En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El movimiento misionero en el siglo XIX y el mundo negro-africano, por Fidel González Fernández
...leer más...
¿Más allá del interés nacional y la seguridad?: Propuestas para otra política exterior española en África, por GEA-UAM
...leer más...
Derechos humanos y democracia en Guinea Ecuatorial
...leer más...
Promoción de las inversiones españolas en África subsahariana: Recomendaciones y conclusiones, por José María Mella [et al.]
...leer más...
Inversión empresarial española en África subsahariana, por José María Mella [et al.]
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Kizito Mihigo recibe a título póstumo el premio Vaclav Havel
...leer más...

El asistente de un candidato a las presidenciales de Tanzania arrestado por blanqueo de dinero
...leer más...

6.800 casos de abuso sexual infantil registrados en seis meses en Uganda
...leer más...

Naufragios de barcos de migrantes frente a las costas de Libia
...leer más...

Estados Unidos quitaría a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo
...leer más...

El Gobierno de Camerún propone un plan de reconstrucción para la región separatista anglófona
...leer más...

La OIM advierte sobre la inseguridad medioambiental y de seguridad en la región de Lake, Chad
...leer más...

Los Obispos de California en marcha contra el pecado estructural del racismo
...leer más...

Arrestos en una iglesia de Uganda por violar las normas de prevención contra la covid-19
...leer más...

La firma del acuerdo de paz en Sudán se fija para octubre
...leer más...

El expresidente de la IAAF condenado a dos años de cárcel por corrupción
...leer más...

Francia se compromete con el proceso de paz en Sudán
...leer más...

Zimbabue en el punto de mira de Sudáfrica por las violaciones a los derechos humanos
...leer más...

La sociedad civil de Togo llama al boicot a las empresas del régimen
...leer más...

La presidenta de la Asamblea de RD Congo denuncia insultos sexistas
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >
-

Naranjo, José

José Naranjo Noble nació en Telde (Gran Canaria) el 23 de noviembre de 1971. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 1994, ha seguido profesionalmente el fenómeno de la inmigración africana hacia Canarias, tanto desde la óptica de las Islas como desde los países de origen y tránsito de los irregulares. Así, para elaborar sus reportajes, publicados en diversos medios de comunicación, ha viajado por el sur de Marruecos, el Sahara, Argelia, Malí, Senegal, Gambia, Cabo Verde y Mauritania, donde ha recogido los testimonios de centenares de personas. Por este trabajo le fueron concedidos los premios Antonio Mompeón Motos de Periodismo 2006 y el Premio Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española 2007, en este caso junto al también periodista Nicolás Castellano.

Buena parte de su trabajo está recogido en los libros Cayucos (Editorial Debate, 2006), con el que fue finalista del Premio Debate, y en Los invisibles de Kolda (Editorial Península, 2009). Además, es coautor de los libros Inmigración en Canarias. Procesos y estrategias (Fundación Pedro García Cabrera, 2008) y Las migraciones en el mundo. Desafíos y esperanzas (Icaria, 2009).

Es redacror de la revista digital de información sobre África Guinguinbali donde tiene su blog Los Invisibles , que reproduciremos en Bitácora Africana

Ver más artículos del autor


Omar al Bashir, otro tirano eterno , Por José Naranjo

14 de abril de 2015.

Es difícil encontrar unas elecciones con menos suspense que las que se celebran este 13, 14 y 15 de abril en Sudán. Con los principales partidos de oposición llamando al boicot de los comicios y toda la maquinaria del régimen funcionando activamente para la reelección del que es presidente del país desde 1989, Omar al Bashir, la posibilidad de que haya una sorpresa en las urnas está totalmente excluida. La pantomima electoral incluye a otros 14 candidatos, ninguno de ellos miembro de los principales partidos, para unos comicios presidenciales y legislativos en los que han sido llamados a votar 13,6 millones de personas de los 35 millones con que cuenta el país. Está previsto que los resultados no se conozcan oficialmente hasta finales de mes, pero todo el mundo sabe que Al Bashir, acusado de genocidio, crímenes de guerra y contra la Humanidad por las masacres de Darfur, volverá a ser elegido presidente para cinco años más.

Hasta ahora, el viejo general de 71 años curtido en la guerra de Yom Kippur contra Israel y en sofocar la revuelta de los sursudaneses, parece resistir todos los embates. Ni los aires levantiscos de la Primavera Árabe, ni Estados Unidos, ni las sanciones económicas, ni la Corte Penal Internacional, ni los grupos guerrilleros que le aguijonean desde el interior. Omar al Bashir, el general que en 1989 dio un golpe de estado y desde entonces gobierna como si fuera su finca particular los destinos de Sudán, se ha convertido en un saltador de obstáculos inasequible al desaliento. Sostenido por el petróleo y por su alianza estratégica con chinos y rusos, se permite el lujo de reprimir impunemente a opositores y periodistas mientras agita, una y otra vez, la bandera del islamismo y el nacionalismo antioccidental para poder seguir en el machito. Por ejemplo, en una reciente entrevista a Euronews, dijo que la CIA y el Mossad están detrás de Al Qaeda y el Estado Islámico.

Sin embargo, no se puede permitir el lujo de bajar la guardia pues algunos enanos están empezando a crecerle. En los días previos a estos comicios el ambiente se ha ido caldeando. Hace algo más de un año, Al Bashir lanzaba la Iniciativa de Diálogo Nacional con el objetivo de llegar a esta cita contando con todo el espectro político. Pero no pudo ser, los principales partidos de oposición han denunciado en reiteradas ocasiones que todo es una operación de distracción y han decidido no participar de las elecciones alegando que la restricción de libertades impide unos comicios libres y transparentes. En esta misma línea, la Unión Europea se ha negado a legitimar este proceso electoral después de que la alta representante comunitaria para Asuntos Exteriores, Federica Morgherini, criticara el ambiente político y lo calificara como “inapropiado para unas elecciones”. Estas declaraciones han provocado una queja por parte de las autoridades de Jartum.

Más allá de la oposición política, la rebelión en curso en Sudán, con distintos grupos operando tanto en el norte como en el oeste, se ha intensificado en los últimos meses y amenaza con ponerse más fea aún en los próximos días, con el foco especialmente puesto en los estados de Nilo Azul, Kordofán del Sur y Darfur, lo que dibuja un escenario realmente complejo. En la capital también se podrían producir disturbios organizados por una oposición que con toda seguridad va a pretender alzar su voz contra unas elecciones en las que ni cree ni participa. Y ya se sabe que las fuerzas policiales en Jartum se emplean sin ningún tipo de complejos. La mejor prueba tuvo lugar en septiembre de 2013,cuando los disturbios por la carestía de la vida(consecuencia directa de la pérdida del 75% de sus ingresos petroleros tras la escisión de Sudán del Sur) provocaron más de 200 muertos a manos de la policía.

1380210707_846566_1380217554_noticia_fotograma
Revueltas en Jartum en septiembre de 2013. / Foto: Reuters.

El oxígeno que necesita Al Bashir, curiosamente, le está llegando del exterior. En julio de 2008 se convirtió en el primer jefe de Estado acusado por la Corte Penal Internacional (CPI) de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad, acusación luego ampliada a genocidio, en este caso por las masacres cometidas en la región de Darfur no solo contra los rebeldes, sino contra la población civil, en un conflicto en el que se estima que han muerto unas 400.000 personas. Sin embargo, el presidente sudanés se ha movido impune y provocadoramente por diferentes países, la mayoría árabes y africanos, sin que ninguno de los firmantes del Protocolo de Roma haya movido un solo dedo para detenerle, a lo que se suma la inacción del Consejo de Seguridad de la ONU a la hora de poner en marcha la investigación pertinente. Todo ello ha llevado a la fiscal general de la cuestionada CPI, Fatou Bensouda, a suspender el caso, en un gesto que evidencia su frustración. Balón de oxígeno para Al Bashir, que lo ha vendido como una demostración de inocencia.

Al mismo tiempo, las tensas relaciones que siempre ha mantenido el régimen sudanés con EEUU parecen haberse relajado en los últimos meses. Aunque Sudán sigue incluido en la lista negra de estados terroristas por sus flirteos en tiempos pasados con el islamismo radical que representaba Osama bin Laden e incluso fue bombardeado en una ocasión por la Aviación norteamericana, lo cierto es que los vientos diplomáticos también están cambiado. Washington ha relajado el embargo económico que pesa sobre Jartum y contactos de alto nivel están en marcha entre ambos estados. Eso sí, Al Bashir ha sabido desenvolverse en esta su particular travesía del desierto del aislamiento tejiendo redes con aliados clave capaces de defender sus intereses en Naciones Unidas, como Rusia y China, y sobre todo en los últimos tiempos con pesos pesados del mundo árabe como Catar o Arabia Saudí.

Una de las claves de la supervivencia política de Omar al Bashir, además por supuesto de que cuenta con indudables apoyos internos labrados hábilmente durante más de un cuarto de siglo en el poder, es que se ha sabido presentar ante el mundo como un eficiente tapón ante el hipotético caos por el que podría deslizarse el país en el caso de que él no estuviera allí. Las rebeliones en curso, tanto en Darfur como en Kordofán del Sur y Nilo Azul, y el fantasma de un islamismo desatado como amenazas a la estabilidad regional. “Algunos pretenden que en Sudán pase lo mismo que en Yemen, Siria o Libia”, aseguró hace unos días durante la campaña electoral,“pero no lo vamos a permitir”. Su tesis es que Occidente, el verdadero eje del mal versión Al Bashir, alentó las revueltas árabes para desestabilizar la región.

Desde la oposición, como es lógico, opinan todo lo contrario y creen que la democracia es imposible mientras el general, que se presenta a sus terceros comicios desde que instauró un sistema formal de elecciones siempre cuestionado, siga en el poder. Frente al todopoderoso Congreso Nacional, la coalición de partidos que sustenta a Al Bashir, se sitúa Fuerzas del Consenso Nacional, un batiburrillo de ideologías y grupos políticos a quienes une la única aspiración de que se produzca un cambio de régimen. De entre todos ellos destaca el partido Umma, liderado por el veterano y carismático Sadiq al-Mahdi, figura tanto política como religiosa en Sudán que ha sido primer ministro en dos ocasiones, a quien su avanzada edad, ya ha superado los 80 años, no le impide mantener una destacada actividad.

En los últimos días se ha producido un último gesto conciliador por parte de Al Bashir: los opositores Faruk Abu Issa y Amine Makki Madani fueron liberados el pasado jueves. Ambos se encontraban encarcelados desde el pasado mes de diciembre tras haber firmado, como muchos otros grupos de oposición, un manifiesto llamado Llamamiento a Sudán en el que, agotados según ellos los cauces democráticos, preconizaban un alzamiento popular para derrocar al dictador. Sin embargo, el gesto, que no pasa de ser simbólico, no parece haber calmado las aguas políticas. Los ataques a la libertad de expresión de los últimos meses, que tuvieron su cénit en febrero con el secuestro de 14 cabeceras en un día, no son sino la muestra de que el régimen está alerta y vigilante. Incluso con las elecciones atadas y bien atadas, que lo están, Al Bashir no quiere escuchar ni el zumbido de una mosca.

Original en : Blogs de el país . Äfrica no es un país



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista de la Fundación Sur. La Fundación Sur no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios