En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe de economía solidaria 2019: Economía y personas
...leer más...
La Encíclica “FRATELLI TUTTI” leída por un Misionero de África
...leer más...
Misión y promoción social
...leer más...
Informe "África 2020: Transformaciones, movilización y continuidad", por Fundación Alternativas
...leer más...
La pandemia covid-19 y las comunidades negras-afrocolombianas, por Licenia Salazar y Venanzio Mwangi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Desaparece un periodista detenido por las fuerzas de seguridad de Somalia
...leer más...

Boko Haram mata a tres personas y secuestra a varios niños en Camerún
...leer más...

Intento de asesinato de un gobernador en Nigeria
...leer más...

Riesgo de huelga general en una localidad de Túnez por la suspensión del equipo de futbol
...leer más...

Un horno inscrito en el Patrimonio Mundial de la UNESCO es destruido por terroristas en Burkina Faso
...leer más...

La cineasta negra que produjo una película sobre la brutalidad policial es atacada por la policía
...leer más...

Seis muertos en enfrentamientos tribales en el este de Sudán por la destitución del gobernador de Kassala
...leer más...

Un grupo de candidatas al Senado de Liberia piden apoyo para las próximas elecciones
...leer más...

El Ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos se reúne con su homólogo italiano para profundizar relaciones bilaterales
...leer más...

Restricciones en el suministro de agua en Nampula, Mozambique
...leer más...

El gobierno de Madagascar brinda asistencia económica ante la covid-19
...leer más...

Representante de Angola ante la ONU advierte de retrocesos en la igualdad de género debido a la covid-19
...leer más...

En curso el escrutinio de votos en las elecciones presidenciales de Guinea
...leer más...

El Consejo Judicial Supremo de Libia en contra de resoluciones sobre el nombramiento de altos cargos judiciales
...leer más...

Somalia incauta material para fabricar bombas destinado a Al-Shabab
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Binti: los okapis congoleses y el racismo europeo, por Sebastián Ruiz Cabrera
...leer más...
Perspectivas demográficas mundiales para el siglo XXI, por José Antonio Barra Martínez
...leer más...
El desmoronamiento de las dictaduras, por Gaetan Kabasha
...leer más...
Etiopía, víctima de guerra y del fascismo, por Omer Freixa
...leer más...
Grafitis para inspirar a la juventud, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

R. D. Congo: una paz prendida con alfileres
24/01/2008 -

Los congoleños pensaban que la salida del túnel estaba cerca. Las elecciones generales (presidenciales y legislativas) y las regionales (asambleas y gobiernos provinciales) habían dado la legitimidad democrática indispensable a las nuevas instituciones. Quedaba una gigantesca tarea, la de reconstruir material y moralmente un enorme país devastado por la guerra, la ocupación y el pillaje. Todo parecía posible, aunque difícil, y la esperanza no era una ilusión vana.

Los problemas y las frustraciones han surgido, como siempre, desde el este, desde las provincias del Kivu. Las guerras de “liberación” de 1996 y 1998 (la 1ª llevó al poder a Kabila padre y la 2ª condujo al control y saqueo de casi la mitad del país por parte de Uganda y Rwanda), tuvieron su punto de partida en los Kivu. No es extraño que en las elecciones de 2006, las poblaciones de estas regiones votaran masivamente a Joseph Kabila, por considerarlo el artífice de la pacificación y expulsión de los extranjeros ocupantes y depredadores.
Sin embargo, mientras los gobiernos central y provinciales tratan a trancas y barrancas de poner en pie programas de reconstrucción, la autoridad del Estado y la integridad del territorio han estado en juego en los Kivu.

En los acuerdos de Pretoria, primer paso del proceso de transición culminado por las elecciones de 2006, los firmantes se comprometieron a disolver sus ejércitos para integrarlos en unas fuerzas armadas nacionales. A la complejidad de unificar en un solo ejército a beligerantes hasta entonces enemigos, se añadió la negativa de algunos mandos, que mantuvieron sus propias tropas. Es el caso del general Laurent Nkundabatware (Nkunda), que dice defender a los tutsi congoleños, en peligro según él, tanto por la actividad de los hutu ruandeses rebeldes como por la enemistad y política excluyente de las etnias “autóctonas” (nande, hunde, nyanga). Los militares ruandeses se retiraron oficialmente del territorio congoleño en 2003, pero han seguido apoyando con armas y hombres a “su” hombre, Nkunda. Éste se ha hecho fuerte e inexpugnable en el Masisi, zona del Kivu-norte, habitada mayoritariamente por ruandófonos. La negativa de Nkunda a integrarse en el ejército, le convirtió en rebelde y traidor, y la acusación de haber cometido crímenes contra la humanidad, entre otros el reclutamiento de niños, ha hecho que pese sobre él una demanda de arresto internacional. A pesar de ello, ni las numerosas fuerzas gubernamentales ni las de la Misión de las Naciones Unidas (MONUC) desplazadas en la zona han logrado detenerlo ni desalojarlo de su enclave. Antes al contrario, fuerte militarmente, ha forzado conversaciones y negociaciones varias. Algo incomprensible para una población obligada a desplazamientos masivos y harta de violencias; ¿por qué la MONUC no va a por él - se pregunta, temerosa de que exista una agenda oculta manejada desde el exterior - si sabemos dónde está, quién le apoya y cómo se abastece de hombres y armas?

La comunidad internacional, que ejerce una presión y tutelaje evidentes sobre el gobierno, ha frenado cualquier solución militar, ante el peligro de una previsible sangría, y el Presidente Kabila ha impulsado una Conferencia de Paz en Goma, capital del Kivu-norte. Acaba de terminar. Los 300 participantes previstos, se convirtieron en 1.300. Unos y otros se han lanzado reproches y acusaciones, en una ceremonia de desahogo colectivo. Las conclusiones estaban previstas: aunque aprobado por todos, se trata sustancialmente de un acuerdo entre los representantes del gobierno y el movimiento rebelde de Nkunda. El precio pagado por las instituciones democráticas: una ley de amnistía por hechos de guerra e insurrección, excluyendo crímenes contra la humanidad. Está por ver si ha habido concesiones políticas, con relación a las exigencias de los tutsi sobre su nacionalidad (que muchos congoleños les niegan) y sus pretensiones de lograr un territorio propio.
Una comisión técnica velará el proceso de desmilitarización, reinserción y reinstalación de las poblaciones. La sociedad civil podrá quizás respirar, que no es poco, si el acuerdo se convierte realmente en pacificación. Ésta depende también de la reacción de grupos armados congoleños maï maï incontrolables y “patriotas” defensores de la “congoleidad” frente a “extranjeros” al servicio de Rwanda. El prometido desmantelamiento y expulsión de los rebeldes hutu ruandeses, cuya actividad desestabilizadora ha sido el pretexto, que no la razón, de la rebeldía de Nkunda, no será tarea sencilla. Además de la dificultad de desalojarlos de las zonas que controlan, su repatriación forzosa sería un escándalo, ya que, obligarles a regresar a Rwanda significaría llevarlos al matadero.

Ramón Arozarena

(Nakupenda Africa)

23 de enero de 2008


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios