En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Turquía y Rusia cerca de acuerdo sobre una solución política en Libia
...leer más...

Varios países árabes envían ayuda humanitaria a Sudán
...leer más...

Encuentro entre dos obispos de Sudán del Sur y el presidente Kiir
...leer más...

Sudán incauta explosivos en cantidad suficiente para hacer estallar Jartum
...leer más...

Uganda busca a más de 200 prisioneros fugados, desnudos y armados
...leer más...

Antiguo Primer ministro de Somalia se presentará a la presidencia
...leer más...

La OMS reconoce a Togo como el primer país africano en erradicar la “enfermedad del sueño”
...leer más...

Erradicar la violencia política: un compromiso de cara a las elecciones en Ghana
...leer más...

La UE aporta dos millones de euros a Etiopía para apoyar a las comunidades afectadas por la langosta del desierto
...leer más...

Egipto declara obtener resultados prometedores con una vacuna contra la covid-19
...leer más...

Encarcelado un gobernador de Kenia por malversación de fondos
...leer más...

Angola reabrirá los colegios en octubre
...leer más...

Túnez nombra a su primer embajador en Libia desde 2014
...leer más...

Cooperación y desarrollo bilateral entre Angola e India
...leer más...

Namibia busca soluciones a la escasez de agua potable
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Haile Selassie: entre veneración y odio, por Omer Freixa
...leer más...
El primer hombre en Marte, por Rafael Muñoz Abad
...leer más...
Mujeres somalíes contra la tradición, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Las independencias africanas: lo realizado, lo conseguido y lo pendiente, por Carlos Luján Aldana
...leer más...
RD Congo: 60 años de frustración, por Nestor Nongo
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > Agenda >

Inicio: 19 de noviembre de 2019  Fin: 20 de enero de 2020

Pocho Guimaraes en Drap-Art - 15 Noviembre 2019 - 19 Enero 2020 - Barcelona


Lugar: Av. de les Drassanes, s/n, Barcelona, Museo Marítimo  

El artista guineoecuatoriano Pocho Guimaraes participará en la edición de este año de Drap Art que se celebra en el Museo Marítimo de barcelona del 19 de noviembre hasta el próximo 20 de enero .

Exposición colectiva en Hall de entrada MUSEU MARÍTIM DE BARCELONA

Drap-Art lleva 23 años dando visibilidad a artistas, diseñadores y artesanos que apuestan por el cambio hacia una sociedad más sostenible, tanto en lo que respecta a la naturaleza, la acción social, y la economía. El arte, a lo largo de la historia de la Humanidad, ha señalado muchas veces nuevos caminos: Da Vinci con sus máquinas voladoras se anticipó a la aviación, arquitectos como Frank Loyd Wright o Heinrich Tessenow construyeron las primeras casas sostenibles, que por su ubicación, orientación y concepción no necesitaban ni calefacción ni aire acondicionado.
Una vez más el arte puede señalar el camino, hacer que estalle en el público esa chispa imprescindible para hacer que aflore la voluntad de formar parte de un cambio positivo, del cual todxs somos al mismo tiempo actores y beneficiarixs.
Ahora, que el cambio climático ya es una realidad aceptada, que todxs conocemos la problemática de los microplásticos, que las migraciones por desastres políticos, económicos y fenómenos naturales son cada vez más frecuentes, es el momento de buscar soluciones positivas, de darnos cuenta de que entre todxs podemos provocar un cambio de rumbo, de darnos cuenta que con pequeñas acciones podemos conseguir grandes logros, si somos suficientes en hacerlo. ¡Tomemos las riendas de nuestro destino y apoyemos a estas jóvenes de todo el mundo que están luchando por su futuro!

Pocho Guimaraes,conocido como Plácido Bienvenido Guimaraes Malabo Muatariobo, nació en tránsito, en el pueblo de Basupú (isla de Bioko) en el año 1951, cuando sus padres estaban de camino entre Moka y la ciudad capital, entonces llamada Santa Isabel (hoy Malabo). Su genealogía familiar es el más claro ejemplo de las complejas relaciones transterritoriales y transétnicas que componían el tejido social de la isla de Bioko (antiguamente Fernando Poo) durante el siglo XX: su abuelo materno, Francisco Malabo, es conocido en la historiografía colonial como el descendiente del último rey bubi. Su abuelo paterno, Sebastián Guimarães, salió de Coimbra, en Portugal, para establecerse con una plantación de palma en la isla de Príncipe durante el apogeo de este producto comercial, en las primeras décadas del siglo XX. Su abuela paterna, Andrea Adostia Taborda, hablante de pichi y que se identificaba a sí misma como criolla, viajó con frecuencia entre Basupú y la isla de Príncipe, con la licencia que le otorgaba durante el régimen colonial español su condición de emancipada.

Pocho, como muy pronto se le conoció familiarmente, pasó su infancia entre Santa Isabel, Basupú y Moka donde, como único hijo varón de su madre, le hace depositario su abuelo Francisco Malabo de muchas de las tradiciones familiares. De él aprendió a respetar los lugares sagrados de los bubis, a conocer los secretos del bosque, y que el mejor arte que hay en la vida es el de la longevidad. Pero a los 10 años sus padres eligen para él un modelo de formación conforme a los cánones occidentales y lo trasladaron a la ciudad de Bata, para asistir como alumno interno al colegio La Salle. Unos meses después de la independencia del país, en el año 1969, Pocho regresará a Malabo y, ante la carencia de cuadros profesionales para asumir todas las vacantes administrativas, con apenas 18 años le encomiendan la plaza de profesor de dibujo en el instituto Cardenal Cisneros de Malabo.

Pronto comenzará la crisis política y humanitaria que sufre Guinea Ecuatorial bajo el gobierno de Francisco Macías Nguema (1968-1979). El padre de Pocho, Abilio Guimaraes Taborda, que era técnico electrónico y quien había montado la emisora de radio de la capital en los años 60, fue luego contratado como técnico de comunicaciones de la presidencia de Francisco Macías, y fue también el primer miembro de la familia víctima del régimen. Falleció a causa de las torturas que le infligieron en 1971. Era militante del Movimiento para la Liberación de Santo Tomé y Príncipe y es el mismo Movimiento de Liberación el que saca de Malabo a su hijo Pocho, tras su muerte, y le traslada a Madrid con una beca, donde reside por espacio de tres años, en su condición de apátrida. Recibe entonces una segunda beca por parte del Movimiento, para realizar estudios superiores en el extranjero, y con ella se marcha a la Unión Soviética, todavía bajo la dictadura de Franco en España y en el contexto de la guerra fría a nivel internacional. Se matricula en la universidad de Kiev para estudiar ruso y arquitectura urbanística y de diseño, entre los años 1974 y 1977.

A su regreso se instala en España, y se matricula en Valencia en la facultad de Bellas Artes: es aquí donde despega de manera definitiva su faceta artística por la que lo conocemos hoy. Ya en Madrid, entre los años 1980 y 2000, que coinciden con los de la efervescencia cultural de la ciudad, colabora en múltiples proyectos relacionados con la pintura, la música, la danza y el teatro. Realiza numerosos espectáculos multimedia, proyectos artísticos y exposiciones en equipo y en solitario. Como actor trabajó con Antonio Mercero en la película Espérame en el cielo (1988) y con Pedro Almodóvar en Tacones lejanos (1991); también trabajó en un programa de televisión de Antena 3 titulado Inocente, inocente y en numerosos anuncios televisivos y publicitarios.

En 2010 Pocho Guimaraes decide regresar definitivamente a Malabo, en donde vive desde entonces. Allí continúa pintando, trabando la escultura y haciendo instalaciones, pero pronto decide entregarse por entero al arte textil y la elaboración de tapices. El tapiz le sirve especialmente para integrar bajo un mismo concepto artístico muchas expresiones que le interesan y que le han venido acompañando desde la infancia, en particular la danza, el ritmo y la percusión. Desde hace un tiempo estudia la génesis, cadencias y prácticas de la danza ritual del bonkó (que bailó desde niño en su ciudad natal) tal y como se ejecuta hoy en Malabo. Se propuso desterrar del tapiz su posible rigidez, su condición de objeto estático sobre una pared, para ponerlo en movimiento, explorando las texturas, el volumen y activando la estética del tacto. Situándose en los intersticios de la relación entre arte y artesanía, sus tapices esquivan o transgreden con fluidez y soltura esas categorías. En la selección de materiales combina la nipa, la lana, la cuerda, el macramé, la madera, la cerámica, la concha, la lata, el papel y el plástico para producir sensaciones cromáticas y táctiles, mientras que el uso de la máscara activa un juego de representaciones. Para Pocho Guimaraes el textil es como una segunda piel pues, como le gusta recordarnos, estamos todos formados por tejidos. Esa relación semiótica entre textil, tejido y texto nos ayuda a reflexionar conceptualmente sobre las redes de conocimiento y transferencia que intentamos construir.

Benita Sampedro

LUGAR: Museo Marítimo Av. de les Drassanes, s/n, Barcelona

FECHA: 19 Noviembre 2019 - 20 Enero 2020





Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios