En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Comparación de dos movimientos religiosos en el Caribe: La Regla del Palo Mayombe y el Rastafarianismo, por Samuel Arroyo
...leer más...
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Parlamento europeo: Propuesta de resolución común sobre el caso del Doctor Denis Mukwege en República Democrática del Congo
...leer más...

La Copa Africana de Naciones 2021 se pospone un año debido a la covid-19
...leer más...

Europa pide a Tunisair reparaciones urgentes en sus aeronaves
...leer más...

Activista secuestrado en Libia tras una manifestación anticorrupción
...leer más...

El portugués Jorge Costa nuevo seleccionador de Guinea Ecuatorial
...leer más...

Sudáfrica celebra el funeral del abogado activista contra el apartheid George Bizos
...leer más...

Tanzania recibirá fondos de la Unión Europea para paliar los efectos de la crisis económica de la covid-19
...leer más...

Juventud por el Clima de Túnez reclama la acción del Estado
...leer más...

Protestas en Marruecos por el juicio a un periodista que investigaba casos de corrupción
...leer más...

Emigración irregular: el destino de los tunecinos desaparecidos
...leer más...

Expectativas de conflicto en las elecciones de Costa de Marfil
...leer más...

Facebook refuerza su presencia en África con una nueva oficina en Nigeria
...leer más...

El arzobispo de Conakry denuncia la expropiación de propiedades de la Iglesia en Guinea
...leer más...

Vuelven las carreras de camellos en Egipto después de la pausa por la covid-19
...leer más...

Buhari promulga una nueva Ley de Policía en Nigeria
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Fútbol africano: Un país, una historia: República del Congo, por Pancho Jaúregui
...leer más...
Leo lenguas, una herramienta para aprender idiomas a través de las literaturas africanas, por Sonia Fernández
...leer más...
Paula Muga Ellacuria, cooperante cultural en Guinea Ecuatorial, por Roge Blasco
...leer más...
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Somalia vuelve a retroceder con la «ayuda» de Occidente
05/02/2007 -

EE.UU. y Etiopía desmantelan la esperanza despertada por los Tribunales Islámicos con el argumento de que amparaban a Al Qaida.

JOWHAR (SOMALIA). Fue un breve espejismo. Seis meses de orden y justicia islámicos, después de 16 años de desgobierno y guerra de clanes contra clanes, sub-clanes y sub-sub clanes. Financiados por la Agencia Central de Inteligencia, los «señores de la guerra» que habían hecho de la muerte, la extorsión en puertos y aeropuertos y el tráfico de drogas un negocio floreciente, fueron derrotados por un insólito movimiento de Tribunales Islámicos que, primero en Mogadiscio, poco después en todo el sur y centro de Somalia, pusieron en fuga a los «señores de la guerra» en un movimiento que pretendía poner fin al tribalismo de los intrincados clanes que tejen y destejen el laberinto somalí. Por poco tiempo.

Con el argumento de que los islamistas amparaban el terrorismo de AlQaida, Estados Unidos y su mayor aliado en la zona, Etiopía, lanzaron a finales de diciembre una ofensiva que acabó con el efímero reino de la Unión de Cortes Islámicas (UCI). Aunque han instalado en Mogadiscio el mal llamado Gobierno Federal de Transición (GFT), formado por los más destacados miembros de la cofradía de los «señores de la guerra», sin el controvertido paraguas de miles de soldados etíopes que han invadido a su vecino, es difícil que sobreviva. Somalia parece volver a la casilla de salida, con la población civil sometida al arbitrio de sus verdugos amparados por la comunidad internacional. Después de más de una década de atizarse, los «señores de la guerra» forjaron con el pegamento de la CIA, en febrero de 2006, la variopinta e imaginativa Alianza para la Restauración de la Paz y el Terrorismo (la Alianza).

Como dice un vecino ilustrado de Jowhar (noventa kilómetros al norte de Mogadiscio, en la región central y mejor regada del país), que prefiere guardar su nombre: «Cuando los Tribunales Islámicos empezaron su actividad, estaban en precario, sin apoyo comunitario, pero cuando los somalíes se dieron cuenta de que los “señores de la guerra” pretendían seguir vendiendo a la gente como si fueran animales, la comunidad se preñó furiosamente contra los “señores de la guerra”. El parto fue un bebé llamado Unión de Cortes Islámicas. El resultado final fue la erradicación de los “señores de la guerra” tanto de la capital como del sur y el centro del país, excepto Baidoa [donde tenía su sede el Gobierno de Transición] y la región de Ghedo».

Durante su tiempo de vida los tribunales lograron reabrir el puerto y el aeropuerto internacionales de Mogadiscio, cerrar el resto de puertos y aeropuertos excepto los regionales como el de Jowhar, limpiar las calles de la capital, instalar nuevas autoridades en las regiones bajo su mando y reconocer la existencia del GFT. Ganaron apoyo inicialmente del clan hawiye, que controla parte de Mogadiscio, pero estaban infra-representados en el gobierno de transición, y sobre todo, de hombres de negocios y pequeños financieros «hartos», como buena parte de la población, de la degradación de un país sin Estado y por lo tanto sin policía, servicio sanitario o educativo, que ha descendido al furgón de cola del desarrollo humano. Pero como reconoce la presidenta del Grupo de Mujeres de Jowhar, Haliimo Mohamed Haji, «el problema surgió cuando después de implantar la seguridad empezaron a recortar la libertad». La UCI se dividió entre dos sectores: uno encabezado por Sheikh Sharif Ahmed, antiguo profesor de geografía, dispuesto a entablar conversaciones pacíficas con el GFT, los etíopes y los americanos, y otro dirigido por Sheikh Hassan Dahir Aweys, cabecilla del sector más militante y radical, que figuraba en la lista negra de los Estados Unidos, por haber tomado parte en la «yihad» y estar implicado en la muerte de ciudadanos occidentales. Este sector, en el que había figuras poco recomendables del mundo fundamentalista, llamado Al-Shabab, consideraban «gaalo » (infiel) a quienes trabajaban para organizaciones humanitarias (como Médicos sin Fronteras) dirigidas por «cristianos».

Entre sus elementos menos recomendables destacan Aden Hashi «Ayro», que combatió en Afganistán, y Hassan Abdullah Hamid Turki (de Ogadén), que, como el propio Aweys, ejerció de comandante en el movimiento islamista Al Itihaad al Islamiya. Ellos fueron los que cometieron graves errores estratégicos y se enajenaron el apoyo de buena parte de la población, que al principio les recibió con entusiasmo, al prohibir el fútbol, la venta y consumo de «qat» (hierba anfetamínica), presionar a organizaciones de mujeres como la de Jowhar (con la amenaza de impedirles trabajar fuera de casa) y la prohibición del cine o de difundir música en las emisoras de radio, medidas que recordaban al extremismo de los talibanes afganos. Su abierto desafío contra Etiopía y el GFT, además de contra Estados Unidos, fue el principio del fin de los tribunales. Hasta que empezó el recorte de derechos, habían llegado a disfrutar de casi un 75 por ciento de apoyo popular. Que después de más de 15 años, los vecinos de Mogadiscio pudieran pasearse por toda la ciudad y atravesar sin miedo la ignominiosa «línea verde» que la dividía en dos mitades fue considerado por algunos como «un momento dorado».

Formado en Kenia en 2004, fruto de 14 iniciativas de paz, el Gobierno Federal de Transición apenas ha controlado más metros cuadrados en Somalia que la ciudad de Baidoa (al sur y lo bastante cerca de Etiopía para disfrutar de su ejército protector). Integrado en su inmensa mayoría por «señores de la guerra» y analfabetos (ambos conceptos no son antónimos), fueron en gran medida seleccionados, en función del número de milicianos y «technicals» (todo terrenos con ametralladora pesada soldada en la parte trasera) a su servicio, que tan penoso papel han desempeñado a la hora del «descenso colectivo a los infiernos del pueblo somalí», como escribe el novelista Nuruddin Farah en «Secretos».

El historial de muchos miembros del GFT no ofrece muchas esperanzas para somalíes que han pasado los últimos 16 años tratando de ganarse la vida honestamente sin el mínimo amparo institucional, al tiempo que ponen en duda que se hayan creado campos de entrenamiento para terroristas o que el bando islamista haya amparado a miembros de Al Qaida. Además de partir a cumplir con la peregrinación a la Meca que emprendieron sus principales mandos, un garrafal error de cálculo de Aweys fue propagar un objetivo herético para la Unión Africana: la reunificación de todos los territorios donde viven somalíes, lo que implicaría sobre todo la recuperación del Ogadén, cedida graciosamente a Etiopía, en la conferencia que las potencias coloniales celebraron en Berlín a fines del siglo XIX, para repartirse África, con regla y cartabón. El moderado Sharif, considerado «recuperable» para los intereses occidentales, parece haber caído en manos del Ejército keniano (otros dicen que se entregó bajo condiciones), y ahora los estadounidenses quieren que tome parte en el nuevo gobierno y fomente la reconciliación. El desorden («anarquía» es la palabra que más repiten los analistas, equiparando automáticamente ausencia de gobierno a «caos») serviría a su juicio —que coincide con el de la CIA— de excelente caldo de cultivo para movimientos terroristas.

Pero lo cierto es que Somalilandia (al noroeste) es una zona estable y próspera desde que en 1992 proclamara una independencia no reconocida por nadie, al igual que Puntland, región autónoma, y amplios sectores del centro y sur del país, sobre todo la llamada Mesopotamia islámica, entre los ríos Juba y Shebeli, que médicos como Mohamed Asan, alias «Dottore», recuerda como «un paraíso», mientras contempla con melancolía los restos de la fábrica de azúcar fundada a comienzos del siglo XX, por el Duque de los Abruzzos, no han sufrido tantos desórdenes y saqueos como Mogadiscio, capital de todas las codicias y desmanes. No pocos «señores de la guerra» agrupados en la Alianza contra el Terrorismo, forman parte del Parlamento que se reunía en Baidoa, y cuenta con el apoyo de EE. UU. Entre los currículos criminales brilla con luz propia el del actual presidente del Gobierno Federal de Transición, Abdullahi Yusuf, un hombre débil al frente del ejecutivo, enfrentado a muchos de sus «ministros», que llegó a ver con buenos ojos, cómo los islamistas ponían en fuga a los «señores de la guerra» que a fin de cuentas eran sus rivales.

En Yusuf y en ellos confían sin embargo las Naciones Unidas y Washington para devolver la paz al país, con la ayuda del invasor etíope. Pero como recalca el especialista Alejandro Pozo, es imposible eludir la «desconfianza de la población» hacia unos «señores de la guerra» que llevan dedicados al saqueo y la extorsión más de tres lustros.
Una desconfianza, añade Pozo, «sólo superada por la que sienten hacia Estados Unidos y Etiopía». Addis Abeba lleva años alimentando a las milicias de los clanes, interesada en mantener la inestabilidad de un vecino que sueña con recobrar algún día el tórrido desierto de Ogadén. Que Etiopía apoyara al GFT y su aliado, Estados Unidos, a los «señores de la guerra» que formaban la Alianza, no podía sino acabar confluyendo, naturalmente, en una eficaz tenaza política y militar. Los tribunales no aparecieron de la noche a la mañana para adueñarse del poder en junio de 2006, sino que empezaron a operar antes en barrios de algunas ciudades, a comienzos de los años noventa, ofreciendo seguridad y justicia. Los tribunales, como confirman algunos habitantes de Jowhar, fueron los primeros sorprendidos de su capacidad para suscitar un aura de invencibilidad.

Miembros de las milicias clánicas optaron por integrarse en las milicias de los tribunales: además de pagarles mejores salarios, descubrieron que la población no sólo no les temía, sino que les respetaba. Un testigo europeo se pregunta hasta qué punto la intervención etíope y estadounidense no contribuyó a radicalizar a los tribunales. En Jowhar recuerdan que en junio del año pasado «hubo cuatro tiros, y los “señores de la guerra” pusieron pies en polvorosa». En el antiguo granero somalí, no hicieron limpieza política y pusieron en puestos de responsabilidad a antiguos y experimentados miembros del gobierno de Siad Barre, cuyo derrocamiento en 1991 prendió el conflicto civil. En general, no eran nada partidarios de los clanes, sino que hacían hincapié en la condición general de somalíes y musulmanes.

La Unión Europea aceptó participar en la farsa del penúltimo proceso político («esto es lo que hay»), con la elección de un equipo de gobierno que procede del campo de los «señores de la guerra»: como en la operación de la ONU en 1992, se dejó de lado a la sociedad civil para potenciar a quienes más cruelmente han abusado de la población. La atención del mundo vuelve por unas horas a Somalia gracias al hecho, señala Pozo, del nuevo episodio de la guerra contra el terror declarada por la Casa Blanca. Una iniciativa a la que, pese a reticencias estratégicas e ideológicas, acabó también por doblegarse la Unión Europea (aunque los bombardeos contra los islamistas, junto a la frontera con Kenia en la que al parecer resultaron muertos varias decenas de nómadas inocentes, fueron criticados por algunos miembros de la Unión). La puntilla se la dio John Bolton, embajador de Estados Unidos ante la ONU, antes de ser relevado por el cambio de color en el Congreso americano. A finales de noviembre propuso levantar el embargo de armas a Somalia, justo antes de que Grupo de Seguimiento de la ONU para Somalia presentara un documentado informe en el que probaba que, desde que en 1992 se decretara un embargo de armas contra el país del Cuerno de África, las violaciones han sido rampantes por parte de países como Etiopía, Eritrea, Líbano, Irán, Uganda y otros.

Alfonso Armada

Artículo cedido por el autor, Alfonso Armada, periodista de ABC y enviado especial a Jowhar. Publicado en el ABC el 28 de enero de 2007.


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios