En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El candomblé y el tiempo, por Reginaldo Prandi
...leer más...
Estrategia para un objetivo preciso: el pueblo, sujeto soberano de la democracia, por Benjamín Forcano
...leer más...
La miopía política de España en el Sáhara y el surgimiento del Frente Polisario
...leer más...
Consecuencias de la decisión de Trump de reconocer la soberanía marroquí sobre los territorios ocupados del Sahara Occidental
...leer más...
Neocolonialismo: Desarraigo cultural y dependencia en la República del Congo (parte 2/2)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Los líderes de los derechos civiles se unen para exigir al Congreso de Estados Unidos la aprobación de la Ley de Justicia Policial George Floyd
...leer más...

El buque Artic Sunrise de Greenpeace atracará próximamente en Seychelles
...leer más...

Las fuerzas de seguridad de Ghana allanan el nuevo centro de derechos LGTBI+
...leer más...

La UE apoyará las estrategias de vacunación contra la covid-19 en África
...leer más...

Marruecos como ejemplo de desarrollo de las energías renovables
...leer más...

África oriental y meridional buscan fortalecer los lazos comerciales
...leer más...

Thuli Madonsela recibe el título de caballero francés por su lucha contra la corrupción
...leer más...

Varias iglesias atacadas en el norte de Nigeria
...leer más...

Los trabajadores de la sanidad sudafricana en huelga
...leer más...

En debate la adhesion de Marruecos, Túnez y Mauritania a la CEDEAO
...leer más...

La policía del Capitolio recuerda los horrores del 6 de enero
...leer más...

Somalia necesita urgentemente celebrar elecciones
...leer más...

La Constitución como piedra angular para hacer frente a los nuevos desafíos en Egipto
...leer más...

El gobierno de Uganda desmiente haberse vacunado antes que el resto
...leer más...

El candidato del partido gobernante vence en las presidenciales de Níger
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Cochi, Marco

Marco Cochi periodista e investigador profesional con experiencia en áreas de crisis, derechos humanos, temas de paz y seguridad en África subsahariana. Jefe de Investigación para la región del Sahel y África Subsahariana en el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS). Docencia en el Máster Online en Construcción de Paz y Cooperación Internacional (8ª Edición) activado en Link Campus University of Rome. Colaborador durante más de diez años para Africana, Eastwest, Metodo, Nigrizia, Il Nodo di Gordio e Informazioni della Difesa.

Experiencia previa con la enseñanza plurianual a nivel universitario en diversas conferencias y formaciones, seminarios, másteres y cursos de posgrado en la Universidad Sapienza de Roma, Link Campus University, Lumsa, Luspio, Unicusano, Universidad Roma Tre. Experiencia en proyectos de investigación a largo plazo en el Foro de Investigación y Desarrollo de África, la Asociación de Estudios Extraeuropeos, el Centro Europeo de Excelencia “Altiero Spinelli” (CeAs-Universidad “Roma Tre”), el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS).

Muchos años de experiencia en el área de cooperación al desarrollo, donde coordinó proyectos de educación intercultural y solidaridad internacional. Encabezó las delegaciones de vidita de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano y algunos países africanos. Graduado summa cum laude en Literatura Moderna, Especialista en Filosofía y Política. Maestría Universitaria de segundo nivel en Estudios de Seguridad Internacional y Postgrado semestral de Especialización en Economía sin Fines de Lucro y Cooperación al Desarrollo etc .

Autor del blog Afrofocus que seguimos en Bitácora Africana

@afrofocus

Ver más artículos del autor


Porque The Economist nombró a Malaui como país del año, por Marco Cochi

12 de enero de 2021.

El año que todos quisiéramos olvidar, pero que siempre recordaremos, terminó con una noticia positiva para el continente africano: el semanario británico The Economist ha nombrado a Malaui "país del año". Una decisión que se inspira en un estudio elaborado en octubre pasado por el think tank Freedom House, que examinó la condición de la democracia y el respeto a los derechos humanos durante la pandemia en 192 países.

El informe muestra que ambos han retrocedido en hasta 80 países y el periódico británico ha establecido que Malaui fue el único país donde realmente han mejorado. Entre los motivos que llevaron a la revista económico-política más importante del mundo a elegir el pequeño estado del sudeste de África estuvo la decisión del Tribunal Supremo de anular el resultado de las elecciones presidenciales del pasado mes de febrero.

The Economist resumió su elección explicando que en abril de 2012, tras la muerte del jefe de Estado, Bingu wa Mutharika, a causa de un infarto, las principales agencias de noticias de todo el mundo escribieron que lo habían llevado a un hospital en la capital, Lilongwe. y que ya estaba muerto cuando llegó en la ambulancia. En cambio, los medios locales anunciaron que el presidente Mutharika estaba vivo y que lo habían llevado a Sudáfrica para recibir tratamiento.

El presidente Mutharika, un ex economista del Banco Mundial, fue elegido en 2009 para un segundo mandato de cinco años (el último permiso previsto en el artículo 83, párrafo 3 de la Constitución de Malaui), pero en el último período de su presidencia habían crecido en su contra las acusaciones de nepotismo y derroche de dinero, que provocaron violentas protestas entre la población.

Muchos analistas políticos africanos habían subrayado el compromiso de Mutharika de convertir a su hermano Peter, entonces ministro de Relaciones Exteriores, en su sucesor. Sin embargo, en cumplimiento de la Constitución, la vicepresidenta Joyce Banda, quien había sido expulsada del partido de Mutharika en 2010, asumió las funciones presidenciales y Peter Mutharika no pudo asumir el poder. Sin embargo, fue elegido en 2014 y en las elecciones de mayo del año pasado fue nuevamente confirmado al frente del país africano.

Sin embargo, parecía que a pesar de la vigilancia de los observadores internacionales, su elección había estado dominada por el fraude y las papeletas de votación habían sido manipuladas. Los malauíes organizaron protestas masivas, algunas de las cuales resultaron en violencia, para invalidar las "elecciones Tipp-Ex" (de la marca de fluidos correctivos que se habían utilizado para alterar los resultados), mientras que los partidos de la oposición recurrieron a la Corte Suprema.

En febrero, los jueces del Tribunal Supremo, con un fallo de 500 páginas, otorgaron una repetición de la votación que se llevó a cabo el 23 de junio y Lazarus Chakwera, de 65 años, venció a Peter Mutharika por un amplio margen, obteniendo el 58,5 % de los votos. La decisión de los jueces de Malaui marcó la primera vez en la historia africana que una nueva ejecución de las elecciones ha llevado a la derrota de un presidente en ejercicio.

El deseo de que se repitieran las elecciones también llevó al prestigioso think-tank londinense Chatham House a otorgar a los cinco jueces de la Corte Suprema de Malaui un prestigioso premio internacional por la contribución más significativa a la mejora de las relaciones internacionales. En el momento de la concesión, el director de Chatham House, Robin Niblett, declaró que lo que sucedió en Malaui representa un momento histórico para la gobernabilidad democrática.

El doble reconocimiento recibido por Malaui es sin duda muy relevante para la imagen del país, pero también es importante destacar que la sentencia de los jueces de la Corte Suprema, además de ser crucial para reconstruir la confianza de los ciudadanos malauíes en sus instituciones, fue decisiva para apoyar más ampliamente los estándares de la democracia en todo el continente africano.

Original en: Afrofocus



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios