el trabajo infantil en el continente africano, dónde esta práctica está muy extendida.

Afrik.com: ¿Qué balance hace Vd. de la lucha contra el trabajo infantil en África?

Alice Sorgho-Ouedraogo: Hay esfuerzos considerables, sobre todo cuando se observa desde atrás. Antes, había una negación total. La gente decía que no existía, que les gustaba a sus niños y que el trabajo infantil formaba parte del trabajo de socialización. Ahora, eso se ha superado. La mayoría de los países ha ratificado los convenios 182 y 138. Y como los han ratificado, se ven obligados a ponerlos en práctica. Y después, la campaña internacional ha sido tal que ha habido una toma de conciencia. En la actualidad, ya no se mezcla el trabajo infantil con las obligaciones familiares. Se han hecho muchos progresos, pero falta mucho por hacer: según las estadísticas de 2006, muchos niños están todavía implicados en el trabajo.

Afrik.com: Usted explica que ya no hay negación. Pero, hace algunos años, aún se podía oír que en Senegal, por ejemplo, la prostitución de los niños no existía...

Alice Sorgho-Ouedraogo: En Senegal, a menos que se de prueba de ello a mala fe, no pueden decir que esto no exista. Hay Asociaciones que denuncian la situación y agrupaciones de mujeres que combaten el problema a brazo partido. Pues la gente sabe que el país no da siempre la cara. La negación no es ya posible, sobre todo con el desarrollo de las nuevas tecnologías, que hacen casi instantáneo la transferencia de información sobre lo que pasa en el mundo. La información no permanece ya confinada al país mismo y difícilmente puede ocultarse.

Afrik.com: ¿Qué medidas toman los países para frenar el fenómeno?

Alice Sorgho-Ouedraogo: Elaboran leyes a nivel nacional. Puesto que un país solo no puede solucionar el problema del trabajo infantil, algunos han hecho alianzas entre dos países. Como Malí y Costa de Marfil, ya que muchos niños malienses se encuentran en las plantaciones de Costa de Marfil. La CEDEAO (Comunidad de los Estados del África Occidental) ha adoptado un acuerdo subregional para luchar contra el tráfico de los niños.

Afrik.com: ¿A nivel económico, existe iniciativas contra el trabajo infantil?

Alice Sorgho-Ouedraogo: El Agoa (la Ley sobre el crecimiento y las oportunidades) ha elaborado una serie de principios en el marco patronal, de las empresas. Es un pacto mundial que todas las empresas y multinacionales están invitados a respetar. Y como quieren mostrar una cara humana, se atienen a las normas. Al final, nos damos cuenta de que por la ventana de la economía se puede hablar del trabajo infantil.

Afrik.com: ¿Con estas medidas, por qué el número de los niños que trabajan apenas disminuye?

Alice Soorgho-Ouedraogo: Es necesario decir que el trabajo infantil es un comercio extremadamente lucrativo. Las personas implicadas no están dispuestas a dejarlo...

Afrik.com: ¿Qué papel juega la sensibilización?

Alice Sorgho-Ouedraogo: Cuando se explica a los padres cómo afecta a sus niños, se reducen los riesgos de explotación. Por otra parte, los Estados adoptan cada vez más sanciones penales desalentadoras.

Cuando hay una condena, intentamos mediatizarla mucho para hacer reflexionar. Explicamos también a la gente que, incluso si no se implican en el trabajo infantil, sino que son testigos, se vuelven cómplices, si no dicen nada. Una cosa extremadamente importante también es que ahora se forma a los agentes de policía, de aduana, a los jueces... a todos los que pueden tener relación con el trabajo infantil. Se sensibiliza a los parlamentarios también. Todo este trabajo de sensibilización es muy importante ya que, si no, los programas de lucha establecidos no funcionan, y viceversa.

Afrik.com: ¿Los niños están implicados en la sensibilización?

Alice Sorgho-Ouedraogo: En Camerún, hay charlas con los niños. También niños mayores, que ya no se ven obligados a trabajar, vuelven de nuevo para hablar a los otros. Hemos constatado también que víctimas de tráfico aceptan antiguos niños trabajadores para hacerlos trabajar, con la ventaja de que los dos se entienden, porque han vivido lo mismo. Por otra parte, es increíble, pero los niños acomodados se convierten en abogados irreemplazables para los niños trabajadores.
Ayudan a los que no tuvieron su oportunidad y a menudo se revelan eficaces para sensibilizar a sus padres, o incluso transformar su manera de pensar.

Afrik.com: ¿Qué hace la OIT cuando un Estado no respeta los convenios que firmó, por ejemplo por lo que se refiere a la contratación de niños soldados, considerada como una de las peores formas de trabajo?

Alice Sorgho-Ouedraogo: La OIT no tiene ningún poder coercitivo sobre un Estado, pero controla la aplicación de las normas firmadas. Los Estados deben dar cuenta de su compromiso en su legislación y en la práctica a nivel nacional. Deben dar un informe a los sindicatos y a los patronos, por lo tanto no pueden decir cualquier cosa. A continuación, un Comité de expertos examina el informe, plantea cuestiones, hace observaciones... a lo cual el Estado debe responder. Y todos los años, en la conferencia anual de la OIT, los Estados que han faltado son interpelados públicamente. Como la OIT es un órgano tripartito, ejerce una fuerte presión moral sobre los Estados. Y no es raro, por ello, que un Estado tome disposiciones para aplicar los convenios.

Afrik.com: ¿Qué calendario se ha fijado a la OIT para frenar el trabajo infantil?

Alice Sorgho-Ouedraogo: La estrategia de la OIT es apoyarse en los Estados para que establezcan planes nacionales de acción. De aquí al 2008, todos deberán tener uno. En 2016, las peores formas del trabajo infantil deberán haber sido erradicadas.

Habibou Bangré

Entrevista sacada de Afrik.com, EL 24 de abril de 2007

Traducido por Victoria Millán, para el Departamento África de la Fundación Sur.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios