En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Africanos en Alemania : La estigmatización de los bastardos de Renania, por Carlos A. Font Gavira
...leer más...
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hombres armados atacan una base militar al norte de Abiyán
...leer más...

La UE ha contribuido con 141 millones al fondo de emergencia del FMI
...leer más...

La presidenta de Tanzania exige orden al parlamento
...leer más...

El Golfo de Guinea continúa siendo un foco para la piratería
...leer más...

La Unión Europea reitera la llamada a mantener el alto el fuego en el Sáhara Occidental
...leer más...

Refugiados ruandeses en Zimbabue solicitan el asentamiento permanente
...leer más...

Kenia y Uganda acuerdan un alto el fuego en su guerra comercial
...leer más...

Tanzania pide a los líderes religiosos que prediquen las medidas contra la covid-19
...leer más...

Leche de producción local para todos los funcionarios de Tanzania
...leer más...

Egipto quiere terminar con los accidentes ferroviarios
...leer más...

Uganda, un país férreo para ser disidente
...leer más...

El Consejo Militar de Transición de Chad sustituye la Constitución por la Carta de Transición
...leer más...

El expolicía Derek Chauvin declarado culpable del homicidio de George Floyd
...leer más...

Egipto recibirá 4,5 millones de dosis de la vacuna contra la covid-19 a través del mecanismo COVAX
...leer más...

Ulisses Correia e Silva renueva su mandato como primer ministro en Cabo Verde
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

WIRIKO

“Wiriko” es una palabra perteneciente a la familia de las lenguas bantúes cuyo significado hace referencia a la idea de estar despierto. En este sentido, pretendemos despertar conciencias y romper con los tópicos y estereotipos que envuelven al continente africano en lo que a manifestaciones sociales y culturales se refiere. Wiriko está en pie y con los ojos bien abiertos, atentos a todo lo que acontece en torno a las sociedades africanas contemporáneas. Muchas veces, bebiendo e inspirándonos de los frutos del pasado, y otras, escuchando los ecos en la diáspora, pero siempre, volviendo la mirada a nuestros pies, enraizados en esta tierra que tanto tiene que decir y enseñar. www.wiriko.org

Ver más artículos del autor


¿Quiénes son los miserables? , por Wiriko

4 de marzo de 2020.

Autora: Yolanda Polo Tejedor

Los miserables (2019), el primer largometraje del director Ladj Ly, es un drama policial ambientado en un suburbio de París que estalla en violencia tras la victoria de Francia en la Copa del Mundo de 2018. Una película con aires documentales de máxima urgencia para reflexionar sobre qué tipo de Europa estamos construyendo.

2018, Francia ha ganado el mundial de fútbol y las calles hierven. Entre la multitud enfervorizada, chavales negros sonríen, brincan, se abrazan, se envuelven en la bandera de Francia y cantan la Marsellesa. El orgullo patrio, el sentimiento de pertenencia al país de la liberté, egalité y fraternité. Así comienza la ópera prima del director Ladj Ly; unos primeros minutos en los que ya se respira el frágil equilibrio entre la euforia y la rabia; entre el amor y la furia.

La película Los miserables (2019) discurre en Montfermeil, uno de los escenarios en los que Víctor Hugo situó su novela más universal. “¿Sabes por qué el instituto de este barrio se llama Víctor Hugo? -pregunta uno de los personajes de la cinta a otro- aquí basó su novela el escritor y poco ha cambiado desde entonces”. Más de 150 años entre la novela y la película, y las miserias siguen siendo las mismas o incluso peores.

Con aire de documental, este thriller policíaco pone el foco en uno de los barrios periféricos de París en los que la violencia estructural deja escasas salidas para unos jóvenes que quieren querer a su país, pero su país nunca los quiso. En su ópera prima, Ladj Ly ha hecho una descarnada fotografía de la enorme falacia del todos-nacemos-iguales; es “un grito de guerra a la clase política”, como él mismo afirma.

Me dicen que en Francia están revueltos, que eso de mostrar que en la ciudad de la luz no todo son vino y rosas no ha gustado mucho; me dicen que, en el mejor de los casos, ha supuesto un golpe de realidad que les ha encogido el estómago. Eso de iluminar las propias miserias escuece. A treinta minutos de los Campos Elíseos miles de personas sobreviven en colmenas de infraviviendas (espectaculares las imágenes aéreas de la banlieue); su vida transcurre entre basura, amenazas, juegos de poderes y falta de aliento. El Estado, ni está ni se le espera, a no ser para hacerse notar a través de polis que juegan sus cartas con los líderes locales que manejan el cotarro en un complicadísimo tira y afloja de difícil estabilidad.

Tres policías: un matón, un novato y un fronterizo -un chico del barrio, hijo de africanos y musulmán. Tres formas diferentes de ejercer la autoridad; tres hombres que tienen familias, que aman y, alguno hasta llora impotente al llegar a casa (el personaje del policía afrofrancés da para varios análisis). Patrullan el barrio: planos enmarcados en las ventanillas del coche muestran el cotidiano de quienes quieren vivir a pesar de todo, a pesar de tanto. Una piscina hinchable a la que saltan los chicos, pistolas de agua entre risas y gritos; chapoteo y alegría, en medio de un paisaje abandonado a su suerte. Conversaciones breves con confidentes recién salidos de la cárcel. Dueños de negocios con patios traseros en los que se habla en susurros… En una de sus rondas descubren una pelea entre gitanos y negros. Los gitanos acusan a los afrodescendientes de haberles robado un león de circo; si no aparece, correrá la sangre.

Los hilos que tejen la débil paz social estallan. No adelanto nada si digo que la película avanza hacia niveles de violencia desgarradores. Dice Ladj Ly que todo se basa en hechos reales. Durante cinco años filmó todo lo que ocurría en su barrio, sobre todo a los policías. En nuestra mente aparece el banlieue Clichy-sous-Bois en el que, en 2005, la policía mató a dos adolescentes negros musulmanes; el suceso provocó graves enfrentamientos en varias ciudades de Francia. Diez años después todo seguía igual.

Pocas mujeres, pero esenciales

Los niños son carne de cañón para la violencia y los extremismos; la pieza más vulnerable de un puzle que hace aguas por todos los lados. Niños franceses cuyas familias buscaban un futuro mejor para ellos, una oportunidad para dejar atrás la miseria, para cumplir el sueño de pan, trabajo, techo y libertad.

Los protagonistas son niños, en masculino; en Los miserables apenas aparecen niñas; tampoco mujeres, pero vale la pena mirar a las que intervienen brevemente. Adolescentes empoderadas que se rebelan contra quien las graba con un dron mientras se desnudan. Chicas que encaran a un policía repugnante que, con insinuaciones sexuales y agresivas, quiere dejar claro quién manda; “No tiene derecho a hacer esto” -le dicen. Mujeres que conocen la ley y le espetan al poli matón “No puede entrar en mi casa, conozco la ley”. Madres que protegen a sus hijos, “¿Cómo no va a huir mi hijo de la policía?”.

Mujeres africanas que sostienen la vida, que cuidan y alimentan en medio de la batalla. Mujeres que mantienen los lazos africanos y esas estrategias ancestrales que trajeron en su camino a Europa. En una de las escenas, los policías recorren una casa, buscan alguna pista, avanzan, abren puertas; en una habitación varias mujeres sirven comida y reparten montoncitos de dinero. Una tontina; el sistema de crédito entre mujeres de África Occidental que les permite afrontar gastos excepcionales como viajes, una boda o algún pequeño negocio. Los cuidados femeninos que hacen que la vida siempre se abra paso.

Ladj Ly se pregunta qué hace que chavales que cantan la Marsellesa con orgullo de pertenencia salten al extremo radicalmente opuesto. Qué hace que el sistema de la egalité -como cualquier otro sistema occidental, no nos engañemos- imponga la brutalidad, el miedo, el abandono y la persecución. Ly se pregunta quién escucha a quienes viven en las sombras de la ciudad de la luz; enfoca su cámara e ilumina la respuesta: a veces, solo la rabia desata la escucha. Decía Víctor Hugo que “No hay malas hierbas ni hombres malos, solo malos (y miserables) cultivadores”.

*Pista sin spoiler: fíjense en una de las primeras escenas en la que los chavales hablan asombrados sobre la violencia que ocurre en África y luego únanla a la última et…voilá.

Original en : Wiriko



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios