En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La mutilación genital femenina, los matrimonios de menores y las niñas-os soldados entre los Bantú, en el contexto del derecho africano, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
"El activismo nacionalista marroquí (1927-1936). efectos del protectorado español en la historia del Marruecos colonial. por Yolanda Aixelá Cabré
...leer más...
La estrategia del bikini: el género y las relaciones de clase en Argelia
...leer más...
Muchas Maneras de Perder Un Billón, por Publique lo que Pagan - Canada
...leer más...
La influencia de la globalización en la cultura sudafricana: La música sudafricana híbrida negra , por Lucía Acosta Hurtado
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Mugabe aparece en público; los líderes cristianos de Zimbabue piden un gobierno de unidad nacional
...leer más...

11 turistas muertos en accidente aéreo en Tanzania
...leer más...

El líder de la Hermandad Musulmana de Egipto pierde el recurso de cadena perpetua
...leer más...

Ruanda anuncia un régimen global sin visados ​​a partir de enero de 2018
...leer más...

Empieza la cuenta atrás para el lanzamiento del primer satélite angoleño
...leer más...

900.000 personas no han podido inscribirse en las listas electorales de Madagascar por falta de documentación
...leer más...

Según la FAO aumenta a 224 millones de personas la malnutrición en África,
...leer más...

Una impresionante marea humana contra Faure Gnassingbé en las calles de la capital de Togo, Lomé
...leer más...

Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola
...leer más...

La mayor plataforma de televisión de África atraviesa dificultades crecientes de libertad de expresión y censura
...leer más...

Los aliados de Grace sacados de la mansión Borrowdale de Mugabe y detenidos
...leer más...

La tradición africana de la dote impugnada en Zimbabue
...leer más...

El ministro de Defensa tunecino advierte que islamistas armados preparan una incursión en el país desde Libia
...leer más...

Tensión en Zimbabue, los militares entran a la capital
...leer más...

Elecciones en Somalilandia
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Caballero, Chema

Chema Caballero nacido en septiembre de 1961, se licenció en derecho en 1984 y en Estudios eclesiásticos en 1995 Ordenado Sacerdote, dentro de la Congregación de los Misioneros Javerianos,
en 1995. Llega a Sierra Leona en 1992, donde ha realizado trabajos de promoción de Justicia y Paz y Derechos Humanos. Desde 1999 fue director del programa de rehabilitación de niños y niñas soldados de los Misioneros Javerianos en Sierra Leona. En la , desde abril de 2004 compaginó esta labor con la dirección de un nuevo proyecto en la zona más subdesarrollada de Sierra Leona, Tonko Limba. El proyecto titulado “Educación como motor del desarrollo” consiste en la construcción de escuelas, formación de profesorado y concienciación de los padres para que manden a sus hijos e hijas al colegio.

Regresó a España donde sigue trabajndo para y por África

Tiene diversos premios entre ellos el premio Internacional Alfonso Comín y la medalla de extremadura.

Es fundador de la ONG Desarrollo y educación en Sierra Leona .

En Bitácora Africana se publicarán los escritos que Chema Caballero tiene en su blog de la página web de la ONG DYES, e iremos recogiendo tanto los que escribió durante su estancia en Sierra Leona, donde nos introduce en el trabajo diario que realizaba y vemos como es la sociedad en Madina , como los que ahora escribe ya en España , siempre con el corazón puesto en África

www.ongdyes.es

Ver más artículos del autor


Regreso, por Chema Caballero

2 de diciembre de 2011.

El viaje se hace largo. Madrid no está conectada con la mayoría de los países de África, siempre hay que pasar por alguna capital europea antes de llegar aquí. El avión presentaba el aspecto habitual de estos viajes: personas cargadas hasta más no poder que intentan encajar todo su abultadísimo equipaje de mano en los compartimentos del avión. Se desatan pequeñas peleas que las azafatas y los azafatos, sin perder la sonrisa, tratan de solucionar. Se ven aparatos de música, televisiones de plasma, enormes bolsas de plástico, cajas de cartón maletones… hasta un árbol de navidad artificial.

Un autobús nos ha llevado hasta el pie del avión en el aeropuerto de Heathrow. Durante el trayecto entablo conversación con una señora mayor, a la que, una vez llegados al aéreo, ayudo a subir las escaleras. Va muy cargada: maleta de mano pesadísima y tres bolsas llenas hasta rebosar. Estas no contienen otra cosa que botellas de alcohol compradas en las tiendas del aeropuerto. Al observar mi cara de sorpresa me comenta que ha muerto su padre por lo que tiene que llevar “algo” para “entretener” a los que vengan a unirse a su dolor y al de su familia. Me dice que en su cultura los funerales son muy importantes. Parece que se esperan hasta meses para poder reunir a toda la familia y el dinero necesario para celebrarlos como es debido. Entonces me viene a la mente aquel anuncio de los ataúdes de Ghana, de hace algunos años.
En el avión hace frío. El aire acondicionado está muy fuerte. A medida que pasan las horas se nota más y más. Llevo un jersey y me arropo con la manta: duermo un poco, como la comida que me ofrecen con una botellita de plástico de tinto de Carimeña y sobre todo leo. Es la mejor forma de pasar las largas horas que tengo que estar encajado en la butaca, casi sin espacio para estirar las piernas.

Aterrizamos en nuestro destino a las nueve de la noche. No entiendo esta manía de llegar a los aeropuertos africanos siempre a horas tan tarde, cuando muchos de ellos tienen problemas de electricidad o no hay luz una vez que sales de las instalaciones. Al asomarme a la puerta del avión recibo la consabida bofetada de calor y humedad que me dice que sí, que esto es África. Han sido 2 años, 7 meses y 2 días sin pisar suelo africano. No sé cómo he resistido tanto. Debe ser verdad que el ser humano es capaz de adaptarse a cualquier situación.

En el avión ya hemos rellenado la ficha de emigración. Pienso que no voy a hacer mucha cola en el control de pasaportes, pero me equivoco. Tres aviones grandes han llegado casi al mismo tiempo. Las colas se hacen larguísimas. Después de más de una hora de espera me voy acercando a la cabina de emigración. Tengo delante a un italiano y a un inglés (no es un chiste). El italiano comenta que todo va tan lento desde que se han instalado los nuevos medios electrónicos. De hecho, a cada persona se le hace una foto y se le registran las huellas de los diez dedos. Igual que cuando se entra en Estado Unidos, por ejemplo.

El inglés comenta que esto es cosa de los americanos que quieren controlar a todos los que entran y salen del continente pensando que así pueden hacer frente al terrorismo, pero que no serán las medidas policiales las que terminen con él. El italiano está convencido que se debe más a querer controlar a todos los que entran por el tema del petróleo. Uno y otro recalcan el control y el hecho de que estemos fichados. Hablamos de estas cosas para matar el rato de espera.

Llega mi turno. Entrego el pasaporte y la ficha de emigración. La funcionaria teclea en su ordenador, observa la foto de mi documento, me pide que mire a la cámara, a continuación que ponga los dedos en la pequeña pantalla que hay sobre el mostrador. Sella mi pasaporte, me lo entrega, me desea una feliz estancia en su país y llama al siguiente en la cola. Yo paso a la sala de equipajes, recojo mi maleta y me dirijo hacia la salida. En la puerta de llegadas, un par de personas me ofrecen taxi, pero no lo necesito, me están esperando. Distingo a Kofi, un joven que sostiene un cartel en el que está escrito mi nombre. Me identifico, me conduce hasta el coche y emprendemos la marcha hacia la ciudad.

Me sorprende una metrópolis grande, de amplias avenidas, de luces y semáforos, de edificios altos, de palacios impresionantes… pero donde, como en cualquier ciudad africana, hay decenas de personas que caminan en la noche.

Me lleno del aire cálido y pegajoso de esta noche de harmatán en Accra. El sudor empieza a resbalar, poco a poco, por mi cuerpo. Estoy feliz, estoy en África. Tengo la sensación de que cuando te cierran una puerta, siempre se te abren otras diez. ¿Qué más puedo pedir?

Evidentemente el video de hoy viene de Ghana con uno de sus raperos más famosos: Kobi Onyame. El tema, en una versión acústica, se titula Akwaaba, una expresión que se encuentra por todos los rincones de Accra, y que significa bienvenido:



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios